Enfoques Datos de Japón
El dilema de las Senkaku: una mirada a la disputa entre Japón y China sobre las islas
[20.01.2015] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | Русский |

En septiembre de 2012 la nacionalización de las islas Senkaku por parte de Japón avivó la hirviente disputa con China sobre la soberanía de ese territorio. Como resultado, la cumbre bilateral de noviembre de 2014 en Pekín fue el primer encuentro entre los líderes de ambos países en los últimos dos años. En este artículo resumimos la compleja historia de las islas y de esta disputa, y analizamos la amplia cuestión del poder marítimo en la región.

Unas negociaciones extensas y discretas fueron el trabajo preliminar para la reunión del 10 de noviembre de 2014 entre el primer ministro japonés Abe Shinzō y el presidente chino Xi Jinping con motivo de la cumbre de Cooperación Económica de Asia-Pacífico. El 7 de noviembre, poco antes de que esta cumbre tuviese lugar, el Ministerio de Asuntos Exteriores japonés hizo las siguientes declaraciones.

“En pos de la mejora de las relaciones sino-japonesas, se han mantenido discusiones tranquilas entre los Gobiernos de Japón y China. Ambas partes han llegado a compartir una visión sobre los siguientes puntos:

“1. Ambas partes confirmaron que observarían los principios y el espíritu de los cuatro documentos básicos entre Japón y China y que continuarían desarrollando una relación de beneficio mutuo basada en los intereses estratégicos comunes.

“2. Ambas partes compartieron que reconocían hasta cierto punto que, siguiendo el espíritu de afrontar la historia de frente y avanzando hacia el futuro, superarían las dificultades políticas que afectan a sus relaciones bilaterales.

“3. Ambas partes reconocieron que mantenían diferentes visiones sobre el incremento de las situaciones de tensión en los años recientes en las aguas del Mar de China Oriental, incluyendo aquellas que conciernen a las islas Senkaku, y compartieron la opinión de que, a través del diálogo y las consultas, podrían prevenir el deterioro de la situación, establecer un mecanismo de gestión de crisis y evitar que surjan situaciones imprevistas.

“4. Ambas partes compartieron la visión de que, utilizando varios canales multilaterales y bilaterales, podrían continuar gradualmente el diálogo en materia política, diplomática y de seguridad, y hacer un esfuerzo para construir una relación política de confianza mutua.”

No es habitual anunciar un acuerdo formal para hacer posible una reunión con el líder de un país anfitrión en una cumbre internacional de importancia, aunque tampoco es que no haya ocurrido nunca. ¿Qué quiere decir esta declaración? Habiendo China aceptado el acuerdo después de buscar un compromiso por parte de Japón, en cierto sentido Japón debe haberse comprometido. ¿Pero en qué se compromete concretamente? Y ante todo, ¿Por qué este asunto ha causado tanta tensión entre los dos países?

En realidad, el asunto de las Senkaku (islas a las que los chinos llaman Diaoyu) no ha sido más que un pretexto para expandir el “juego” militar entre las dos naciones. Como es poco probable que el reciente acuerdo sirva para que la disputa llegue a su fin, y parece evidente que las islas continuarán siendo un punto de contención entre Japón y China por largo tiempo, este artículo ofrece una visión general del asunto.

Inhabitables casi en su totalidad

Las islas Senkaku están situadas en el Mar de China Oriental, 410 kilómetros al oeste de la principal isla de Okinawa, 170 kilómetros al norte de la isla Ishigaki, 170 kilómetros al oesnoroeste de Taiwán y 330 kilómetros al este de la costa de la provincia de Fujian en China.  Por cuestiones administrativas el grupo de islas es parte de la municipalidad de Ishigaki en la parte oeste de la prefectura de Okinawa, e incluye las siguientes islas: Uotsuri (la mayor), Kitakojima, Minamikojima, Kuba, Taishō, Okinokitaiwa, Okinominamiiwa, y Tobise. Las islas tienen un área total de 5,17 km2, y están compuestas casi en su totalidad de terreno rocoso inhabitable.

No ha habido residentes permanentes en las Senkaku hasta tiempos modernos, lo que significa que era terra nullius (territorio que no pertenecía a ninguna nación) bajo la ley internacional. No obstante, parece que los mares que rodean a las islas eran conocidos como zona de pesca por los pescadores del Mar de China Oriental antiguamente, y que tanto el nombre japonés de la isla, “Uotsuri”, como el nombre chino del grupo de islas, “Diaoyu”, utilizan términos que significan “pesca”.

A partir de 1885, Japón realizó repetidas investigaciones para establecer que las islas Senkaku eran de hecho terra nullius y, en línea con las normas establecidas para tomar posesión de un territorio bajo la ley internacional, incorporó las Senkaku a su territorio en enero de 1895. El Tratado de Shimonoseki, que puso fin a la Guerra sino-japonesa de 1894-1895, tras la que la China Qing cedió a Japón Taiwán y las islas Penghu (Pescadores), fue firmado en abril de ese año, pero las Senkaku no fueron mencionadas en el tratado.

Después de que las Senkaku se convirtieran en territorio japonés en 1895, el Gobierno otorgó el usufructo durante treinta años de las islas de Uotsuri, Kuba, Kitakojima, y Minamikojima a Koga Tatsushirō, un hombre de negocios nacido en la prefectura de Fukuoka que vivía en Okinawa. Koga construyó una fábrica de katsuobushi (bonito seco) y otros edificios, y hubo gente viviendo en las islas hasta 1940, cuando volvieron a estar deshabitadas.

La administración estadounidense de la posguerra

En la Declaración de El Cairo de diciembre de 1943, los líderes del Reino Unido, los Estados Unidos y China pusieron sobre la mesa que Japón debía “ser despojada de todas las islas en el Pacífico que ha capturado u ocupado desde el comienzo de la Primera Guerra Mundial en 1914, y que todos los territorios que Japón ha robado a los Chinos, como Manchuria, Formosa o las Pescadores, deben ser restituidos a la República de China.” Esta postura fue trasladada a la Declaración de Postdam de 1945, cuyos términos Japón aceptó, renunciando a sus derechos sobre los territorios que incluían Taiwán (Formosa) y Corea, cuando capituló ante las fuerzas Aliadas al final de la Segunda Guerra Mundial.

En el período de posguerra los Estados Unidos administraron toda la prefectura de Okinawa, incluyendo las Senkaku, junto a las islas Amami (parte de la prefectura de Kagoshima) de manera separada del resto de Japón, ejerciendo la jurisdicción incluso después de que el Japón de la ocupación recuperase su independencia bajo el Tratado de Paz de San Francisco de 1951. Al estar las Senkaku deshabitadas, fueron utilizadas por el ejército de los Estados Unidos como zona de ensayos balísticos. Nadie tenía ninguna duda de que eran territorio japonés, y fueron tratadas como tal durante la rendición de Japón en 1945 y el tratado de paz de 1951. Observando los documentos y materiales de la época, podemos ver que el Gobierno de la República Popular de China también aceptaba por aquel entonces que las Senkaku eran parte de Okinawa. Como poco, podemos decir que no hay ningún registro histórico que diga que las islas han pertenecido a China.

Posteriormente, en noviembre de 1969, en una cumbre entre el primer ministro Japonés Satō Eisaku y el presidente estadounidense Richard Nixon, se acordó formalmente que Okinawa sería devuelta a la administración japonesa, después de que las islas Amami fuera devueltas previamente en 1953. El 15 de mayo de 1972 Okinawa fue devuelta a Japón, y naturalmente esto incluía las Senkaku. No obstante, en este periodo surgió un desafío inesperado.

  • [20.01.2015]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia