(Vídeo) Una elegante danza que transmite la fe del monte Fuji

Vídeos

Las danzas del Chigo-no-mai son interpretadas por niñas en edad escolar, y tienen lugar cada 25 de abril y 28 de julio en el santuario de Kawaguchi Asama.

El ritual del Chigo-no-mai ha sobrevivido de generación en generación en la localidad de Fujikawaguchiko, en la prefectura de Yamanashi. Esta danza se ejecuta cada 25 de abril durante el gran festival del santuario de Kawaguchi Asama, y cada 28 de julio durante el festival de Daidai Okagura. Son varios los bailes interpretados por niñas en edad escolar: el Gohei no mai (danza de los instrumentos rituales con tiras de papel), el Ōgi no mai (danza de abanicos), el Tsurugi no mai (danza de las espadas) y el Miyameguri (vueltas al santuario). Estas elegantes danzas tienen su origen en el teatro ritual del kagura que se interpretaba frente a los fieles de la religión de Fujikō que venera a la montaña.

El santuario de Kawaguchi Asama fue construido en la segunda mitad del siglo IX para aplacar la furia del monte Fuji, un volcán activo. En 2013 la UNESCO incluyó esta montaña y su cultura en la lista del Patrimonio de la Humanidad bajo el título ‘Monte Fuji: objeto de culto y fuente de arte’.

Con la colaboración del Comité de Investigación de la Danza de Chigo-no-mai de Kawaguchi.

Monte Fuji santuario sintoista