‘Sazae-san’ y ‘Chibi Maruko-chan’, dos series de animación queridas por los japoneses

Anime Cultura

Las series de dibujos animados Sazae-san y Chibi Maruko-chan retratan el modelo familiar en Japón. Se emiten desde hace muchísimos años todos los domingos por la tarde. De hecho, la primera de ellas figura en el Libro Guinness de los Récords.

Dibujos animados queridos por el pueblo japonés

Podría decirse que no hay nadie en Japón que no conozca las series de dibujos animados Sazae-san y Chibi Maruko-chan. Esta última se emite cada domingo a partir de las 6 de la tarde, con dos episodios cortos por día, mientras que la primera de ellas empieza media hora más tarde y cuenta con un capítulo más. Ambas duran media hora en total. Chibi Maruko-chan lleva emitiéndose más de treinta años; en octubre de 2019, Sazae-san cumplirá medio siglo en antena.

Las dos series tienen en común el ser un retrato del día a día de los hogares japoneses y de la vida escolar. En ellas no suele haber grandes incidentes, sino que simplemente se cuenta la rutina de una familia de a pie. A menudo, podemos ver a los personajes en el salón —con tatami—, sentados alrededor de una mesa, el fiel reflejo de una familia feliz. Sin duda alguna, ambos programas son representativos de la parrilla dominical; siempre se emiten a la misma hora. 

Sazae-san, la serie de dibujos animados de todo el mundo que más tiempo lleva en antena

De izquierda a derecha, el marido, Masuo; Sazae; la hermana menor, Wakame; la mascota de la familia, un gato de nombre Tama; detrás, el hermano menor, Katsuo; delante, el hijo de Sazae, Tarao; la madre, Fune, y el padre, Namihei. Imagen cortesía del Museo de Arte Hasegawa Machiko.
De izquierda a derecha, el marido, Masuo; Sazae; la hermana menor, Wakame; la mascota de la familia, un gato de nombre Tama; detrás, el hermano menor, Katsuo; delante, el hijo de Sazae, Tarao; la madre, Fune, y el padre, Namihei. Imagen cortesía del Museo de Arte Hasegawa Machiko.

La obra original, de cuatro viñetas, es de Hasegawa Machiko, la primera dibujante de manga femenina de Japón. Su publicación data de 1946, mientras que la serie de dibujos animados no llegaría hasta octubre de 1969; en octubre de 2019, se cumplen cincuenta años de la primera emisión. En 2014, alcanzó el récord mundial como la serie de televisión con más años en antena de todo el mundo, de ahí que figure en el Libro Guinness de los Récords.

El título de la serie hace referencia a su protagonista, Fuguta Sazae, y sazae, a su vez, es el nombre de un molusco (Turbo cornutus). De hecho, los nombres de todos los personajes guardan relación con el mar. Aparecen dos familias emparentadas, los Isono y los Fuguta. La primera de ellas la conforman los padres de Sazae, Namihei y Fune; su hermano menor, Katsuo, y su hermana menor, Wakame. La segunda es la resultante del matrimonio entre Sazae y Masuo, que tienen un hijo, Tarao. A estas seis personas hay que añadir la mascota de la familia, un gato de nombre Tama.

Además de Sazae, que es una persona despistada, y de su familia, aparecen en la serie algunos vecinos y parientes, así como los compañeros de clase de Katsuo, que tiene mucha labia y enseguida se exalta. Esta gran familia de tres generaciones convive en la misma casa —una vivienda tradicional de una sola planta—, motivo que se aduce a veces para explicar el éxito de la serie entre personas de todas las edades. La sintonía sigue siendo la misma que cuando se emitió por primera vez y empieza con un verso en el que se describe a Sazae como una persona jovial que va descalza detrás de un gato maldito que lleva un pescado en la boca.

