Más bodegas de sake en Europa en pleno boom del ‘washoku’
[08.05.2018] Leer en otro idioma : Русский |

Londres, 30 de abril (Jiji Press)– El número de bodegas dedicadas a la producción de sake japonés está aumentando paulatinamente en Europa, donde continúan calando elementos de la cultura gastronómica de Japón como el sushi. El tamaño de estas bodegas es pequeño, aunque es posible que en el futuro, a medida que vayan mejorando la calidad de sus productos, comiencen a competir con los sakes producidos en Japón.

La empresa pionera en Europa en cuanto a la producción del licor japonés fue la cervecera noruega Nogne O. “La producción de sake es mucho más complicada que la de otros licores, y eso nos animó a enfrentarnos a este reto”, asegura el responsable de ventas de la empresa que en 2010 contrató a un experto canadiense para comenzar a productir esta bebida. La empresa vende sake y shōchū bajo la marca Hadakajima (La isla desnuda), la traducción japonesa del nombre de su empresa, y ha logrado incluso exportar su producto a Japón en la actualidad.

El arroz que utiliza esta empresa en la producción de sake es producido principalmente en Hokkaidō. No obstante, la empresa española Kenshō sake que se fundó en 2015 cultiva su propio arroz para producir licor japonés y miso. El fundador de esta empresa, Humbert Conti, sueña con que el sake producido en sus tierras se convierta en el futuro en una marca conocida en Europa.

En Francia también están tratando de comenzar a producir lo que llaman “vino de arroz” en las regiones vinícolas del país. Hervé Durand, un francés que llegó a Japón como investigador de circuitos electrónicos, fundó en 2016 una bodega en la región de los viñedos de Borgoña para la que adquiere arroz de la zona sur del país. Este año espera vender al menos 10.000 botellas de su sake, 20 veces más que el año anterior.

En Londres, por otra parte, se habla mucho de la bodega Kanpai Sake, que abrió sus puertas el pasado año. Los Wilson, el matrimonio que fundó esta bodega, quedaron entusiasmados con el sake que probaron en Takayama y Kioto durante una visita a Japón hace cuatro años y decidieron que querían producirlo ellos mismos.

Al principio lo produjeron como pasatiempo estudiando las técnicas con libros y a través de internet, pero pronto decidieron que podían crear un negocio. Ahora Lucy, la esposa, reconoce que no les alcanza para producir tanto sake como el que se demanda en medio de este boom de la gastronomía japonesa que se viene viviendo en los últimos años. Se espera además que este verano una empresa productora de sake de la prefectura de Osaka comience a operar en el Reino Unido, por lo que hay esperanzas de que la demanda aumente aún más.

[Copyright The Jiji Press, Ltd.]

  • [08.05.2018]
Etiquetas:
Artículos relacionados
Otras columnas

Últimos vídeos

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia