Datos de Japón

Los productores japoneses de dulces disfrutan de los beneficios de San Valentín

Economía

Durante la primera mitad del mes de febrero las chocolateras japonesas viven un importante aumento en sus ventas.

Cada febrero, las tiendas en Japón exponen atractivos escaparates llenos de corazones y chocolate. En 1958 la dulcera Mary’s Chocolate lanzó una campaña publicitaria en la que decía a las mujeres que el Día de San Valentín era una oportunidad para confesar sus sentimientos de amor regalando bombones. Otros productores de dulces adoptaron esta idea, y para finales de la década de 1960 la costumbre había quedado instaurada. Recientemente el chocolate ha eclipsado a Cupido en el tradicional San Valentín japonés, y las mujeres cada vez compran más dulces para sus amigos, compañeros de trabajo o para ellas mismas.

En 2018 los hogares japoneses gastaron una media de 1.537 yenes en chocolate en febrero, casi el doble que la media general de otros meses.

El gasto en chocolate aumenta habitualmente a comienzos de febrero antes de desplomarse rápidamente cuando termina el Día de San Valentín.

Muchos consumidores compran el chocolate a última hora, y entre 2005 y 2018 el gasto fue más alto el 13 de febrero. En 2018 muchas personas dejaron las compras para más tarde incluso, y el gasto se disparó el mismo Día de San Valentín. El aumento en estas compras en el último minuto podría estar motivado por las tiendas de conveniencia y las ekinaka, las galerías comerciales dentro de las estaciones de tren, donde cada año se ofrecen chocolates de más calidad, lo que anima a los viajeros a comprar de manera impulsiva.

El gasto en los días inmediatamente previos a San Valentín también muestra una tendencia general al alza cada año, recuperándose de desplomes ocasionales como el motivado por la crisis económica de 2008. Este gasto se ha mantenido prácticamente inalterado en torno a los 1.200 yenes en los últimos cuatro años.

(Fotografía del encabezado: © Pixta.)

San Valentin chocolate