Mōnai Setsuo, de Eiken, el estudio de animación encargado de Sazae-san, tiene claro el motivo por el cual la serie lleva cincuenta años en antena: la prioridad es hacer algo divertido. “Todos los días ocurren muchas cosas nuevas, así que las exprimimos para hacer nuestros dibujos. Lo que queríamos es que la gente sintiera ternura y alegría al ver la serie”, cuenta Mōnai. En los capítulos, se intercalan con esmero episodios representativos de la cultura japonesa, como la gastronomía y las compras, con ocasiones especiales y elementos típicos de las cuatro estaciones. En uno de los tres episodios cortos que se emiten semanalmente, no puede faltar el contenido estacional.

El manga original se dibujó entre 1945 y 1980, de ahí que el contenido de los episodios que se emiten a día de hoy se adapte a nuestra época. En aquel entonces, los trabajadores se jubilaban a los 55 años, pero ahora son cada vez más las empresas que lo retrasan hasta los 65. Además, en el hogar en el que se centra la serie hay dos amas de casa —Sazae y su madre, Fune—, algo que dista mucho de la realidad actual. Sin embargo, según Mōnai, las relaciones entre los amigos, los hermanos y los padres y los hijos siguen siendo las mismas. “Eso es lo que queremos preservar”, señala.

Hasegawa Machiko vivía en Sakurashinmachi, en el distrito tokiota de Setagaya. Es allí donde se encuentra el museo de arte dedicado a su figura, en el que se exhiben dibujos originales y maquetas de la casa. Desde el 26 de diciembre de 2019 hasta el 13 de abril de 2020, permanecerá cerrado por obras.

Estatuas de las familias Isono y Fuguta, de la serie Sazae-san, frente a la estación de Sakurashinmachi (línea Tōkyu Denʼen-toshi).
Estatuas de las familias Isono y Fuguta, de la serie Sazae-san, frente a la estación de Sakurashinmachi (línea Tōkyu Denʼen-toshi).

Chibi Maruko-chan, el día a día en el colegio y las discusiones entre padres e hijos

La obra original es un manga de Sakura Momoko publicado en una revista en 1986. La autora, nacida en la ciudad de Shimizu —distrito en la actualidad—, en la prefectura de Shizouka, se inspiró en su infancia (1974-1975) para crear la historia de una niña de tercer curso de primaria y contar de forma cómica el día a día de la pequeña, su familia, sus compañeros de clase y la gente de su barrio. El nombre de la protagonista, Chibi Maruko, tiene su origen en su baja estatura (chibi), su cara redonda (maru) y en que es una niña (ko). Es, además, el apodo de la creadora. La serie de animación se emite desde 1990 todos los domingos a las 6 de la tarde; hay quienes la consideran la Sazae-san de la era Heisei (1989-2019). Si comparamos ambas, Chibi Maruko-chan tiene cierto componente sarcástico que hace reír al espectador, algo más propio de la época actual.

La familia de la protagonista está formada por seis personas de tres generaciones. El abuelo, Tomozō; la abuela, Kotake; el padre, Hiroshi; la madre, Sumire, y la hermana mayor, Sakiko. Maruko es una niña que va a lo suyo y es un poco vaga, pero es muy curiosa, alegre y optimista. Además, es muy amable e incapaz de hacer la vista gorda ante quienes se encuentran en apuros. Se lleva especialmente bien con su abuelo; le gustan el flan y las hamburguesas sin pan y detesta el nattō (granos de soja fermentados).

De izquierda a derecha, el padre, Hiroshi; la hermana mayor, Sakiko; la madre, Sumire; Maruko; la abuela, Kotake, y el abuelo, Tomozō. Créditos: ©Sakura Production/ Nihon Animation.
De izquierda a derecha, el padre, Hiroshi; la hermana mayor, Sakiko; la madre, Sumire; Maruko; la abuela, Kotake, y el abuelo, Tomozō. Créditos: ©Sakura Production/ Nihon Animation.

Chibi Maruko va a clase con su mejor amiga, Tama-chan, que lleva gafas y trenzas; con Hanawa Kazuhiko, un niño rico y presumido; con Maruo Sueo, delegado de la clase; con Fujiki Shigeru, un muchacho de carácter sombrío, y con Nagasawa Kimio, un chico perverso. Los personajes de la serie son variados, y esta es un fiel reflejo del día a día. Su sintonía, el tema Odoru Ponpokorin, se ha convertido en todo un éxito, con 1.644.000 copias vendidas del sencillo (a agosto de 2018).

Según Takagi Jun, director de Chibi Maruko-chan, gran parte del éxito de la serie a lo largo de todos estos años se debe a que Maruko tiene una personalidad común y cercana. “No es cuestión de hacer una clasificación, pero podríamos decir que es una chica normal, que incluso se sitúa por debajo de lo que sería normal. Y creo que esto es lo que hace que sea popular entre el público: no es una heroína, sino una persona cercana a la que podemos ver sin preocupación alguna. Me parece que ahí reside la esencia del humor de Sakura Momoko, y eso no cansa”, cuenta Takagi en un artículo de Mynavi News.

A 10 minutos en autobús desde la estación de JR de Shimizu, se encuentra Chibi Maruko-chan Land, un espacio en el que los visitantes se pueden adentrar en el mundo de la protagonista de la serie.

Créditos: ©Sakura Production/ Nihon Animation.
Créditos: ©Sakura Production/ Nihon Animation.

La misma sintonía a la misma hora cada semana

Chibi Maruko-chan y Sazae-san empiezan todos los domingos a la misma hora de la tarde, cuando las familias suelen preparar la cena pronto, tras haber dejado listo todo lo necesario para el día siguiente. Ese momento marca el final de un fin de semana de diversión y el comienzo, el lunes, de la escuela y el trabajo, por lo que la vuelta a la realidad puede causarnos tristeza. Sin embargo, la sintonía de ambas series y los personajes alegres y familiares que las protagonizan sirven para arrancarnos una sonrisa. Ver que ellos se enfrentan al día a día con toda la naturalidad del mundo nos anima.

Museo de Arte Hasegawa Machiko

  • Dirección: 1-30-6 Sakurashinmachi, Setagaya, Tokio
  • Tel.: 03-3701-8766
  • Horario: de 10 a 17:30 (se puede entrar hasta las 17:00). Cerrado los lunes, o el martes en caso de que el lunes coincida con un día festivo nacional. También cierra en Año Nuevo y para reorganizar la colección.
  • Entrada: adultos, 600 yenes; estudiantes de universidad y de bachillerato, 500 yenes; estudiantes de secundaria básica y de primaria, 400 yenes. Acceso limitado para personas en silla de ruedas.
  • Cómo llegar: a unos siete minutos a pie desde la estación Sakurashinmachi (línea Tōkyu Denʼen-toshi)
  • Sitio web: https://www.hasegawamachiko.jp/ (en japonés)

Chibi Maruko-chan Land

  • Dirección: S‐Pulse Dream Plaza 3F, 13-15 Irifune-cho, Shimizu-ku, Shizuoka
  • Tel.: 054-354-3360 (S‐Pulse Dream Plaza)
  • Horario: de 10 a 20 (se puede entrar hasta las 19:30). Abierto todo el año.
  • Entrada: adultos, 600 yenes; niños, 400 yenes.
  • Cómo llegar: a 10 minutos en autobús desde la estación de JR de Shimizu. El autobús es gratuito.
  • Sitio web: http://www.Chibi Marukochan-land.com/ (en japonés y chino)

Imagen del encabezado: a la izquierda, los personajes de Sazae-san. A la derecha, los de Chibi Maruko-chan. Créditos: Museo de Arte Hasegawa Machiko y Sakura Production/ Nihon Animation, respectivamente.

(Traducción al español del original en japonés)

anime manga television