En profundidad La capacidad competitiva de las universidades en la era global
Estrategias de globalización y competitividad internacional de la Universidad de Tokio

Egawa Masako [Perfil]

[22.07.2014] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | العربية |

La Universidad de Tokio es la universidad de Japón que ocupa el puesto más alto en casi todas las clasificaciones universitarias mundiales. Analizamos todas las estrategias que está llevando a cabo para mejorar su competitividad internacional.

Globalización a la carrera

Para la Universidad de Tokio la internacionalización es una cuestión pendiente que arrastra desde hace mucho tiempo pero sigue más vigente que nunca. Su actividad investigadora sigue estando entre las mejores del mundo. Suele situarse entre los quince primeros puestos de la clasificación “World Reputation Rankings” que publica la revista del Reino Unido Times Higher Education basándose en la evaluación de la comunidad científica mundial, y cuenta con ocho premios Nobel y una medalla Fields de matemáticas entre sus antiguos alumnos. Desde la década de los setenta, la universidad se esfuerza por mejorar su proyección internacional con iniciativas como los cursos en inglés destinados a estudiantes extranjeros que ofrece la Escuela de Posgrado de Ingeniería Civil desde 1982.

Sin embargo, en los últimos tiempos el proceso de internacionalización de las universidades ha entrado en una nueva fase. Los Gobiernos de todo el mundo albergan grandes esperanzas en las universidades como recurso para impulsar su competitividad nacional, y la sociedad demanda cada vez más un sistema educativo que forme personal altamente especializado y capaz de desenvolverse en un entorno global. La competitividad entre las universidades de todo el mundo por captar a los mejores recursos humanos se endurece a medida que aumenta la movilidad de estudiantes e investigadores. Este contexto ha empujado a la Universidad de Tokio a acelerar su proceso de internacionalización.

Clasificación “World Reputation Rankings” de Times Higher Education (2014)

1 Universidad de Harvard (EE. UU.)
2 Instituto Tecnológico de Massachusetts (EE. UU.)
3 Universidad de Stanford (EE. UU.)
4 Universidad de Cambridge (Reino Unido)
5 Universidad de Oxford (Reino Unido)
6 Universidad de California, Berkeley (EE. UU.)
7 Universidad de Princeton (EE. UU.)
8 Universidad de Yale (EE. UU.)
9 Instituto Tecnológico de California (EE. UU.)
10 Universidad de California, Los Ángeles (EE. UU.)
11 Universidad de Tokio

Fuente: “World Reputation Rankings”, Times Higher Education

Internacionalizando la investigación: en busca de un sistema puntero e interdisciplinario

Murayama Hitoshi, director del Kavli IPMU y profesor
El instituto es un centro sin parangón en el mundo que reúne a matemáticos, físicos y astrónomos para investigar sobre los misterios del universo. Murayama se asegura de ofrecer a los investigadores extranjeros el apoyo necesario para que se adapten a la vida en Japón.

En 2011 la Universidad de Tokio inauguró el Instituto de Estudios Avanzados Todai (TODIAS, por sus siglas en inglés) con el fin de establecer un sistema de investigación puntero e interdisciplinario que superase las fronteras entre departamentos. La primera unidad de investigación que se sumó al TODIAS fue el Instituto Kavli de Física y Matemáticas del Universo (abreviado “Kavli IPMU” en inglés), abierto en 2007 (el nombre “Kavli” se añadió en 2012, cuando el instituto recibió fondos de la Fundación Kavli de Estados Unidos). Dirigido por Murayama Hitoshi, profesor de la Universidad de Tokio y la Universidad de California en Berkeley, el Kavli IPMU se dedica a la investigación del origen y el futuro del universo. Un 57 % de sus 79 investigadores proceden de fuera de Japón.

La segunda unidad de investigación del TODIAS es el Sistema Integrado de Investigación sobre Sostenibilidad (IR3S). Esta unidad se inauguró en 2005 para investigar sobre temas como el cambio climático y la biodiversidad de cara a construir una sociedad sostenible. Se trata de la primera organización interdisciplinaria de la Universidad de Tokio. Tiene un contrato de colaboración con la Universidad de las Naciones Unidas y publica la revista académica internacional Sustainability Science.

En la activa cruzada de la Universidad de Tokio por establecer colaboraciones con centros de investigación extranjeros, en enero de este año nació el Centro de Medicina Inflamatoria Integrada Max Planck-Universidad de Tokio, que pasó a ser uno de los 12 centros del mundo afiliados al Instituto Max Planck de Alemania. Además, un equipo dirigido por los profesores de la Universidad de Tokio Kobayashi Tomio y Asai Shōji colaboró en el experimento ATLAS que llevó a cabo la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN) y fue crucial para la investigación sobre el bosón de Higgs que ganó el Nobel de Física de 2013.

Si contamos todos los proyectos de investigación conjuntos que llevan a cabo sus organismos e investigadores, la Universidad de Tokio colabora con cientos de universidades y centros de investigación y más de 40 ubicaciones repartidas por el mundo. En 2013 la Universidad de Tokio estableció con la Universidad de Princeton un contrato de colaboración estratégica que abarca todos los departamentos académicos. Además, mantiene colaboraciones educativas e investigadoras interdisciplinarias con otros centros como la Universidad de Yale, la Universidad Nacional de Seúl, la Universidad de Pekín, la Universidad de Tsinghua y la Universidad de São Paulo.

La internacionalización implica necesariamente ampliar la diversidad y la movilidad de los investigadores. En mayo de 2013 la Universidad de Tokio contaba con un 8,9 % de extranjeros en su plantilla de investigadores. En el año académico 2012, 10.435 de sus investigadores fueron a colaborar a otros países, lo que supuso un aumento de más del 50 % respeto a los 6.797 que lo hicieron en 2003. El número de investigadores extranjeros que se sumaron a la Universidad de Tokio también aumentó cerca de un 60 %, pasando de 2.203 en 2003 a 3.524 en 2012.

La globalización de la educación: formación de personal con perfil internacional y admisión de estudiantes extranjeros

Formación de personal con perfil global mediante la experiencia educativa internacional

El prototipo de personal al que aspira formar la Universidad de Tokio es una “élite civil con una visión internacional” (Estatuto de la Universidad de Tokio). Para ello se centra especialmente en la consecución del lema educativo “Más global, más fuerte”, apuntando hacia la formación de personas que no simplemente se adapten a la sociedad global, sino que sean capaces de competir en ella y convertirse en líderes.

Los estudiantes de grado de la Universidad de Tokio dedican los dos primeros años al estudio de artes liberales y los dos últimos años al estudio de su área de especialización (derecho, ingeniería, etc.). Las dificultades que plantea planificarse el segundo ciclo de los grados y adaptarse al calendario académico son algunos de los factores que provocan que, comparado con otras universidades, la Universidad de Tokio tenga relativamente pocos estudiantes de primer y segundo que van a estudiar al extranjero. Para contrarrestar esta tendencia, la universidad está promoviendo las estancias breves en el extranjero mediante una amplia selección de opciones, como los programas de verano que ofrece la Alianza Internacional de Universidades Investigadoras (IARU), los programas cortos de intercambio de universidades extranjeras de prestigio y otros programas de verano organizados por los docentes de la propia universidad.

A pesar de que en la Universidad de Tokio ya se ofrecían programas de estudios en el extranjero de un semestre o un año por facultades o departamentos, en 2010 se creó una serie de programas de intercambio global que admiten a estudiantes de cualquier especialidad para aumentar las oportunidades de estudiar en el extranjero del alumnado.

Guía para estudiantes sobre estancias de estudios en el extranjero e intercambios internacionales

La Universidad de Tokio también ofrece a los estudiantes un generoso abanico de oportunidades para disfrutar de experiencias internacionales, como voluntariados y prácticas laborales, que presenta en reuniones informativas y en el sitio web Go Global. Asimismo, la universidad dispone de programas de aprendizaje práctico en colaboración con organizaciones externas y exalumnos. En marzo de 2013, por ejemplo, 32 estudiantes participaron en programas breves de voluntariado en Nepal, Sri Lanka y Tanzania gracias a la colaboración de la Agencia de Cooperación Internacional de Japón. A largo plazo la universidad planea conseguir que todos sus alumnos obtengan experiencias internacionales durante los estudios. Sus objetivos concretos consisten en lograr que un 10-15 % obtenga créditos académicos en el extranjero, un 20-35 % participe en programas internacionales cortos con cursos de verano o estadías y el resto obtenga experiencias internacionales en Japón mediante el intercambio con estudiantes extranjeros o los cursos de inglés.

Para mejorar el nivel de inglés de sus estudiantes, en 2008 la Universidad de Tokio puso en marcha el programa Active Learning of English for Science Students, destinado a los alumnos de las ramas de ciencias que cursan artes liberales en primero y segundo. Los cursos se imparten en clases reducidas con profesorado nativo, y los estudiantes escriben trabajos y realizan presentaciones en inglés. Desde el curso 2013 se ofrece también el programa Active Learning of English for Students of the Arts para los estudiantes de letras, con clases divididas según el nivel de inglés de los alumnos.

En este año académico 2014 la universidad ha empezado a ofrecer el Programa Trilingüe, destinado a estudiantes con un cierto nivel de inglés y diseñado para formar recursos humanos competentes en japonés, inglés y un tercer idioma, como por ejemplo el chino. Además, a partir del año académico 2016 se proyecta ofrecer un programa interdisciplinario especial para formar a personas que sepan desenvolverse en el marco global, destinado a alumnos de tercer y cuarto curso seleccionados por su elevado nivel de idiomas y motivación. Este programa incluirá estancias en el extranjero y ofrecerá a los alumnos las competencias necesarias para enfrentarse a un contexto globalizado y para resolver los problemas de la vida real.

Captar a más estudiantes extranjeros mediante la docencia en inglés

Todos los años la Universidad de Tokio admite a estudiantes procedentes de más de 100 países distintos. En mayo de 2013 el número de estudiantes internacionales era de 2.912, lo que representa un total del 10,4 % del total del alumnado. La mayoría de estos estudiantes extranjeros pertenecían a programas de posgrado, en los que sumaban un 18,9 % del total. El 80 % de los estudiantes internacionales procedían de países asiáticos. El siguiente grupo más numeroso eran los europeos, con un 8,1 % del total. Latinoamérica y Norteamérica, con casi el mismo número de estudiantes, representaban cada uno un 2,5 % del total, mientras que Oriente Medio sumaba un 1,8 %. En cuanto a la división por países, China era el país más numeroso, seguido de Corea del Sur, Taiwán, Tailandia, Vietnam, Indonesia y Estados Unidos.

Folleto sobre la admisión de estudiantes internacionales

La Universidad de Tokio ha duplicado el número de programas de postgrado impartidos exclusivamente en inglés desde que en 2009 se lanzase el Proyecto para Establecer una Red de Internacionalización Universitaria (Global 30) promovido por el Ministerio de Educación, Cultura, Deporte, Ciencia y Tecnología. Actualmente se imparten 37 cursos repartidos en 10 departamentos de investigación. Asimismo en octubre de 2010 se inauguró Programs in English at Komaba (Programas en Inglés en Komaba) para los estudiantes de grado. A estos programas se accede mediante un proceso de pruebas escritas y entrevistas al estilo de las universidades occidentales, y en su primer año participaron 27 estudiantes procedentes de 11 países.

Fundada en 2004, la Escuela de Posgrado de Políticas Públicas  ofrece programas de doble titulación con los que los estudiantes pueden obtener a la vez un título de la Universidad de Tokio y otro de una de las universidades asociadas, entre las que se cuentan la Universidad de Columbia, el Instituto de Ciencias Políticas de París y la Universidad Nacional de Singapur. En 2011 se puso en marcha también el programa CAMPUS Asia Program en colaboración con la Universidad de Pekín y la Universidad Nacional de Seúl, que permite a los estudiantes recibir clases en las tres universidades participantes y obtener el título de una o dos de ellas.

Cambio del inicio de curso a otoño y reforma educativa completa

Para promover el intercambio internacional de estudiantes e investigadores, la Universidad de Tokio consideró cambiar el inicio de curso de abril a otoño, tal como hacen más del 70 % de las universidades de todo el mundo. El cambio empezó a deliberarse en la primavera de 2011 y se barajó la posibilidad de realizarlo junto con el resto de las universidades japonesas. Sin embargo, se concluyó que era demasiado pronto para el cambio, ya que el calendario vigente de inicio de curso en abril y finalización en marzo coincide con el período de contratación de nuevos empleados de las empresas japonesas y funcionarios, así como con las oposiciones públicas para profesiones como la abogacía y la medicina.

En la actualidad se sigue con el sistema de inicio de curso en abril, pero se proyecta introducir un nuevo sistema de cuatro trimestres para abril de 2015. Además de dividir en cuatro los actuales dos semestres del curso académico, se piensa cambiar las vacaciones de verano al periodo de junio a agosto para adaptarlas a las de las universidades de otros países. Este cambio permitiría a los estudiantes japoneses no solo participar en cursos de verano en el extranjero, sino también combinar las vacaciones con el trimestre consecutivo para realizar estancias de medio año en otros países. La reforma también sería ventajosa para los estudiantes e investigadores extranjeros que desean hacer una estancia en la Universidad de Tokio.

En sus primeros tiempos, la Universidad de Tokio solía invitar a profesores extranjeros y matricular a los alumnos en septiembre. Este sistema duró más de cuarenta años, desde la fundación hasta 1921, cuando cambió al calendario actual de ingreso en abril. En aquella época la mayoría de los cursos, incluso los de posgrado, se impartían con profesores japoneses y libros en japonés. Por otro lado, son pocos los países asiáticos aparte de Japón que puedan impartir estudios de posgrado en su propio idioma, y la mayoría de los estudiantes asiáticos cursan estudios de posgrado en el extranjero. Esos estudiantes regresan tras obtener sus títulos superiores fuera y contribuyen a la internacionalización de las universidades de sus países. En cambio, en la Universidad de Tokio la mayoría de los profesores son titulados de la propia universidad. Esto indica su altísimo nivel investigador, pero a la vez presenta desventajas como la falta de diversidad y la escasez de personal extranjero o que ha obtenido titulación en otros países. Podemos considerar que el éxito de la educación superior en Japón se ha convertido hoy en día en un obstáculo para la internacionalización de las universidades japonesas.

Para elevar el nivel educativo a estándares globales no basta con ajustar el calendario académico cambiando las fechas de ingreso y las vacaciones; es imprescindible mejorar los contenidos educativos y la metodología docente para poder competir con las mejores universidades de todo el mundo. Para ello la Universidad de Tokio está llevando a cabo una reforma de toda la organización centrada en aumentar la calidad y la cantidad del aprendizaje y motivar un aprendizaje proactivo. Esta reforma concebida para mejorar la calidad educativa de la universidad abarca desde la revisión de los planes de estudios y los sistemas de evaluación y admisión, hasta la mejora del sistema de capacitación docente.

Estrategias de promoción internacional: difusión de los resultados de investigación y cursos en línea masivos y abiertos

La promoción en el extranjero es un factor importante para mejorar la competitividad internacional, y la Universidad de Tokio está ejecutando una serie de estrategias con dicho fin, poniendo especial empeño en difundir al resto del mundo los excelentes resultados de sus investigaciones.

La universidad publica sus investigaciones más punteras en japonés e inglés en el sitio web UTokyo Research, creado en 2011. En noviembre de 2013 organizó el UTokyo Forum en Chile y Brasil, y envió a más de 100 investigadores y estudiantes de posgrado a ambos países. Se trata de uno de los actos que la universidad viene celebrando en distintos países desde el año 2000 con el fin de dar a conocer los resultados de la investigación académica y fomentar el intercambio académico con las principales universidades extranjeras.

Los cursos en línea masivos y abiertos (MOOC, por sus siglas en inglés) han proliferado en un gran número de universidades de todo el mundo desde 2012. En otoño de 2013 la Universidad de Tokio también ofreció a través de su plataforma Coursera un curso de astrofísica (profesor Murayama Hitoshi) y otro de ciencias políticas (profesor Fujiwara Kiichi). Ambos cursos se ofrecieron en inglés y reunieron la participación de más de 80.000 personas de 150 países, de las cuales 5.383 recibieron el certificado de finalización.

Cabe apuntar que la falta de prominencia de la “marca” de la universidad, que se plasma en la variedad de su nomenclatura, es uno de los puntos débiles de la Universidad de Tokio. A pesar de que su nombre oficial en inglés es the University of Tokyo, los mismos profesores se refieren a ella con nombres alternativos como “Tokyo University” o abreviaturas como “Todai” (procedente de la romanización del nombre en japonés) o “UT”. Para hacer frente a este problema, en 2011 se empezó a urdir una estrategia de marca y en 2013 se decidió acuñar la abreviatura en inglés “UTokyo”, haciendo uso del célebre topónimo de la ciudad.

Mejorar la competitividad al margen de los rankings

La clasificación mundial de universidades World University Rankings que publica Times Higher Education toma el número de artículos publicados en revistas académicas internacionales como criterio básico para calibrar la excelencia investigadora, y la ratio entre profesores y alumnos como criterio básico para evaluar la calidad educativa. Por más que estos dos criterios sean probablemente los únicos que permiten elaborar una comparativa internacional de las universidades, lo cierto es que solo reflejan un aspecto de la investigación y la educación, y no su conjunto. El ranking no refleja los libros que un profesor de ciencias sociales o humanidades pueda publicar cada varios años para resumir los resultados de sus investigaciones. Además, tampoco se tienen en cuenta los artículos académicos redactados en lengua no inglesa, por más sobresalientes que sean. Por no hablar de la ventaja que este sistema de evaluación brinda a las universidades de los países de habla inglesa, que ya de por sí cuentan con un mayor número de estudiantes y profesores internacionales. Por eso mismo en la clasificación mundial de universidades de año académico 2013-2014 solo 7 de las 50 universidades de la lista pertenecían a países de habla no inglesa (la Universidad de Tokio se clasificó en el puesto 23 de la lista y como la segunda de esas 7 universidades).

“World Reputation Rankings”, otra clasificación basada en evaluaciones de miles de investigadores procedentes de universidades de todo el mundo, suele situar a la Universidad de Tokio en el octavo o noveno puesto todos los años; una prueba más de la buena fama de la investigación de esta universidad entre la comunidad científica internacional.

Aunque suelan presentarse como índices de la competitividad internacional de las universidades, es difícil afirmar que este tipo de rankings de los que hemos hablado reflejen la realidad. Más que estar pendientes de los rankings, la Universidad de Tokio debe centrarse en sus estrategias y planes a medio plazo para seguir con el proceso de internacionalización; estoy convencida que de este modo logrará impulsar su competitividad internacional.

Fotografía: La Universidad de Tokio

(Traducido al español del original en japonés)

  • [22.07.2014]

Vicedirectora ejecutiva de la Universidad de Tokio desde 2009. Se licenció en Relaciones Internacionales en la Facultad de Artes Liberales de la Universidad de Tokio en 1980. Tras trabajar en la sucursal tokiota de Citibank, estudió en la Escuela de Negocios de Harvard, donde obtuvo la maestría en Administración de Empresas en 1986. Posteriormente trabajó en los bancos inversionistas Salomon Brothers y SG Warburg, para luego pasar a dirigir el Centro de Investigación de Japón de la Escuela de Negocios de Harvard. En 2006 se doctoró en Ciencias Comerciales en la Universidad de Hitotsubashi.

Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie
  • ¿Hacia dónde se dirige la reforma de la gobernanza académica universitaria?Las universidades japonesas se están viendo presionadas a reformar su decimonónico sistema administrativo. ¿Cuáles son los verdaderos factores que obstaculizan la reforma? En el siguiente artículo Ueyama Takahiro, profesor de la Facultad de Gestión Política de la Universidad de Keiō, nos disecciona este problema.
  • Globalización y reforma del sistema universitario en Japón: en busca de la competitividadLas universidades japonesas han experimentado frecuentes reformas sistémicas y organizativas durante las últimas dos décadas. Amano Ikuo, profesor emérito de la Universidad de Tokio, repasa los orígenes de las reformas que se han emprendido hasta ahora para hacer frente a la globalización y señala los puntos que todavía quedan por resolver.
  • La universidad japonesa, tras la quimera de la competitividad internacionalUno de los grandes retos a los que se enfrenta la universidad japonesa es mejorar su competitividad a nivel internacional, pero ninguna reforma será efectiva a menos que se tenga en cuenta la brecha entre la competencia "real" y la "imaginaria". Kariya Takehiko, profesor de la Universidad de Oxford, nos cuenta cómo sacar partido de la estrategia globalizadora de las universidades.

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia