En profundidad Un primer ministro duradero: valoración de la política de Abe y perspectivas de futuro
Seis años, mucho poder acumulado y algunos logros

Takenaka Harukata [Perfil]

[26.02.2019] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | العربية |

El primer ministro Abe se aseguró el año pasado su tercer periodo como presidente del Partido Liberal Democrático. ¿Qué factores le han permitido mantenerse en el poder? Una visión panorámica y centrada en la política nacional de su actuación política y algunas ideas sobre los desafíos que deberá afrontar.

Camino de convertirse en el primer ministro con más años en el cargo

Tras su victoria en las elecciones internas del Partido Liberal Democrático (PLD) celebradas el 20 de septiembre de 2018, en las que consiguió retener la presidencia, el primer ministro Abe Shinzō reformó el Gabinete (2 de octubre) e hizo algunos cambios en los puestos de mando de su partido.

La reforma del Gabinete, sin embargo, no implicó cambios en los puestos clave: Suga Yoshihide fue confirmado como secretario general y también conservaron sus puestos Asō Tarō (vicepresidencia y Finanzas), Kōno Tarō (Exteriores) y Motegi Toshimitsu (Economía y Política Fiscal encargado también de la Regeneración Económica). En cuanto a los cambios en los cuadros del partido, el anterior ministro de Salud Trabajo y Bienestar, Katō Katsunobu, pasó a ser presidente del Consejo General, y el exministro de Economía y Política Fiscal Amari Akira ocupó la presidencia del Comité de Estrategia Electoral, pero tanto Nikai Toshihiro como Kishida Fumio retuvieron sus respectivos puestos de secretario general y presidente del Consejo de Estudios Políticos. La presidencia del llamado Cuartel General para la Promoción de la Reforma Constitucional recayó sobre el exministro de Educación Shimomura Hakubun.

El primer ministro ha hecho pública su voluntad de proceder a la reforma de la actual Constitución en muchas ocasiones. El Cuartel General será el encargado de remitir a la Dieta (Parlamento) el proyecto de reforma elaborado por el PLD, para lo que deberá contar con el beneplácito del Consejo General. Tanto Shimomura como Katō son figuras próximas a Abe, así que puede decirse que este se ha asegurado que los órganos de su partido reflejarán convenientemente sus intenciones.

Se han cumplido ya seis años desde que echó a andar el segundo Gabinete de Abe y hay que decir que, durante todo este periodo, el primer ministro se las ha arreglado para garantizar la estabilidad en el Gobierno, de lo cual la evolución de su índice de popularidad es fiel reflejo. Si bien es cierto que durante 2018 el índice de impopularidad superó al de popularidad durante largos periodos, en el conjunto de su mandato este ha sido casi siempre superior a aquel. Si consigue completar los tres años que le quedan de legislatura, incluyendo en el cómputo la duración de su primer Gabinete, Abe se convertirá en el primer ministro del Japón moderno con más años al frente del Gobierno, desbancando a Katsura Tarō. Y aunque solo contemos desde que regresó a ocupar esa posición en diciembre de 2012, serán ya ocho años.

Analizaré aquí los factores que le han dado estabilidad durante un periodo tan prolongado y daré un repaso a sus principales logros, ciñéndome a la política nacional. Expondré también qué retos le quedan por afrontar.

Concentración de poderes en la figura del primer ministro

Uno de los factores que han contribuido al sostenimiento de Abe ha sido la concentración de poder en el cargo de primer ministro, lo que viene ocurriendo desde los años 90. La reforma política de 1994 acabó con los distritos electorales de tamaño medio (de entre tres y cinco escaños), dejando el sistema electoral japonés en una combinación de pequeños distritos y representación proporcional. También se endurecieron los reglamentos relativos a las donaciones políticas y se introdujeron las subvenciones a los partidos. A consecuencia de estos cambios, la estructura de poder del PLD cambió radicalmente. Cuando existían los distritos electorales medianos, ante unas elecciones generales a la Cámara de Representantes (Baja) la estrategia electoral quedaba en manos de los candidatos y era relativamente fácil que un independiente pudiera obtener un escaño. Sin embargo, al desaparecer estos distritos del nuevo sistema electoral, la estrategia pasó a realizarse por partidos y las cosas se pusieron muy difíciles para los candidatos independientes. Simultáneamente, el endurecimiento de los reglamentos que rigen las donaciones políticas y la introducción de las subvenciones a los partidos trajeron como consecuencia la concentración de los fondos en los partidos, lo que dificultó al resto de organizaciones políticas y a los políticos individuales ganar acceso a los mismos. Ahora, derechos como el de designar candidatos o el de repartir dichos fondos, que residen en la ejecutiva del partido, han cobrado una gran importancia. Y en el vértice de la ejecutiva del PLD está el primer ministro.

Así, a los parlamentarios y a las facciones internas del partido les resulta más difícil que antes oponerse a las medidas impulsadas por el primer ministro, que, por otra parte, tiene ahora mayor libertad para hacer nombramientos dentro del Gabinete. En el llamado “régimen de 1955”, en alusión al año en que el PLD consolidó su posición como actor hegemónico en la escena política japonesa, a la hora de formar un nuevo Gobierno el primer ministro quedaba obligado a aceptar las recomendaciones formuladas por las diversas facciones del partido. Pero con el paso del tiempo, la necesidad de mostrarse considerado con las facciones es cada vez menor.

Además, en 2001 se hizo una reestructuración de los ministerios y agencias gubernamentales de forma que se reforzasen las atribuciones del primer ministro en materia de diseño de políticas, para lo cual se le dotó de nuevos órganos auxiliares. Las leyes que rigen el Gabinete fueron reformadas (actas 4 y 12) para que el primer ministro pudiera establecer sus propias medidas y al mismo tiempo el diseño de nuevas políticas pasó a ser reconocido oficialmente como una de las tareas del secretariado del Gabinete. Simultáneamente, con la finalidad de apoyar al primer ministro en la formulación de políticas, se creó la Oficina del Gabinete con ministros especialmente encargados de diferentes materias.

Antes de las reformas, las leyes establecían que eran básicamente los ministros los encargados de plantear o proponer las nuevas políticas. El primer ministro no disponía apenas de ningún campo específico en el que poder plantear medidas y su labor era principalmente la de un coordinador y un líder en la ejecución de las políticas ya diseñadas. Pero con las reformas, ahora puede tomar la iniciativa en el diseño de políticas, para lo que puede valerse del Secretariado y de la Oficina del Gabinete.

Abe gobierna sacando provecho de las nuevas atribuciones de su cargo. No hay que perder de vista que su Gabinete está ampliando todavía más las atribuciones que la ley reconoce a la figura del primer ministro. Entre diciembre de 2013 y enero de 2014 se estableció el Consejo de Seguridad Nacional con su Secretariado, previa presentación por el Gabinete de un proyecto de reforma de la ley correspondiente. Esto trajo como consecuencia el reforzamiento de las atribuciones del primer ministro en formulación de políticas de seguridad. En abril de 2014 se aprobó otro proyecto de reforma que afectaba a la estructura del funcionariado, tras lo cual, en mayo, se estableció el Departamento de Personal. Esto supuso ampliar la influencia del primer ministro en las remodelaciones estructurales y en los nombramientos de altos cargos de los ministerios.

Hilando fino al frente del Ejecutivo

Pero no satisfecho con el respaldo institucional que ha obtenido, en su forma de llevar el Gobierno Abe está utilizando más recursos de los que utilizó durante su primer mandato. Ahora mantiene a diario reuniones informales con el secretario y con el subsecretario general del Gabinete, a las que asiste también su propio secretario ejecutivo, y procura favorecer una comunicación fluida entre quienes forman el núcleo del Gobierno.

Otro aspecto en el que Abe está haciendo un gran esfuerzo es la priorización de un reducido número de medidas para poder trasmitir simple y claramente a la ciudadanía, en cada momento, qué metas está persiguiendo el Gobierno. Durante su primer mandato, en un breve periodo de tiempo se propuso sacar adelante un gran número de medidas que afectaban a muy diversos campos: reforma estructural, lucha contra la brecha económica, regeneración del sistema educativo, seguridad nacional, reforma constitucional, etc. Los ciudadanos no llegaron a tener una idea clara de qué metas perseguía el Gobierno y la opinión pública fue en general crítica con sus propuestas.

