Enfoques Fragmentos de Japón
‘Tsukimi’: contemplando la luna
[19.09.2018] Leer en otro idioma : ENGLISH | 简体字 | FRANÇAIS | Русский |

En Japón, existe desde la antigüedad la costumbre de contemplar la luna llena, cuya belleza destaca particularmente en otoño. En todo el país se organizan diversas actividades relacionadas con esta tradición.

Agradecimiento a la naturaleza

El otoño es una época en la que se aprecia la belleza de la luna en señal de agradecimiento por la cosecha de productos como el arroz y se reza para que la recolección sea abundante. Para ello, se hacen ofrendas de eulalia o plateado chino (Miscanthus sinensis) y dango, unos dulces de harina de arroz. Según el calendario antiguo de Japón, el día 15 de cada mes hay luna llena; destaca especialmente la de agosto, septiembre según el calendario gregoriano, cuya contemplación se denomina “jūgoya no tsukimi”, esto es, “contemplar la luna de la decimoquinta noche”. En 2018, cae en 24 de septiembre.

El calendario antiguo, en el que cada mes se cuenta en función de las fases de la luna, se utilizó hasta 1873. En este sistema, el otoño comienza en julio y termina en septiembre; el 15 de agosto se encuentra justo en la mitad de la estación, razón por la cual se denomina “chūshū”, o sea, “mitad del otoño”. En torno a esta fecha, en el hemisferio norte la luna llena se encuentra en la mejor posición para contemplarla. El cielo despejado y la belleza de la luna en la decimoquinta noche de agosto le han valido su propia denominación: “chūshū no meigetsu” o “luna clara de la mitad del otoño”.

En China, desde la dinastía Tang (618-907), se contempla la luna llena el día 15 de agosto del calendario antiguo, costumbre que se transmitió a Japón. En el período Nara (710-794) y en el Heian (794-1185), los nobles japoneses organizaban banquetes durante el tsukimi; en ellos se tocaba música y se componían poemas. En el período Edo (1603-1868), las clases populares comenzaron a hacer lo propio. En esa época también se ligaron los festivales de otoño en los que se hacían ofrendas de la nueva cosecha de productos como el arroz a la contemplación de la luna de la decimoquinta noche, y esta última pasó a ser un ritual para mostrar agradecimiento por la abundancia en la recolección.

Banquete de tsukimi organizado por el emperador Godaigo (1288-1339) en el Palacio Imperial de Yoshino. La obra es de Yōshū Chikanobu y se titula Yoshino kōkyo tsukimi gyoen no zu. ©Colección digitalizada de la Biblioteca de la Dieta

Adornos típicos del tsukimi

Los lugares desde donde se contempla la luna, como, por ejemplo, los balcones y las ventanas, se denominan “tsukimidai” (literalmente, “lugar para ver la luna”); es allí donde se colocan las ofrendas —tsukimi dango, que son unos dulces de arroz, colocasia, etc.—, y la eulalia o plateado chino (Miscanthus sinensis) como adorno. Luego solo queda esperar a que salga la luna. Lo que se ofrece, tsukimi kazari —adornos del tsukimi— varía en función de la región. Además, se organizan ceremonias del té y se hacen arreglos florales especiales acordes con la ocasión.

1) Tsukimi dango

Por norma general, estos dulces son redondos, pero hay diferentes tipos según la zona. Que tengan esta forma se debe a su parecido con la luna. Además, el círculo se considera un símbolo de la buena suerte, de ahí que se pensara que comer estos dulces es beneficioso para la salud y sirve para alcanzar la felicidad. La cantidad varía, pero suele haber 15, en alusión a la decimoquinta noche, o 12, el número de meses que tiene un año. Las ofrendas se degustan posteriormente.

2) Eulalia o plateado chino (Miscanthus sinensis)

Se colocan cinco o diez ramas. Por su parecido con las espigas del arroz, se cree que representan el cultivo de cereales.

La luna llena y unas ramas de eulalia.

3) Colocasia

Se dice que ofrecer colocasia, planta en la que sus muchas raíces se reproducen a partir de una sola, trae buena suerte para tener un gran número de descendientes.

4) Productos de otoño

Se ofrecen vainas de soja (edamame), castañas y calabaza, entre otros productos recolectados en otoño, en señal de agradecimiento por una cosecha abundante.

Conejos haciendo mochi

En Japón se dice que en la luna se ve una forma semejante a la de dos conejos haciendo mochi. Esta expresión tiene su origen en una leyenda budista que cuenta que estos animales viven en la luna. También se cree que podría deberse a un juego de palabras: ‘mochizuki’, ‘luna llena’, tiene un término homófono que significa ‘hacer mochi’.

Conejos haciendo mochi en la luna.

Hay muchos platos que incluyen en su nombre el término ‘tsukimi’ en referencia a uno de sus ingredientes, la yema de huevo, por su semejanza con la forma de la luna: tsukimi burger, tsukimi soba, tsukimi curry, tsukimi ramen

Tsukimi udon.

Actividades de temporada relacionadas con el tsukimi

Desde finales de septiembre hasta principios de noviembre, los santuarios sintoístas, los templos budistas, los jardines tradicionales y algunos negocios organizan actividades con motivo de la decimoquinta luna del mes. En ellas se disfruta del tsukimi de una forma un tanto diferente.

1. Torre de Tokio (24 de septiembre)

Además de una iluminación especial cuya temática es la luna llena de septiembre, se organiza una carrera por las escaleras de la Torre de Tokio. Estas, que normalmente cierran por la noche, estarán abiertas hasta las 22:00 para que quienes lo deseen suban caminando los cerca de 600 peldaños exteriores hasta el mirador principal.

La luna llena y la Torre de Tokio. Quienes suban hasta el mirador principal, a 150 metros de altura, podrán ver los adornos típicos del tsukimi —eulalia y tsukimi dango—. Fotografía de Jiji Press.

2. Castillo de Himeji (24 de septiembre)

El castillo de Himeji, Patrimonio de la Humanidad y Tesoro Nacional, se encuentra en la homónima ciudad de la prefectura de Hyōgō. Allí se organiza un acto para contemplar la luna de la mitad del otoño, durante el cual hay un espectáculo de música folclórica interpretada al tambor y otros instrumentos tradicionales y puestos que venden, por ejemplo, oden típico de la región, sake regional y tsukimi dango. Se habilita una zona para la ceremonia del té. Se instalan telescopios para admirar la luna.

3. Tokyo Skytree (septiembre y octubre)

Se puede contemplar la luna desde esta torre en la que, además, habrá jazz en vivo, entre otras actividades.

4. Jardín Sankei (finales de septiembre)

Sankei-en, un jardín situado en la ciudad de Yokohama (prefectura de Kanagawa), organiza su propio acto para contemplar la luna de la mitad del otoño. Durante esos días, amplía su horario de apertura y se iluminan los edificios antiguos del complejo, como la pagoda de tres pisos. Además, Rinshunkaku, la segunda residencia de la familia Kishū Tokugawa en la antigüedad, se convierte en escenario de diversos espectáculos de música y baile que cambian según el día.

5. Santuario de Ise (24 de septiembre)

El santuario de Ise, situado en la homónima ciudad de la prefectura de Mie, alberga en su Gekū (Santuario Exterior) un acto con motivo del tsukimi. En concreto, la luna se contempla desde un escenario situado en un estanque. Se lee en voz alta una selección maestra de poemas haiku y tanka enviados desde distintos puntos de la geografía japonesa. Posteriormente, el músico del santuario los canta con un ritmo a la antigua usanza, práctica que recibe el nombre de “hikō”. Además, hay actuaciones de kangen, un género musical propio de la corte, y de bugaku, música y danza cortesanas.

Imagen de la cabecera: luna llena, tsukimi dango y eulalia (YsPhoto / PIXTA).

(Traducción al español del original en japonés)

  • [19.09.2018]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie

Últimos vídeos

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia