Seis parques nacionales de Hokkaidō que merece la pena visitar

Naturaleza

En Japón hay 34 parques nacionales, seis de ellos en la prefectura de Hokkaidō. Sus ricos ecosistemas y topografías particulares son tan solo algunos de los atractivos de los parques que le presentamos aquí.

1. Parque Nacional Rishiri-Rebun-Sarobetsu

Acantilado de la isla Rebun (Fotografía: Ministerio de Medioambiente.)
Acantilado de la isla Rebun (Fotografía: Ministerio de Medioambiente.

Verano en la isla Rishiri (Fotografía: Ministerio de Medioambiente.)
Verano en la isla Rishiri (Fotografía: Ministerio de Medioambiente.)

Este parque, el más septentrional de Japón, se enorgullece de contar con un sinfín de paisajes como montañas, acantilados, pantanos y dunas costeras. La montaña Rishiri, también conocida como el Fuji de Rishiri, tiene una admirable forma de cono, por lo que se puede disfrutar de rutas de senderismo únicas por un monte con el océano de fondo.

En la isla de Rebun hay flora de alta montaña muy valiosa, con ejemplos como las orquídeas de Rebun que se pueden observar en los campos de las planicies. En la parte oeste de la isla se puede disfrutar de precipicios y rocas de formas fantásticas además de impresionantes acantilados.

En los campos de Sarobetsu, sobre la turbera, se extiende uno de los mayores pantanos de gran altitud de Japón que es un lugar importante de enlace de migración para aves silvestres como los patos o los gansos.

(Designado el 20 de septiembre de 1974. Extensión: 24.166 hectáreas.)

2. Parque Nacional de Shiretoko

Los campos de Furepe en el invierno (Fotografía: Fundación Shiretoko.)
Los campos de Furepe en el invierno (Fotografía: Fundación Shiretoko.)

La cascada de Furepe, también conocida como “Lágrimas de doncella”. El agua de manantial que se filtra desde el acantilado llega directamente al mar (Fotografía: Fundación Shiretoko.)
La cascada de Furepe, también conocida como “Lágrimas de doncella”. El agua de manantial que se filtra desde el acantilado llega directamente al mar (Fotografía: Fundación Shiretoko.)

El topónimo de Shiretoko viene de “shiri etoku”, que en lengua ainu significa “el fin del mundo”, y es el extremo noreste de Japón. Los majestuosos paisajes empinados formados por la actividad volcánica y los hielos a la deriva, así como la riqueza de la flora y fauna silvestres, son característicos de la zona. Es el hábitat de mamíferos de grandes dimensiones como osos y orcas, además de muchas grandes aves de presa que están en peligro de extinción. Ellos son solo la punta de un rico ecosistema de animales silvestres que cohabitan. Se evaluó que se contaba con el sistema adecuado para protegerlos, por lo que en julio de 2005 fue designado Patrimonio Natural de la Humanidad.

El paisaje de los bosques vírgenes en los que están esparcidos algunos lagos fantásticos que reflejan en su superficie los profundos bosques colindantes y la cordillera de Shiretoko, se ha convertido en un panorama representativo y popular de la zona. (Ver la fotografía del encabezado)

(Designado el 1 de junio de 1964. Extensión: 30.863 hectáreas)

3. Parque Nacional Akan-Mashū

Onnetō, conocido como el lago sagrado, es un lago de 2,5 kilómetros de circunferencia que se encuentra en las faldas del monte Meakan. Dependiendo de la estación, el tiempo y la perspectiva sus aguas parecen azules, esmeralda o índigo.
Onnetō, conocido como el lago sagrado, es un lago de 2,5 kilómetros de circunferencia que se encuentra en las faldas del monte Meakan. Dependiendo de la estación, el tiempo y la perspectiva sus aguas parecen azules, esmeralda o índigo.

Paisaje invernal en la montaña Oakan.
Paisaje invernal en la montaña Oakan.

Este parque está formado principalmente por una topografía de tres calderas volcánicas, Akan, Kussharo y Mashū, creadas por la actividad del cinturón volcánico Chishima. Es valorado en todo el país por su topografía en la que coexisten volcanes y lagos en un espacio reducido. Gran parte de la extensión del parque tiene clima subártico y está cubierto por bosques naturales de coníferas por lo que parece inexplorado incluso si se lo compara con otros parques nacionales.

En la región de Akan se elevan serenamente los montes Oakan y Meakan, además están el lago Akan y otros, como el Onnetō, que dan una gran belleza al paisaje. En la región de Mashū está uno de los pocos lagos en el mundo que pueden presumir de su transparencia y a su alrededor se levantan montes y picos desde los que se puede tener una vista panorámica del lago Kussharo. Vale la pena ver los cambios de colores que nos regalan las diferentes estaciones del año.

(Designado el 4 de diciembre de 1934. Extensión: 91.413 hectáreas)

4. Parque Nacional de Kushiroshitsugen

Vista panorámica del atardecer en Kushiroshitsugen. (Pakutaso)
Vista panorámica del atardecer en Kushiroshitsugen. (Pakutaso)

El tren Norokko cruzando Kushiroshitsugen.
El tren Norokko cruzando Kushiroshitsugen.

Este parque está formado por el pantanal de Kushiro, el más grande del país, que entraña el río Kushiro que corre por la parte este de Hokkaidō y sus afluentes, y las colinas que lo rodean. La grulla, monumento natural especial de Japón, es tan solo uno de los preciados seres vivos que  habitan en esa zona.  

A partir de la era Meiji se pensaba que era un terreno inútil que no se podía explotar, pero con la escasez de alimentos que llegó tras la Segunda Guerra Mundial, estas tierras terminaron utilizándose para la agricultura y el establecimiento de ciudades, lo que provocó la deforestación y acabó con grandes extensiones de pantanal, haciendo además que la desertificación avanzase. Ante esta situación, los investigadores y protectores de la naturaleza de la zona han continuado el trabajo de recuperación de los pantanales. Como resultado de esta labor, la zona se convirtió en el primer pantanal de Japón registrado en la Convención de Ramsar en 1980 y siete años después fue designado parque nacional.

(Designado el 31 de julio de 1987. Extensión 28.788 hectáreas)

5. Parque Nacional de Daisetsuzan

El monte Asahi y el lago Kagami a principios de invierno. (Fotografía: Ministerio de Medioambiente)
El monte Asahi y el lago Kagami a principios de invierno. (Fotografía: Ministerio de Medioambiente)

Flora del monte Nipesotsu. (Fotografía: Ministerio de Medioambiente)
Flora del monte Nipesotsu. (Fotografía: Ministerio de Medioambiente)

El parque está situado en la parte central de Hokkaidō y está formado principalmente por la cordillera volcánica Daisetsu que alberga el monte Asahi (2.291 metros), el más alto de la prefectura. Además incluye el monte Tomuraushi y grandes montañas como las cordilleras de Tokachi e Ishikari y la zona conocida como el “techo de Hokkaidō”, que incluye las cuencas originales de los ríos Ishikari y Tokachi que representan a la prefectura.

Estas montañas tienen una altura media de 2.000 metros, pero debido a la latitud a la que se encuentran tienen un clima de alta montaña equivalente al de las montañas de cerca de 3.000 metros en el archipiélago de Honshū. En esta amplia zona de alta montaña se encuentra flora típica de Daisetsu como la Oxytropis japónica o la Latogis glauca, entre muchas otras. Esta región era conocida por los ainu como “kamui mintara” o “jardín donde juegan los dioses”. También habitan especies como los conejos silbadores y las mariposas Parnassius eversmanni, que se dice que sobreviven a los periodos gélidos, además de ser hábitat de los peces Salvelinus malma miyabei, especie propia del lago Shibetsu, entre otra fauna exótica.

(Designado el 4 de diciembre de 1934. Extensión: 226.764 hectáreas.)

6. Parque Nacional de Shikotsu-Tōya

El lago Shikotsu. (Fotografía: Ciudad de Chitose)
El lago Shikotsu. (Fotografía: Ciudad de Chitose)

El lago Tōya en invierno. (Fotografía: localidad de Tōya)
El lago Tōya en invierno. (Fotografía: localidad de Tōya)

Los atractivos principales de este parque son los lagos Shikotsu y Tōya además de una diversidad de topografía volcánica y volcanes como los montes Usu, Yōtei y Tarumae. También hay aguas termales y salidas de sulfuro que le dan una imagen infernal. Debido a su alta actividad volcánica es considerado un museo de volcanes vivos. El lago Shikotsu es el segundo más profundo de Japón, y el que se sitúa en la zona más septentrional que no se congela.

Se puede llegar fácilmente desde el centro de la ciudad de Sapporo o desde el aeropuerto de Chitose. Además, es un ejemplo de la vitalidad de los lugares turísticos de aguas termales en Hokkaidō, tales como Noboribetsu, el lago Tōya y Jōzankei.

(Designado el 16 de mayo de 1949. Extensión: 99.473 hectáreas.)

Nota: Japón tiene un territorio reducido, lo que complica que el total de las tierras de los parques nacionales sean utilizadas de manera exclusiva. Muchos de ellos incluyen propiedad privada y hay personas que habitan en esas zonas. La industria y la sociedad conviven y se intenta tener un balance en la protección y administración de la naturaleza.

Fotografía de encabezado: verano en la cordillera de Shiretoko. (Fundación Shiretoko)

Hokkaido Naturaleza Parque Nacional