Cada año se producen en Japón 5,5 mil millones de mascarillas desechables

Economía Salud

La venta de mascarillas desechables para combatir la alergia al polen ha generado un aumento del número de usuarios que las utilizan a modo de “buenos modales" o como "prevención". Actualmente se producen 5,5 mil millones de piezas al año.

A medida que el número de personas infectadas por la neumonía causada por el nuevo coronavirus se propaga por el mundo, la venta mascarillas para la prevención está aumentando rápidamente y las unidades se están agotando en las farmacias y otros puntos de venta.

En Japón, las mascarillas desechables de uso doméstico hechas de tela no tejida se comercializaron en la primera mitad de la década del 2000, cuando aumentó el número de pacientes de la alergia al polen. A diferencia del tipo de gasa tradicional que requiere lavado, como las mascarillas desechables son económicas y fáciles de usar se emplean por buena educación para no molestar a los demás con las salpicaduras de la tos y los estornudos, y cada vez más personas las usan diariamente para prevenir los resfriados y la gripe.

La producción de mascarillas está creciendo de forma constante, llegando a 5.538 millones de unidades en el año fiscal 2018. De estas, 4.284 millones fueron para uso doméstico.

Los fabricantes y los entes de la industria instan a un uso correcto de las mascarillas.

Cómo usar la mascarilla correctamente

  1. Se ajusta a la cara con la pinza nasal (el alambre que hay en la parte superior de la mascarilla)
  2. Se cubre bien desde la nariz hasta la parte inferior de la mandíbula.
    Si por la dificultad de respirar solo se cubre la boca y se saca la nariz, aunque la mascarilla tiene el efecto de suprimir las salpicaduras, no podrá prevenir la penetración de los virus.
  3. Se sujeta firmemente para que no quede ningún espacio en los laterales.

Las mascarillas para el polen tienen poco efecto contra los virus

Las partículas de polen miden entre las 20 y 30 micras, pero el tamaño de los virus es más pequeño, de 0,1 a 0,3 micras. Las mascarillas de polen no son muy efectivas para prevenir la penetración de los virus (Algunos productos disponibles en el mercado también se usan para el polen y los resfriados).

Las mascarillas de tipo desechable duran un día

Debido a que las bacterias se reproducen en el interior de la mascarilla, es necesario reemplazarla transcurrido un día de uso aproximadamente. Si se moja con la exhalación, o cuando se usa en un entorno con mucha gente, es mejor reemplazarla antes (Algunas mascarillas de tipo tridimensional de poliuretano se pueden lavar y usar repetidamente).

¡Mucho cuidado para prevenir cualquier infección hasta cuando se quita la mascarilla y se tira a la basura!

Debido a que existe la posibilidad de que un virus se haya adherido a la superficie de la mascarilla, retírela por la parte de la goma que la sujeta a las orejas. Poner una mascarilla usada en su bolsillo o bolso es lo mismo que cargar con los virus encima. Colóquela de inmediato en una bolsa de plástico y ciérrela, o tírela a un cubo de basura con tapa.

(En el documento oficial de la Asociación Japonesa de Industrias de Materiales Sanitarios se presentan consejos para la selección de las mascarillas)

Fotografía del encabezado: Departamento Editorial de nippon.com.

Gripe Mascarilla Alergia al polen