Japón es el único país desarrollado donde los matrimonios deben compartir el mismo apellido

Sociedad

En Japón se exige que los matrimonios compartan el mismo apellido. Quienes se oponen a que las parejas conserven sus apellidos de nacimiento afirman que se perdería la sensación de unidad familiar.

El artículo 750 del Código Civil de Japón estipula que los matrimonios deben tener el mismo apellido. Con excepción de los matrimonios entre japoneses y extranjeros, que tienen la posibilidad de conservar sus apellidos de nacimiento, el resto de las parejas debe elegir uno de los dos apellidos para poder ser reconocidas como un matrimonio bajo la ley.

Según el Código Civil, este puede ser el apellido de la mujer o del marido. Sin embargo, según el censo de la evolución demográfica de 2017, de los 606.866 matrimonios que se registraron en ese año, solo 25.049 parejas, o el 4,1 %, eligieron el apellido de la mujer. La realidad es que para las mujeres el matrimonio significa tener que cambiar de apellido.

El apellido compartido en los matrimonios tiene una historia relativamente corta en Japón. La población general comenzó a usar apellidos en el periodo Meiji (1868-1912). Este sistema de registro familiar se estableció con el objetivo de llevar un control de la recaudación de impuestos y el alistamiento en el ejército. Por aquel entonces, las mujeres conservaban sus apellidos de nacimiento incluso después del matrimonio. Sin embargo, en 1896, el Código Civil estableció que los matrimonios debían compartir el mismo apellido. En otras palabras, los matrimonios con el mismo apellido tienen apenas 120 años de historia.

La mayor presencia de las mujeres en la sociedad ha hecho surgir un estilo de vida en el cual los hombres comparten cada vez más en igualdad los quehaceres del hogar y la crianza. Esto también ha fortalecido la opinión de que exista la posibilidad de que las parejas conserven sus apellidos de nacimiento. Sin embargo, dentro del gobernante Partido Liberal Democrático (PLD) está enraizada la idea de que los apellidos diferentes difuminan la sensación de unidad familiar. Cuando en el debate entre los líderes de los partidos previo a las elecciones de la Cámara Alta en julio de 2019 se hizo la pregunta “¿Está de acuerdo con que los matrimonios puedan tener apellidos diferentes?”, de los líderes de los siete partidos que asistieron, solo el primer ministro Abe Shinzō no estuvo de acuerdo. Por otra parte, según el Ministerio de Justicia, Japón es el único país desarrollado que exige que los matrimonios compartan el mismo apellido.

Historia de los movimientos sociales relacionados con el apellido en los matrimonios en Japón

Periodo Edo (1603-1868) Los agricultores y población plebeya no tenían permitido usar un apellido. Las mujeres de familias de samuráis conservaban sus apellidos de nacimiento incluso después del matrimonio.
1870 (año 3 del periodo Meiji) Se permite que la población en general use apellidos.
1875 (año 8 del periodo Meiji) Se vuelve obligatorio el uso de apellidos. (Parte del control de la recaudación de impuestos y el alistamiento en el ejército)
1876 (año 9 del periodo Meiji) Se establece el principio de matrimonios con apellidos diferentes: es decir, las mujeres conservan su apellido de nacimiento.
1896 (año 31 del periodo Meiji) El antiguo Código Civil estipula que los matrimonios deben tener el mismo apellido.
1947 (año 22 de la era Shōwa) El actual Código Civil estipula que los matrimonios deben tener el mismo apellido. Se puede elegir entre el apellido del marido o el de la mujer.
1988 Una investigadora de una universidad nacional presenta una demanda para que se le permita usar su apellido de soltera en su trabajo. Pierde la querella en 1993, pero llega a un acuerdo en un tribunal superior en 1996.
1996 El Consejo Legislativo emite su opinión acerca de un plan de enmienda al Código Civil que permita la posibilidad de elegir los apellidos de nacimiento incluso después del matrimonio.
2001 Se permite que los trabajadores gubernamentales utilicen un alias.
2002 Se prepara una propuesta en el Ministerio de Justicia para que los matrimonios puedan tener apellidos diferentes, pero la oposición dentro del Partido Liberal Democrático (PLD) es tan fuerte que no llega a ser presentada.
2006 Se permite el uso de un alias junto al nombre oficial en el pasaporte.
2010 Se prepara una propuesta en el Ministerio de Justicia para que los matrimonios puedan tener apellidos diferentes, pero las discrepancias en la coalición gobernante de partidos impiden que sea presentada.
2011 Cinco personas presentan una demanda porque consideran que la disposición del Código Civil que estipula que los matrimonios deben tener el mismo apellido es inconstitucional. En 2015, el Tribunal Supremo sentencia que es constitucional ya que el apellido único en el matrimonio es algo que está arraigado en la sociedad y, por lo tanto, es racional que una familia comparta el mismo apellido.
2018 Aono Toshihisa, presidente de la empresa de software Cybozu presenta una demanda en la que exige una compensación al Estado por los inconvenientes que surgieron al utilizar su apellido de nacimiento en su trabajo después de casarse bajo el sistema legal del mismo apellido en el matrimonio. Para el registro de su matrimonio eligió el apellido de su mujer. En el año 2019 el Tribunal de Distrito de Tokio desestima su solicitud.

Tabla elaborada por nippon.com a partir de la información del sitio de internet del Ministerio de Justicia e informes de varias fuentes.

Según un censo familiar nacional que lleva a cabo cada cinco años el Instituto Nacional de Investigación de Población y Seguridad Social, en 2018, por primera vez desde que se llevan registros, más del 50 % de los encuestados contestó que está de acuerdo en que los matrimonios puedan elegir diferentes apellidos.

Foto de encabezado: PIXTA

matrimonio apellidos