El monte Asama: en su más reciente gran erupción la lava desembocó en el océano Pacífico

Prevención de desastres Naturaleza

El monte Asama es uno de los volcanes más activos de Japón. Las erupciones que ocasionan grandes daños se presentan una vez cada cien o mil años. Estudiar los desastres causados por las potentes erupciones del pasado puede servir para la prevención en el futuro.

El 7 de agosto de 2019 se registró una erupción de baja magnitud en el monte Asama. La Agencia Meteorológica de Japón elevó el nivel de alerta de uno, es decir, que el volcán está activo, a tres, en el cual se restringe la entrada a cuatro kilómetros del cráter. Para el día 19 del mismo mes, la alerta había bajado a nivel dos, en el que se prohíbe el paso a la zona del cráter. Sin embargo, el día 25 volvió a presentarse otra explosión. A pesar de que esta serie de erupciones no ocasionaron importantes daños materiales ni humanos, es una buena oportunidad para conocer mejor este volcán.

El monte Asama es un volcán activo con una altitud de 2.568 metros. Se encuentra en los límites de Karuizawa, Odaita y Komoro, localidades de la prefectura de Nagano, y Naganohara y Tsumagoi, ambas en la prefectura de Gunma. El Asama está formado por tres volcanes: el monte Kurofu, que estuvo activo hasta hace unos 20.000 años, el monte Hotokeiwa, que presentó erupciones entre hace 10.000 y 20.000 años, y el monte Maekake que lleva activo 10.000 años. Desde el periodo Meiji (1868-1912) ha tenido continuas erupciones, y en algunas ocasiones la ceniza volcánica ha llegado hasta la zona metropolitana de Tokio, por lo cual la Agencia Meteorológica lo monitorea permanentemente. No obstante, en los últimos 200 años no ha tenido erupciones que hayan ocasionado grandes daños.

La más reciente gran explosión de este volcán se registró en 1783 y es conocida como la erupción de la era Tenmei. El volcán registró una gran actividad por casi 90 días, del 9 de mayo al 5 de agosto. Concretamente, las explosiones que se dieron a partir de finales de julio, han sido de las más desastrosas en la historia volcánica de Japón. El flujo piroclástico bajó por la ladera norte y quemó las localidades cercanas. La comunidad de Kanbara, ahora Tsumagoi, fue arrastrada por el flujo piroclástico que incluía piedras y lodo, cobrándose la vida de 477 personas, más del 80 % de sus habitantes. El flujo de tierra y rocas alcanzó el río Agatsuma y confluyó con el río Tone, lo que ocasionó graves inundaciones en la zona. El flujo continuó avanzando más de 200 kilómetros hasta desembocar en el océano Pacífico.

El saldo de la erupción de la era Tenmei fue de más de 1.600 personas muertas, contando las que perdieron la vida en las inundaciones. Además, se cree que el lecho del río Tone creció y se desbordó en repetidas ocasiones por varios años.

Acontecimientos de la erupción en la era Tenmei (1873)

9 de mayo Comienzan las erupciones. Sin daños importantes en mayo y junio.
17 de julio Gran erupción.
28 de julio Temblores perceptibles y caída de ceniza volcánica en Edo (ahora Tokio) a unos 200 kilómetros del monte.
2 de agosto Relámpagos volcánicos y expulsión de piedras volcánicas vuelven el monte Maekake en un mar incandescente.
4 de agosto Flujo piroclástico en la ladera norte. Como consecuencia de la caída de cenizas, el centro de la región de Kantō se oscurece incluso durante el día.
5 de agosto Una potente erupción expulsa una importante cantidad de lava y cenizas volcánicas. El flujo piroclástico arrastra la tierra y baja por la ladera norte hasta llegar al río Agatsuma, unos 10 kilómetros abajo. El flujo destroza las riberas del río y continúa bajando unos 70 kilómetros, arrastrando consigo casas hasta desembocar en el río Tone.
6 de agosto La erupción se detiene repentinamente.
9 de agosto El flujo de lodo volcánico que entra al río Tone inunda las localidades cercanas y llega hasta Inubōsaki (ciudad de Chōshi, prefectura de Chiba) hasta desembocar en el océano Pacífico.

Tabla elaborada por nippon.com con información de la Agencia Meteorológica de Japón, de la Oficina del Gabinete (Dirección de Desastres).

Las principales fuentes de este artículo son:

Sobre la erupción de la era Tenmei, “Registro histórico de la actividad volcánica del monte Asama”, de la Agencia Meteorológica de Japón y “Aprender de la historia de los desastres”, de la Dirección de Desastres de la Oficina del Gabinete.

Además, “La naturaleza del monte Asama” editado por la localidad de Karuizawa, prefectura de Nagano, Oficina de control de erosión del río Tone del Ministerio de Transporte, “Erupción volcánica del monte Asama año tres de la era Tenmei”, boletín del Centro Tecnológico de Control de Erosión y Deslizamientos de Tierra “sabo” vol. 110, y otra información relacionada de Gobiernos locales y asociaciones de turismo de la zona.

Fotografía del encabezado: sitio de internet de la Agencia Meteorológica de Japón, vista aérea desde el noroeste del cráter Kamayama del monte Asama, los montes del segundo plano pertenecen a la localidad de Karuizawa (tomada el 2 de noviembre de 2010 con la ayuda del grupo aéreo de la Fuerza Terrestre de Autodefensa del Este).

volcanes activos erupciones volcánicas