Los golpes de calor aumentan súbitamente con las tórridas temperaturas de agosto

Salud Vida

En 2019 la temporada de lluvias se ha prolongado más de lo normal, y esto ha traído un aumento rápido de los golpes de calor en agosto, con el asalto de las altas temperaturas.

Datos reunidos por la Agencia de Control de Incendios y Desastres revelan que durante la semana del 5 al 11 de agosto se tuvo que trasladar de emergencia a 12.751 personas afectadas por golpes de calor. Aunque supone un descenso respecto a la semana anterior (del 29 de julio al 8 de agosto), en la que se trasladó a 18.347 personas, en dos semanas consecutivas la cifra de atendidos superó con holgura 10.000 personas. Este dato contrasta con las 5.664 personas atendidas durante la semana del 22 al 28 de julio, poco antes de finalizar la temporada de lluvias.

El 54,9 % de las personas trasladadas de urgencia por golpes de calor entre el 5 y el 11 de agosto eran personas de la tercera edad, y más del 40 % empezó a manifestar síntomas en el hogar, lo que revela la importancia de tomar precauciones también dentro de casa. Durante esa misma semana 23 personas fallecieron a causa del calor. La semana anterior a esa fueron 57 los muertos por esta causa.

Cuando el cuerpo de una persona se calienta, ese calor se expulsa a través de la transpiración (sudor) y el aumento de la temperatura de la piel. No obstante, si la temperatura corporal aumenta súbitamente o hay un alto grado de humedad y poco viento, este mecanismo regulador deja de funcionar y el calor queda atrapado dentro del cuerpo, lo que provoca un golpe de calor. Los principales síntomas son mareos, náuseas, cansancio y en los casos más graves puede provocar trastornos de la conciencia o convulsiones. 

La larga temporada de lluvias de 2019 provocó que en julio el clima continuase siendo inusualmente fresco. La Asociación Meteorológica de Japón estimó que la temporada de lluvias de este año en la región de Kantō-Kōshin’etsu se extendió hasta el 29 de julio, un mes más tarde que en 2018. Esto hizo que la temperatura media del mes de julio fuese de 24,1 grados, cuatro grados más fresca que la del año anterior. Sin embargo, en agosto la temperatura media aumentó hasta los 29,8 grados en Tokio. Más de 3.000 personas afectadas por los golpes de calor tuvieron que ser trasladadas en ambulancia a un hospital durante el 1 y el 2 de agosto en todo el país.

El sitio web del Ministerio del Medioambiente dedicado a la prevención de los golpes de calor aconseja que las personas que crean estar sufriendo los síntomas se refugien en un lugar más fresco, se desabrochen un poco la ropa, tomen suficiente líquido y sal, y descansen adecuadamente. Asimismo, en caso de que alguien no responda cuando se le habla debe llamarse a una ambulancia.

Fotografía del encabezado: PIXTA.

salud Calor