Un museo para conocer los riesgos de los tsunamis y vivir en armonía con el mar

Prevención de desastres Turismo

La ciudad de Rikuzentakata (prefectura de Iwate) sufrió graves daños en 2011. El Museo Conmemorativo del Tsunami del Gran Terremoto del Este de Japón tiene como objetivo dar a conocer las amenazas y lecciones de los terremotos y tsunamis.

Hasta el 11 de marzo de 2011, en la zona costera de la ciudad de Rikuzentakata, frente a la bahía de Hirota, estaba el área conocida como Takata Matsubara, que contaba con unos 70.000 pinos. Los habitantes del lugar comenzaron a plantar y cuidar este bosque hace unos 350 años con el objetivo de proteger a la ciudad del oleaje, el viento y los tsunamis provocados por los terremotos. Sin embargo, el tsunami que llegó tras el Gran Terremoto del Este de Japón arrasó con todos los pinos menos uno.

El pino milagroso, como se conoce al único árbol que sobrevivió al tsunami, se encuentra en el extremo oeste del que fuera el bosque y se convirtió en el símbolo de la reconstrucción en todo el país. Aunque se marchitó más tarde, se le aplicó un tratamiento de conservación y se le colocó una varilla de hierro en su interior para convertirlo en un monumento. En la actualidad, desde el lugar donde se encuentra ese pino hacia el este, a lo largo de la costa, se están llevando a cabo las obras para el Parque Conmemorativo de la Reconstrucción del Tsunami Takata Matsubara. Este parque cuenta con un dique de 12,5 metros de altura en el que hay un lugar para ofrendar flores y desde donde se puede apreciar el mar; mientras que, al lado de la costa, se está regenerando el bosque de pinos y 1,2 kilómetros de playa de arena.  

El pino milagroso, dentro del recinto de lo que fuera el hostal juvenil Rikuzentakata. El edificio del hostal, que será conservado como una ruina conmemorativa del desastre, sirvió como escudo para el pino y lo ayudó a sobrevivir al impacto del tsunami.
El pino milagroso, dentro del recinto de lo que fuera el hostal juvenil Rikuzentakata. El edificio del hostal, que será conservado como una ruina conmemorativa del desastre, sirvió como escudo para el pino y lo ayudó a sobrevivir al impacto del tsunami.

Desde el mirador que se encuentra en la parte superior del dique se puede admirar la apacible bahía de Hirota y es casi imposible de imaginar que ahí se registró un tsunami. Al frente se puede apreciar la reforestación de Takata Matsubara.
Desde el mirador que se encuentra en la parte superior del dique se puede admirar la apacible bahía de Hirota y es casi imposible de imaginar que ahí se registró un tsunami. Al frente se puede apreciar la reforestación de Takata Matsubara.

Aprender de la historia de los tsunamis para evitar nuevas tragedias

El Museo Conmemorativo del Tsunami del Gran terremoto del Este de Japón, conocido coloquialmente como Iwate TSUNAMI Memorial, es también la entrada del parque. El museo busca difundir ampliamente las amenazas y lecciones de los desastres naturales. Además de contar con una exhibición de 150 piezas que hace un recorrido cronológico desde el momento en el que se registró el desastre, también se explica detalladamente la historia de los tsunamis que se han registrado en la costa de Sanriku y otros aspectos como el mecanismo que los provoca, etc.

El Museo Conmemorativo del Tsunami del Gran Terremoto del Este Japón (parte izquierda del edificio) visto desde el estacionamiento del Parque Conmemorativo de la Reconstrucción del Tsunami Takata Matsubara. A la derecha se encuentra la estación de servicio Takata Matsubara y pasando el túnel del centro encontraremos la Plaza del recuerdo, el mirador hacia el mar, un altar para ofrendar flores y el pino milagroso, en este orden.
El Museo Conmemorativo del Tsunami del Gran Terremoto del Este Japón (parte izquierda del edificio) visto desde el estacionamiento del Parque Conmemorativo de la Reconstrucción del Tsunami Takata Matsubara. A la derecha se encuentra la estación de servicio Takata Matsubara y pasando el túnel del centro encontraremos la Plaza del recuerdo, el mirador hacia el mar, un altar para ofrendar flores y el pino milagroso, en este orden.

En la Plaza del recuerdo del lado del mar también hay un altar para ofrendar flores.
En la Plaza del recuerdo del lado del mar también hay un altar para ofrendar flores.

El interior del museo está hecho con materiales de madera que lo dotan de una atmósfera sosegada.
El interior del museo está hecho con materiales de madera que lo dotan de una atmósfera sosegada.

En la primera sección “descubriendo la historia”, con la ayuda de una cronología y algunas muestras de sedimentos, podremos aprender sobre los tsunamis que se han registrado frente a las costas de Sanriku. En la pantalla guía se transmite una película que tiene como tema “proteger la vida y vivir en armonía con el mar y la tierra”, que es el concepto del museo. En ella se presentan casos como el del monumento de piedra a los tsunamis con la inscripción “no construir casas por debajo de este punto” que se encuentra en la villa de Aneyoshi, en la ciudad de Miyako. Esta enseñanza, preservada por sus habitantes, los ayudó a salir ilesos del tsunami de 2011. Otro de esos ejemplos es el caso de Takata Matsubara. Desde la antigüedad, la gente ha transmitido sabiduría y lecciones para protegerse de los desastres en la zona costera de Sanriku.

Desde antes del Gran Terremoto del Este de Japón, la prefectura de Iwate tenía entre sus prioridades la educación para prevenir desgracias ocasionadas por los tsunamis, esfuerzo que dio sus frutos, ya que ningún estudiante murió en las escuelas. A pesar de eso, muchos de sus habitantes en zonas urbanas perdieron la vida. Kumagai Masanori, subdirector del museo, nos dice que es necesario conocer los peligros que representan los desastres naturales y continuar fortaleciendo la conciencia sobre la prevención.

En la ciudad de Rikuzentakata, una de las más afectadas de la prefectura de Iwate, murieron y desaparecieron 1.757 personas (cifras del 30 de junio de 2014), es decir un poco más del 7 % de su población que en ese momento era de 24.246 personas. Sería incorrecto pensar que no fueron lo suficientemente precavidos. Por el contrario, contaban con una cultura de la prevención y el conocimiento de generaciones anteriores, pero incluso así hubo pérdidas irreparables. Esto es solo una muestra de la atrocidad del Gran Terremoto del Este de Japón.

A la izquierda, una cronología de los tsunamis de la zona de Sanriku y una muestra de sedimentos. En la pantalla de la derecha se pueden observar los terremotos más recientes que se han registrado en el mundo.
A la izquierda, una cronología de los tsunamis de la zona de Sanriku y una muestra de sedimentos. En la pantalla de la derecha se pueden observar los terremotos más recientes que se han registrado en el mundo.

La película introductoria al museo.
La película introductoria al museo.

Kumagai Masanori, subdirector del museo, ejerce las funciones de encargado principal ya que la dirección está a cargo del gobernador de la prefectura de Iwate.
Kumagai Masanori, subdirector del museo, ejerce las funciones de encargado principal ya que la dirección está a cargo del gobernador de la prefectura de Iwate.

La máxima prioridad es evacuar rápidamente

La sección “conocer la realidad” cuenta con fotos y videos de las zonas afectadas, testimonios de los damnificados y objetos que fueron recuperados tras el desastre que nos permiten comprender los peligros de los tsunamis. Entre los objetos recuperados, tales como una señalización de una parada de autobús, la placa de una estación de tren o la viga de un puente arrastrado por la corriente, el que más llama la atención es un camión de bomberos con el techo completamente aplastado.

Los bomberos que dirigían las labores de evacuación o quienes estaban a cargo del cierre de compuertas también perdieron la vida. El subdirector Kumagai señala que no debería haber víctimas entre las personas que están protegiendo a otras y nos exhorta a que evacuemos de inmediato cuando se emita una alerta, más si se tiene en cuenta que en fechas recientes han aumentado los desastres por fuertes tormentas, inundaciones y deslizamientos de tierra. Nos insiste en que no debemos creer equivocadamente que todavía contamos con tiempo o que no es necesario que evacuemos porque eso pone en peligro a las personas a cargo de las tareas de evacuación.

Además de objetos dañados por el desastre también se exhiben imágenes de la zona antes y después del tsunami.
Además de objetos dañados por el desastre también se exhiben imágenes de la zona antes y después del tsunami.

Un camión de bomberos de la localidad de Tanohata que fue engullido por el tsunami.
Un camión de bomberos de la localidad de Tanohata que fue engullido por el tsunami.

La siguiente sección, “aprender las lecciones”, tiene como objetivo compartir lo que se puede hacer para proteger la vida y cuenta con fotos, tablas y gráficas en paneles de exhibición en los que se presenta la situación al momento del desastre y la vida en los refugios. Además, se puede vislumbrar la urgente situación que se vivió en el grupo a cargo del desastre de la Oficina de Mantenimiento de la región de Tōhoku del Ministerio del Territorio, Infraestructuras, Transportes y Turismo de Japón que se ha trasladado al museo, cuando buscaban abrir de inmediato vías para el transporte de bienes y las labores de rescate.

Cuando se realizó este reportaje, el museo estaba lleno de grupos de niños de primaria y secundaria de la zona que escuchaban atentamente las explicaciones de los encargados. Los propios guías nos comentaron que tras nueve años y medio han aumentado las generaciones que no vivieron el desastre. Los niños de cursos superiores de primaria casi no recuerdan nada y muy pocos estudiantes de secundaria pueden rememorar plenamente lo sucedido.

Este panel explica en forma de cronología la situación de la zona desde que se registró el desastre, así como las problemáticas y retos de cada momento.
Este panel explica en forma de cronología la situación de la zona desde que se registró el desastre, así como las problemáticas y retos de cada momento.

La oficina desde donde se hizo la “operación dientes de peine” para abrir vías de transporte de emergencia desde la autopista de Tōhoku hacia las zonas costeras afectadas.
La oficina desde donde se hizo la “operación dientes de peine” para abrir vías de transporte de emergencia desde la autopista de Tōhoku hacia las zonas costeras afectadas.

Los guías explican la situación de los damnificados al momento del gran desastre.
Los guías explican la situación de los damnificados al momento del gran desastre.

Estudiantes de secundaria concentrados en la exposición.
Estudiantes de secundaria concentrados en la exposición.

Hacia una plataforma para profundizar el conocimiento sobre los tsunamis dentro y fuera de Japón

En el mismo edificio del museo se encuentra la estación de servicio, razón por la cual muchos grupos lo visitan. Desde su inauguración, el 22 de septiembre de 2019, han llegado más de doscientos mil visitantes. Una cifra nada despreciable para poco más de un año, especialmente teniendo en cuenta que el museo estuvo cerrado temporalmente por la pandemia. A pesar de esto, el subdirector Kumagai reafirma su deseo de que muchas más personas lo visiten ya que cada vez hay más jóvenes que no experimentaron el desastre y también espera que gente de fuera de Japón se interese por conocer lo sucedido.

Uno de los objetivos del Museo Conmemorativo del Tsunami del Gran Terremoto del Este de Japón es el de convertirse en una plataforma de aprendizaje sobre los tsunamis dentro y fuera de Japón. Por esta razón, las explicaciones de la exhibición están en inglés, chino (simplificado y tradicional) y coreano. También hay guías en inglés y chino. Cuando se celebró la copa mundial de rugby, muchos extranjeros que asistieron al partido en Kamaishi se acercaron al museo. Kumagai lamenta que la pandemia esté obstaculizando el éxito que tenía la exposición.

En la actualidad, la que fuera la estación de servicio Tapikku 45, que también resultó afectada por el desastre, y la otrora escuela secundaria de Kesen, están en obras para convertirse en ruinas conmemorativas del desastre. En los altares de flores se puede admirar el mar y recordar a las víctimas. El pino milagroso y las ruinas nos permitirán sentir de cerca el desastre y el Museo Conmemorativo del Tsunami del Gran Terremoto de Japón nos ayudará a fortalecer la conciencia sobre la prevención de desastres. Todas, en conjunto, son un grupo de instalaciones conmemorativas de la reconstrucción. Una visita que no debe perderse, ya que además podrá disfrutar de los frutos del mar de Sanriku y comprar artículos famosos de la zona en la estación de servicio.

Al centro, el Museo Conmemorativo del Tsunami del Gran Terremoto del Este de Japón visto desde una colina. El edificio triangular a la izquierda es Tapikku 45.
Al centro, el Museo Conmemorativo del Tsunami del Gran Terremoto del Este de Japón visto desde una colina. El edificio triangular a la izquierda es Tapikku 45.

La estación de servicio Takata Matsubara está junto al museo. En esta parte del edificio también hay una sección de la exhibición llamada “juntos hacia la reconstrucción”.
La estación de servicio Takata Matsubara está junto al museo. En esta parte del edificio también hay una sección de la exhibición llamada “juntos hacia la reconstrucción”.

Museo Conmemorativo del Tsunami del Gran Terremoto del Este de Japón (Iwate TSUNAMI Memorial)

  • Dirección: Kesen-chō, Dotekage 180, ciudad de Rikuzentakata, prefectura de Iwate.
  • Horario: de 9:00 a 17:00. (entrada hasta las 16:30).
  • Cerrado: del 29 de diciembre al 3 de enero, días de cierre temporal.
  • Coste: entrada gratuita
  • Cómo llegar: un viaje de 30 minutos desde la estación JR Kesen’numa hasta la parada Kiseki no Ippon Matsu de la línea de autobuses JR Ōfunato BRT

Reportaje, texto y fotografías: equipo editorial de nippon.com

Fotografía del encabezado: vista del Museo Conmemorativo del Tsunami del Gran Terremoto del Este de Japón desde el dique.

Gran Terremoto del Este de Japón tsunami desastres naturales Rikuzentakata