En profundidad Cómo proteger a Japón en lo sucesivo
Las tendencias chinas y la estrategia marítima japonesa

Michishita Narushige [Perfil]

[23.02.2012] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | FRANÇAIS |

El auge de la estrategia marítima de China resulta complicado para nuestra estrategia exterior. ¿Cómo hará frente Japón a esta situación, capaz de alterar su política de defensa? Michishita Narushige, profesor adjunto del Instituto Nacional de Estudios Políticos (GRIPS, por sus siglas en inglés), reflexiona sobre esos temas.

En los últimos años, ayudada por las crisis financieras que sacuden a EE.UU. y a Europa, China ha ascendido un nivel. El autor escribió este artículo en preparación para una conferencia en Europa, pero al aplicarlo al caso chino se comprende cómo les brillan los ojos al hablar de China. Los políticos del gobierno español, en una conferencia en Madrid, me sorprendieron al expresar una opinión favorable respecto a la exportación de armas a China. Para España, que se enfrenta directamente a la crisis financiera, China es claramente un aliado que le compra sus Bonos del Estado.

China sigue mostrando una presencia global, y continúa expandiendo su influencia por toda la zona asiática. Por ello una de las medidas que se han tomado recientemente es reforzar su capacidad bélica, sobre todo la de las fuerzas de mar y aire, y diversificar sus métodos operativos. Dicho de otro modo, usando el poder militar de mar y aire que tiene China se intenta aplicar la llamada “capacidad anti acceso”: intenta controlar el Mar de China Meridional, el Mar de China Oriental y el Mar Amarillo para tratar de anular toda influencia de EE.UU. y otros países, con el objetivo de instaurar un orden regional que le sea favorable.

En esta situación, para los países asiáticos -empezando por Japón- la cuestión de qué cambios se deben aplicar al orden establecido de cara al auge chino se convirtió en un punto de especial consideración tanto en la política exterior como en la de seguridad. Con esta percepción, en este artículo pasaré a debatir cómo afectan a la situación de los mares las tendencias de China, así como la forma en que Japón se plantea afrontar dicha situación y qué problemas podrán surgir a partir de ahora.

1 Las tendencias de China

En la actualidad, se puede considerar que el objetivo de China al seguir reforzando la “capacidad anti acceso” es tratar de impedir que EE.UU. intervenga en Taiwán a corto plazo, y que a medio y largo plazo los países de la zona, comenzando por EE.UU. y Japón, no puedan entrometerse en la jurisdicción de territorios y recursos naturales en esa zona. Por ello está incrementando y desarrollando varios tipos de naves de superficie, submarinos, cazas de combate, bombarderos, misiles de crucero, misiles guiados, misiles antibuque (ASBM, por sus siglas en inglés), etc. El uso de misiles guiados de medio alcance y misiles de crucero de largo alcance puede servir para amenazar a las fuerzas de vanguardia estadounidenses y las bases de EE.UU. instaladas en Japón, y el uso de destructores clase Sovremenny, armados con varios ASBM, o sigilosos submarinos clase Kilo, para evitar el despliegue y actividad de las fuerzas móviles de combate en el Pacífico Occidental y las regiones cercanas a China, empezando por los portaaviones estadounidenses. Por otro lado, tecnológicamente los ASBM presentan una dificultad para China, ya que probablemente EE.UU. no los considera una amenaza real a estas alturas. Sin embargo, aunque no alcancen sus objetivos, los ASBM que se desplieguen requerirán una serie de contramedidas por parte del ejército estadounidense que implican un coste, y los políticos de EE.UU. no podrían dejar de ordenar el despliegue de portaaviones en las inmediaciones de las aguas territoriales chinas. Además, aunque no hubiera ningún ASBM es perfectamente posible que se utilizaran los Chengdu J-20 para implementar la “capacidad anti acceso”.

Dicha “capacidad” china comparte ciertos puntos con las estrategias que la URSS (Unión Soviética) adoptó durante la Guerra Fría, como el “control del mar”, o el “veto del mar”. En aquella época la URSS trató de crearse un santuario en el Mar de Ojotsk para sentar un precedente al vetar el acceso a dicho mar. En la actualidad China tiene establecidas dos líneas de defensa, las llamadas “Primera Línea de Islas” y “Segunda Línea de Islas”, y trata de crear una zona santuario en el Mar de China Meridional, el Mar de China Oriental y el Mar Amarillo. No es casualidad que China esté importando armamento que Rusia desarrolló y explotó durante la época de la Guerra Fría.

  • [23.02.2012]

Profesor adjunto del Instituto Nacional de Estudios Políticos (GRIPS, por sus siglas en inglés), director del Programa de Seguridad y Asuntos Internacionales (Security and International Studies Program; SISP, por sus siglas en inglés). Nació en 1965 en la prefectura de Okayama. Se doctoró en 2003 en Relaciones Internacionales por la Universidad Johns Hopkins, en la Escuela Paul H. Nitze de Estudios Internacionales Avanzados (SAIS). Ha trabajado como segundo asistente del subsecretario del gabinete (Encargado de Gestión de Crisis y Seguridad Nacional) / asistente del consejero de la secretaría del gabinete, e investigador jefe del Instituto de Entrenamiento del Ministerio de Defensa (NIDS, por sus siglas en inglés), puesto que mantiene desde 2010.

Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie
  • El “problema de las bases” en Okinawa, hoySe han hecho muy pocos progresos en los últimos años para superar el llamado “problema de Okinawa”, una etiqueta muy amplia con la que se engloban todos los asuntos sin resolver entre la prefectura de Okinawa y los gobiernos japonés y estadounidense. Las bases militares de EE.UU. en Okinawa, sobre todo, han estado en el centro de la controversia. Robert Eldridge, que ha investigado durante mucho tiempo el asunto, plantea que la clave para resolver este espinoso problema consiste en que todas las partes lo enfoquen de forma objetiva y no emocional.

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia