El futuro de Tsukiji y su cultura gastronómica

Sociedad

A finales de marzo de 2019, el Gobierno Metropolitano de Tokio aprobó un plan para convertir la zona del antiguo mercado de Tsukiji en un centro internacional de conferencias. Sin embargo, cuando el mercado se trasladó a Toyosu, la gobernadora Koike prometió la conservación de Tsukiji.

Las actividades comerciales se desarrollan sin contratiempos en el mercado de Toyosu (Kōtō-ku), inaugurado en octubre de 2018. Después de un largo debate sobre la reutilización del antiguo mercado de Tsukiji, en primavera de 2019 el Gobierno Metropolitano de Tokio anunció la intención de transformarlo en un centro internacional de conferencias, con un paquete de directrices que especificaba también su “dinamización como centro de cultura gastronómica”. No obstante, hay quien critica esta desviación respecto al concepto de “parque temático gastronómico con funciones de mercado” proclamado inicialmente por la gobernadora Koike Yuriko.

El traslado a Toyosu con la promesa de reinventar Tsukiji en el aire

Cuando el traslado a Toyosu se vio pospuesto por problemas de contaminación del terreno en junio de 2017, el futuro del mercado se cubrió de incertidumbre. Con las elecciones metropolitanas en el horizonte, la gobernadora Koike se vio empujada a confirmar el traslado para acallar las críticas que la acusaban de indecisa. Finalmente el Gobierno Metropolitano anunció que el traslado se efectuaría tras aplicar una serie de “medidas adecuadas, especializadas y científicas” que incluían la descontaminación del terreno, y con la previa aprobación del ministro de Agricultura, Silvicultura y Pesca.

Además de marcar el itinerario hacia la apertura del mercado en Toyosu, Koike logró apaciguar a los detractores acérrimos del traslado, presentes tanto dentro como fuera de Tsukiji, al prometer que conservaría el lugar reconvirtiéndolo en un “parque temático gastronómico con funciones de mercado”. La gobernadora aseguró que, a pesar de llevar el mercado de pescado a Toyosu, los terrenos del antiguo Tsukiji no se venderían, sino que se seguirían utilizando y explotando como un “tesoro de Tokio”.

Cuando Koike visitó el mercado de Tsukiji anteriormente, se dirigió a los mayoristas enfatizando lo siguiente: “Tsukiji tiene una potencia de marca que raramente se ve en otros lugares del mundo, y es gracias a la pericia de todos ustedes (las personas relacionadas con el mercado). Han hecho historia con el espíritu de Tsukiji. Eso no puede borrarse de repente”. Zanjó el problema del traslado con un enfoque que presentaba a Toyosu y Tsukiji como “mercados hermanos”. Sin embargo, aquella promesa no parece haber sido más que un cuento de hadas destinado a desarmar la obstinada resistencia de los negocios que se negaban a abandonar Tsukiji.

Koike no solo esbozó la idea de reconstruir un mercado en Tsukiji, sino que prometió ayudar a los negocios sobre la premisa de conservar la función mercantil de la zona: “Los comerciantes de Tsukiji están convencidos de que sus negocios funcionan porque se hallan allí, y les ayudaremos cuando hayan de volver”. La gobernadora expresó además su voluntad de recuperar la confianza de los tokiotas, hablando del nuevo mercado en Toyosu y la reconversión del de Tsukiji en los términos siguientes: “Debatiremos difundiendo ampliamente la información y creando un espacio abierto para los negocios y los ciudadanos”.

El avance, todavía reciente, que Koike logró con el partido Tomin First no Kai (Los Tokiotas Primero) en las elecciones metropolitanas que se celebraron después de solucionar el problema del dudoso traslado del mercado de Tsukiji, fue lo que le permitió virar el rumbo del futuro de Tsukiji, cuya dirección actual dista mucho de la idea que se vendió en un principio a los negocios del mercado

Siguen las obras de desmantelamiento del mercado de Tsukiji. Fotografía tomada por el autor del artículo en marzo de 2019.
Siguen las obras de desmantelamiento del mercado de Tsukiji. Fotografía tomada por el autor del artículo en marzo de 2019.

Koike esquiva las críticas agarrándose a la promoción de la gastronomía

En otoño de 2017 el Gobierno Metropolitano reunió a un comité de expertos para debatir la elaboración de las directrices básicas para la reconversión de Tsukiji, pero no se incluyó a ningún negocio del mercado entre los miembros del comité. Un ejecutivo de una asociación de comerciantes de Tsukiji que ahora opera en Toyosu explica que su entidad solicitó participar en el comité, pero el Gobierno Metropolitano le denegó la petición y se limitó a asegurar que se les informaría de lo debatido en las reuniones.

Las reuniones de expertos, que se mantuvieron sin la representación de los negocios de Tsukiji, dieron como resultado, en mayo de 2018, la ambigua recomendación de “desarrollar Tsukiji y Toyosu de forma mutuamente viable”. Las directrices básicas que el Gobierno Metropolitano elaboró basándose en esa recomendación proyectan una reurbanización por fases de las 23 hectáreas del antiguo mercado, posterior a los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020. El plan de renovación hace hincapié en brindar una imagen avanzada e internacional de Tokio, aprovechando la cercanía de lugares como los jardines Hamarikyū y el río Sumida.

El texto también explicita la intención de “explotar adecuadamente los recursos históricos y culturales, así como la gastronomía, elemento importante para Tsukiji” y cierra la puerta a la posibilidad de restablecer un mercado de pescado en la zona, disponiendo que “el Gobierno Metropolitano no creará un nuevo mercado comercial en Tsukiji”.

El Partido Liberal Democrático condenó el portazo a la reconstrucción del mercado de Tsukiji y acusó a la gobernadora Koike de traición en la Asamblea Metropolitana. Un sector de los negocios trasladados a Toyosu expresaron también su descontento declarando que se sentían engañados por Koike. La gobernadora se mostró impermeable ante las críticas y defendió que, al declarar el traslado definitivo a Toyosu, solo había prometido “explotar la cultura gastronómica de Tsukiji” y que la política básica no había sufrido ninguna alteración.

Con todo, las empresas pesqueras y la mayoría de los negocios de Tsukiji no desean regresar a su antigua ubicación. Los comerciantes veteranos que, disipados los rumores sobre Toyosu, trabajan con ahínco en su nueva ubicación, aceptan que, ahora que todos los negocios se han trasladado allí, en Tsukiji no volverá a implantarse ningún mercado.

Mientras el futuro de Tsukiji sigue concretándose, será interesante ver cómo se explota esa cultura gastronómica a la que se refiere el Gobierno Metropolitano. La gastronomía de Tsukiji no consistía solo en comida de calidad y delicatesen. Tsukiji reunía una amplia variedad de productos marinos, de los más exclusivos a los más comunes, de pesca y de piscifactoría frescos y congelados, e incluso procesados, que los expertos comerciantes del mercado seleccionaban, preparaban y distribuían al resto del país. Personas y mercancías se entremezclaban para crear una cultura gastronómica cuya energía rebosaba el perímetro del mercado.

En el antiguo mercado de Tsukiji la mercancía llegaba de madrugada y se vendía en dinámicas subastas. Fotografía tomada por el autor del artículo.
En el antiguo mercado de Tsukiji la mercancía llegaba de madrugada y se vendía en dinámicas subastas. Fotografía tomada por el autor del artículo.

Preocupación en torno a un nuevo complejo turístico en Toyosu

Los quinientos negocios que siguen en el mercado exterior de Tsukiji, que acusan los efectos negativos del traslado a Toyosu, tienen muchas esperanzas en el protagonismo que el plan de reconversión de Tsukiji otorgará a la cultura gastronómica de la zona.

Muchos de estos negocios se quejan de que las ventas se han desplomado debido a la menor afluencia de visitantes y esperan que Tsukiji no se transforme solo en un centro internacional de conferencias, sino que renazca como nodo gastronómico y vuelva a tender una vía para la convivencia y la prosperidad colectiva. Con ello, además, Tsukiji ofrecería a los visitantes un atractivo gastronómico distinto al de antes.

Se han lanzado varias propuestas para la reorientación del antiguo mercado de Tsukiji, como convertirlo en un estadio deportivo o en un casino. Sin embargo, las dificultades para armonizar la coexistencia de Tsukiji y Toyosu podrían obstaculizar la ejecución del plan definitivo del Gobierno Metropolitano, incluso cuando este se apruebe.

En Toyosu se planea crear un nuevo complejo turístico llamado Senkyaku Banrai. La empresa que se encargaría de gestionar los restaurantes y las tiendas del lugar, Manyō Club (Odawara, Kanagawa), alberga un recelo cada vez mayor sobre la competencia que puede suponer Tsukiji como futuro centro gastronómico. Tras negociarlo con el Gobierno Metropolitano, Manyō Club ha aceptado esperar hasta después de las olimpiadas de 2020 para empezar la construcción de Senkyaku Banrai, pero podrían surgir nuevos conflictos en función de cómo evolucionen los plantes para Tsukiji.

Las dificultades se suceden una tras otra en el proyecto de reconversión de Tsukiji, cuyo porvenir sigue plagado de incertidumbre. Parece que el titánico proyecto del traslado del mercado a Toyosu está todavía lejos de llegar a su conclusión.

Terreno donde se ubicará el futuro complejo turístico Senkyaku Banrai, junto al mercado de pescado de Toyosu.
Terreno donde se ubicará el futuro complejo turístico Senkyaku Banrai, junto al mercado de pescado de Toyosu.

Fotografía del encabezado: El mercado exterior de Tsukiji abarrotado de visitantes que acuden a comprar a finales de año en 2018. (Jiji Press)

Tsukiji Toyosu Mercado de Tsukiji