Por ejemplo, cuando presentó las directrices de política fiscal y económica para 2007, estas fueron vistas como una simple enumeración de los problemas que el Gobierno se proponía abordar y Abe fue duramente criticado. Otra crítica que recibió fue la de no haber sabido mostrar liderazgo ante la ciudadanía en el conjunto de su actuación política al frente del Gobierno.

Ante esta situación, en su segundo mandato y hasta finales de 2015, Abe concentró sus fuerzas, por una parte, en la estrategia de crecimiento que bautizó las “Tres Flechas” (flexibilización monetaria, política de estímulos fiscales y estrategia de crecimiento que atraiga la inversión privada) y, por la otra, en su política de seguridad nacional. A partir del otoño de 2015 ha concedido especial importancia al bienestar social y a la política laboral, lanzando las campañas llamadas “Compromiso activo de todos los ciudadanos” y “Reforma del estilo de trabajo”.

Logros apreciables en el campo económico y en la política laboral

Veamos a continuación los logros obtenidos por sus sucesivos Gobiernos. En las cuestiones macroeconómicas, en primer lugar, se ha conseguido salir del largo ciclo deflacionario en el que estaba inmerso Japón, con aumentos anuales en el nivel de precios todos los años desde 2013, excepción hecha de 2016. Entre 2013 y 2017 se han mantenido un promedio de crecimiento económico anual del 1,276 %, pasando el PIB nominal de los 494 billones de yenes de 2012 a los 546 billones de 2017. En abril de 2014 el impuesto sobre el consumo fue elevado al 8 % y se espera que, tras dos retrasos consecutivos, en octubre de 2019 sea subido hasta el 10 %. Entre las medidas para favorecer el crecimiento, se ha liberalizado el sector eléctrico, rebajado el impuesto sobre los beneficios de las empresas y se ha llevado a cabo una reforma de la gobernanza corporativa. Además, se han hecho esfuerzos para aumentar el número de extranjeros que visitan Japón, que en 2017 se situó en los 28,6 millones de personas, lo que ha traído una mejora en la balanza por cuenta corriente de tres billones de yenes con respecto a la cifra de 2012.

En servicios sociales y política laboral se han endurecido los reglamentos que venían permitiendo largas jornadas de trabajo, de forma que las horas extraordinarias, que hasta ahora podían ir acumulándose sin límite, quedan ahora limitadas sin excepción. También la fuerza laboral ha sido ampliada y para julio de 2017 se había conseguido incorporar a la misma cuatro millones de nuevos trabajadores respecto a la cifra de partida. En cuanto a la política exterior, en diciembre de 2017 Japón firmó un acuerdo de asociación económica con la Unión Europea y en marzo de 2018 consiguió un acuerdo en las negociaciones para el TPP-11 (Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica).

En el campo de la seguridad nacional, a la vez que se elevaban las capacidades de Japón en la formulación de políticas mediante el establecimiento del Consejo de Seguridad Nacional, en 2015 se aprobó una nueva ley que permite a Japón ejercer el derecho a la defensa colectiva, cumplidas ciertas condiciones.

Etiquetas:
  • [26.02.2019]

Profesor del Instituto de Estudios Políticos de Licenciados Nacionales. Licenciado en Derecho por la Universidad de Tokio. Trabajó para el Ministerio de Finanzas. Posteriormente se doctoró en Ciencias Políticas por la Universidad de Stanford. Es autor, entre otras obras, de Sangiin to wa nani ka (¿Qué es la Cámara de Consejeros?). Miembro del comité editorial de Nippon.com.

Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie
  • ¿Quién sucederá a Abe? Los candidatos del PLDUn pormenorizado análisis de los políticos del Partido Liberal Democrático con más posibilidades en la era post-Abe. Sus perfiles y sus respectivas posiciones en el partido, desde la perspectiva de un veterano periodista político.

Últimos vídeos

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia