Enfoques Datos de Japón
¿Es necesario reformar Ley de Menores?
[26.06.2015] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | FRANÇAIS |

La madrugada del 20 de febrero de 2015 Uemura Ryōta, un niño de 13 años de la ciudad de Kawasaki, fue brutalmente asesinado por tres chicos de entre 17 y 18 años a orillas del río Tama. Este crimen hizo alzar de nuevo las voces que reclaman el endurecimiento de la legislación juvenil. Ante un crimen tan monstruoso que cuesta creer que sus autores fueran menores de edad, no son pocos los que defienden que al líder del trío que lo perpetró, de 18 años, debería aplicársele el mismo trato que a un adulto y hacer públicos su nombre y su fotografía. Sin embargo, también son muchos los detractores de esta postura que abogan por la prudencia, por lo que la reforma de la llamada Ley de Menores promete seguir alimentando un encendido debate.

Obligado a nadar en el río en pleno invierno y asesinado con un cúter

La investigación del homicidio de Uemura Ryōta reveló el estremecedor proceso con el que se perpetró el crimen. Anteriormente Uemura había sido agredido en numerosas ocasiones por el líder de la banda. La noche de los hechos, dicho líder —que los medios de comunicación apodaron “A” por no poder publicar su nombre real— obligó a la víctima a desnudarse y nadar en las gélidas aguas del río, para luego asesinarlo cortándolo en varias partes del cuerpo con un cúter y seccionándole parte del cuello. Según declaró uno de los otros dos jóvenes de 17 años que integraban la banda, al llegar a la orilla del río el joven A le indicó que se alejase y esperase. Al rato el joven de 17 años regresó al lugar de los hechos y, al ver que Uemura estaba siendo agredido brutalmente por A, intentó detener la agresión. El joven A reaccionó amenazándolo y le ordenó cortar a Uemura con un cúter, orden que acató cortando la mejilla a la víctima mientras le pedía perdón.

Posteriormente los tres miembros de la banda escondieron el cadáver desnudo de Uemura entre unos matojos, abandonaron la escena del crimen e incineraron la ropa de la víctima en un aseo público para destruir las pruebas. La policía halló una brida de plástico con la que los agresores habrían atado las manos de Uemura, y se sospecha que lo pusieron de rodillas e intentaron cortarle la cabeza emulando las decapitaciones ejecutadas por la organización extremista Estado Islámico.

Indignación social y difusión de los datos de los homicidas

La crueldad del crimen levantó una ola de indignación en la sociedad japonesa, y no tardaron en publicarse en internet el nombre y la fotografía del joven A, además de fotografías de su familia. En el número de 12 de marzo la revista Shūkan Shinchō también los publicó bajo el titular “La identidad del criminal de 18 años” —violando el artículo 61 de la Ley de Menores, que prohíbe hacer públicos dichos datos de los criminales menores de edad—, alegando “la crueldad del crimen, su impacto en la sociedad y el historial del joven” como motivos de la publicación.

Shūkan Shinchō publicó la fotografía del joven A obtenida de internet tras comprobar su veracidad con los amigos del joven; así de sencillo es hacerse con su nombre y su fotografía en la red. La editorial Shinchō se lanzó a publicar los datos del joven considerando la situación en internet; hay quien, en cambio, defiende la necesidad de respetar la ley incluso cuando su incumplimiento no está castigado, y los principales medios de comunicación —incluidas las revistas que compiten con Shūkan Shinchō— siguen evitando publicar ese tipo de información.

La mayoría de edad en Japón pasó a los 20 años tras la guerra

Es lógico que las leyes cambien cuando dejan de adecuarse a la realidad social; por eso la Ley de Menores se ha modificado en cinco ocasiones desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. La primera enmienda se aplicó en 1949, al arrancar la ocupación de las fuerzas aliadas tras la derrota nipona. La legislación japonesa de preguerra se enmendó como parte del plan para implantar la democracia en el país, y la mayoría de edad se atrasó de los 18 a los 20 años. También se constituyó la figura del tribunal de familia, donde se enviaba a los menores de edad para evaluar si había que aplicarles medidas punitivas o reformadoras.

En aquel entonces Japón se encontraba sumido en el caos de la posguerra. La guerra dejó una gran cantidad de menores huérfanos, y el hambre hizo proliferar los casos de hurtos y asaltos. En la enmienda legal de 1949 se puso un gran énfasis en custodiar y educar a estos menores descarriados.

Más tarde Japón entró en un período de crecimiento económico acelerado que trajo prosperidad, y la situación de la delincuencia juvenil cambió. La edad de los delincuentes fue descendiendo, y empezaron a darse casos de crímenes atroces cometidos por menores. En 1988 en el barrio tokiota de Adachi tuvo lugar un caso especialmente escabroso en que una estudiante de bachillerato fue secuestrada, retenida, violada, torturada y finalmente asesinada. Su cadáver fue hallado dentro de un bidón metálico rellenado con cemento y oculto en un vertedero del barrio deKōtō. Los autores de este crimen, que pasó a conocerse como “El asesinato de la chica en el bidón de cemento”, fueron cuatro jóvenes de entre 16 y 18 años.

La conmoción del caso Sakakibara

Otro caso criminal sonado ocurrió en Kobe en 1997. Entre febrero y marzo cuatro niñas de primaria fueron sucesivamente agredidas a golpe de martillo y acuchilladas. Una de ellas falleció y otras dos resultaron gravemente heridas. Además, en mayo del mismo año tuvo lugar otra barbarie en la que un niño de 10 años fue asesinado y decapitado, y su cabeza fue expuesta en la entrada de un instituto. En la boca del niño se halló una carta firmada con el pseudónimo Sakakibara Seito que desafiaba a la policía. El autor de esta serie de crímenes contra niños que conmocionaron a la sociedad japonesa y que pasaron a conocerse como el “caso Sakakibara” resultó ser un niño de 14 años que vivía cerca de las víctimas.

En los años posteriores hubo varios casos de atrocidades similares cometidas por menores de edad, como el asesinato de una madre y su hija en la ciudad de Hikari, prefectura de Yamaguchi, en abril de 1999; el secuestro de un autobús de la compañía Nishitetsu con el asesinato de uno de sus pasajeros en la prefectura de Fukuoka en mayo de 2000, y el asesinato y las lesiones de una familia de seis personas en la prefectura de Oita en agosto de 2000. Estos sucesos motivaron en 2001 la primera enmienda en 52 años de la Ley de Menores, en la que la edad de responsabilidad penal se rebajó de los 16 a los 14 años.

Castigos más duros para criminales cada vez más jóvenes

En 2007 la Ley de Menores volvió a enmendarse para adelantar la edad mínima de internación en centros reformatorios de los 14 años a “en torno a los 12 años”. Podría afirmarse que la enmienda respondía a dos crímenes juveniles ocurridos en la prefectura de Nagasaki: el secuestro y asesinato de un niño pequeño por parte de un menor de 12 años en la ciudad de Nagasaki en julio de 2003, y el asesinato de una niña de 11 años con un cúter perpetrado por una compañera de clase en la ciudad de Sasebo en junio de 2006.

Una nueva enmienda legal en 2008 permitió a las víctimas y a sus familias atender a las audiencias judiciales en los casos de crímenes juveniles mayores con homicidios o lesiones. Esta modificación se debió a la puesta en vigor de la Ley Básica para las Víctimas de Crímenes en 2004, destinada a proteger los derechos e intereses de las víctimas de actos criminales. Asimismo en 2014 el período máximo de encarcelamiento que sustituye a la cadena perpetua para los menores de 18 años se aumentó de 15 a 20 años, y las sentencias de duración indefinida pasaron de ser “de 5 a 10 años” a ser “de 10 a 15 años”.

Son muchos los que piensan que endureciendo la ley no se logra reducir el crimen juvenil, pero según los informes de la policía el número de arrestos por crímenes juveniles ha ido a la baja en los últimos años, pasando de los 134.847 en 2004 a los 56.469 en 2013, y el número de crímenes atroces (homicidios, robos a mano armada, violaciones, incendios provocados) incluidos en las cifras anteriores pasó de 1.584 en 2004 a solo 786 en 2013. Aunque los criminales son cada vez más jóvenes, el número de crímenes atroces no parece haber aumentado.

La edad de voto se adelanta a los 18 años

La difusión por parte de los medios de comunicación de crímenes tan impactantes como el del asesinato de Uemura Ryōta en Kawasaki suele levantar críticas a la falta de firmeza de la Ley de Menores. Sin embargo, la enmienda a la Ley de Menores que está en deliberación últimamente se diferencia de las enmiendas pasadas en que está relacionada con el adelanto de la edad mínima para votar de los 20 a los 18 años, aprobado por la Dieta el pasado 17 de junio. Los partidarios de reformar la Ley de Menores alegan que, si los jóvenes tienen derecho a votar desde los 18 años, a partir de esa edad deberían ser considerados como adultos y dejar de ampararse en las leyes que protegen a los menores. Es posible, pues, que en un futuro cercano la mayoría de edad en Japón se rebaje a la edad anterior a la Segunda Guerra Mundial, situándose de nuevo en los 18 años.

Fotografía del titular: Frente a la Comisaría de Policía de Kawasaki, las cámaras apuntan a la furgoneta en la que viaja un joven arrestado por el asesinato de Uemura Ryōta. (Cortesía de Jiji Press)

Evolución de arrestos de menores por tipo de falta (2004-2013)

Año 2004 2005 2006 2007 2008
Tipo
Total (personas) 134.847 123.715 112.817 103.224 90.966
Crímenes atroces 1.584 1.441 1.170 1.042 956
Asaltos 11.439 10.458 9.817 9.248 8.645
Robos 76.637 71.147 62.637 58.150 52.557

Delitos de guante blanco

1.240 1.160 1.294 1.142 1.135
Ofensas morales 344 383 346 341 389
Otros 43.603 39.126 37.553 33.301 27.284
Año 2009 2010 2011 2012 2013
Tipo
Total (personas) 90.282 85.846 77.696 65.448 56.469
Crímenes atroces 949 783 785 836 786
Asaltos 7.653 7.729 7.276 7.695 7.210
Robos 54.784 52.435 47.776 38.370 33.134
Delitos de guante blanco 1.144 978 971 962 878
Ofensas morales 399 437 466 566 523
Otros 25.353 23.484 20.422 17.019 13.938

(Fuente: Informe estadístico de la policía del año 2014)

Historial de enmiendas aplicadas a la Ley de Menores después de la Segunda Guerra Mundial

Fecha de puesta en vigor Enmiendas Incidentes relacionados
1 de enero de 1949 Puesta en vigor de una nueva Ley de Menores para sustituir a la de preguerra:
1) La mayoría de edad se retrasa de los 18 a los 20 años.
2) Se establece el tribunal de familia para evaluar la aplicación de medidas punitivas o reformadoras a los crímenes juveniles.
Japón acepta la Declaración de Potsdam y las fuerzas aliadas implantan el régimen de ocupación (agosto de 1945 – abril de 1952).
1 de abril de 2001 La edad de responsabilidad penal se adelanta de los 16 a los 14 años. Asesinato de una chica en un bidón de cemento en Tokio (de noviembre de 1988 a enero de 1989; cometido por cuatro jóvenes de entre 16 y 18 años).
Caso Sakakibara en Kobe (de febrero a junio de 1997; cometido por un joven de 14 años).
Asesinato de una madre y una hija en Hikari (abril de 1999; cometido por un joven de 18 años).
Secuestro de un autobús de Nishitetsu (mayo de 2000; cometido por un joven de 17 años).
Asesinato y lesiones de 6 miembros de una familia en Oita (agosto de 2000; cometido por un joven de 15 años).
1 de noviembre de 2007 Ampliación de la autoridad investigadora policial para crímenes cometidos por jóvenes de menos de 14 años.
Adelanto de la edad mínima para la internación en reformatorios de 14 años a “en torno a los 12 años”.
Secuestro y homicidio de un niño pequeño en Nagasaki (julio de 2003; cometido por un menor de 12 años).
Asesinato a navajazos de una niña de 11 años en Sasebo (junio de 2006; cometido por una compañera de clase).
15 de diciembre de 2008 Se permite a las víctimas y familias de víctimas de crímenes mayores con homicidios o lesiones atender a las audiencias judiciales. Puesta en vigor de la Ley Básica para las Víctimas de Crímenes, destinada a proteger los derechos e intereses de las víctimas de actos criminales (2004).
7 de mayo de 2014 Aumento de 15 a 20 años del período máximo de encarcelamiento que sustituye a la cadena perpetua para los menores de 18 años; aumento de las sentencias de duración indefinida, que pasan de ser “de 5 a 10 años” a ser “de 10 a 15 años”. Homicidio triple en Ishinomaki (febrero de 2010; cometido por dos jóvenes de 17 y 18 años).
Agresión y homicidio de una mujer en Kichijōji (febrero de 2013; cometido por dos jóvenes de 17 y 18 años).
Agresión y homicidio de una chica en Kure, Hiroshima (junio de 2013; cometido por un joven de 21 años y 6 chicos y chicas de entre 16 y 17 años).
Homicidio de una chica de 15 años en la prefectura de Mie (agosto de 2013; cometido por un joven de 18 años).
   

Homicidio de una chica de 15 años en Sasebo (julio de 2014; cometido por una chica de 15 años).
Homicidio de una mujer de edad avanzada en Nagoya (diciembre de 2014; cometido por una universitaria de 19 años).
Homicidio de Uemura Ryōta en Kawasaki (febrero de 2015; cometido por un chico de 18 años y dos de 17).

Elaborado por la editorial de Nippon.com.

  • [26.06.2015]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie

Artículos relacionados

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia