Un año para Tokio 2020: problemas por resolver

Los preparativos para el peor calor posible en Tokio 2020

Tokio 2020

El verano de 2018 fue asfixiante en Tokio, hasta el punto de que llegara a ser peligroso salir a la calle. ¿Qué medidas se prevén para combatir el calor durante las próximas olimpiadas, que tendrán lugar en pleno verano de 2020?

Ventajas e inconvenientes de empezar a punta de día

Los registros atestiguan que el día del maratón de las olimpiadas de Estocolmo 1912 la temperatura alcanzó los 32 grados a la sombra. La carrera empezó a las 13:48, cuando el calor apretaba más fuerte. El corredor japonés Kanakuri Shisō se desmayó en plena carrera y tuvieron que asistirlo. El portugués Francisco Lázaro fue llevado al hospital y falleció al día siguiente; fue el primer atleta que murió en una competición olímpica. Treinta y cuatro de los sesenta y ocho participantes terminaron abandonando la carrera antes de llegar a la meta en aquella ocasión.

Han pasado más de cien años desde Estocolmo. En previsión del calor, la prueba del maratón de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020 se ha adelantado una hora, de las 7:00 iniciales a las 6:00, mientras que los 50 kilómetros marcha masculina se han adelantado 30 minutos, a las 5:30, y los 20 kilómetros marcha una hora, a las 6:00.

¿Cómo cambian las condiciones de las competiciones al adelantar la hora de inicio? Se lo preguntamos a Asada Kazuo, encargado de asistir a los atletas olímpicos como miembro del equipo de meteorología deportiva de la empresa Weathernews.

“La temperatura media de la capital en verano ronda los 30 grados. Durante el día se llegará a los 33 grados. A partir de la media de los últimos diez años, se prevé que la temperatura cuando empiece el maratón, a las 6 de la mañana, será de unos 27 grados. Sin embargo, como la temperatura y la humedad son inversamente proporcionales, al adelantar la carrera una hora la temperatura disminuirá siete décimas de grado, pero a cambio la humedad ascenderá entre un 3 y un 4 %”, comenta Asada.

“Los factores que contribuyen a provocar los golpes de calor son principalmente la temperatura, la humedad y la luz solar directa. La ventaja de adelantar el inicio de las pruebas es que se reduce el tiempo de exposición a la luz solar. Sin embargo, para los atletas que no aguantan bien la humedad, empezar antes puede ser incluso más desventajoso”.

Para salir a competir de madrugada, los atletas deben empezar a prepararse por la noche:

“Dificulta mucho la preparación física. Como la mayoría de los atletas alcanzan su pico de rendimiento por la tarde, al empezar de buena mañana, estarán compitiendo 7 u 8 horas antes de su mejor momento del día. Por eso puede que los deportistas procedentes de otras zonas horarias sean los que tengan el ritmo biológico mejor adaptado para las pruebas. Además de prepararse para el calor, es importante que los atletas japoneses ajusten su ritmo con antelación para competir de buena mañana”.

Dos grados de diferencia entre sol y sombra en el maratón

En los Juegos Asiáticos que tuvieron lugar en Yakarta a partir del 18 de agosto de 2018, el equipo de meteorología deportiva al que Asada pertenece colaboró con la Asociación Japonesa de Federaciones Atléticas para facilitar los datos meteorológicos a los corredores de maratón y marchistas. La temperatura y la humedad de Tokio durante las olimpiadas serán muy similares a las de Yakarta durante los Juegos Asiáticos.

“Indonesia fue como una simulación de Tokio 2020. Acompañamos a los atletas, estudiamos las condiciones del recorrido y les ofrecimos la información meteorológica que registramos. Las temperaturas en Yakarta durante aquellos días se movían en torno a los 30 grados. Al empezar los 50 kilómetros marcha a las 6 de la mañana, la carrera se completó antes de alcanzarse la temperatura máxima del día; aun así, al llegar a la meta ya había unos 32 o 33 grados y muchos atletas se habían retirado por el camino. El corredor japonés Katsuki Hayato logró el oro en esas condiciones tan duras”.

Asada Kazuo, de la empresa de información meteorológica Weathernews. (Fotografía: Imamura Takuma)
Asada Kazuo, de la empresa de información meteorológica Weathernews. (Fotografía: Imamura Takuma)

El estudio y las mediciones del recorrido de las carreras se hizo tomando vídeos y fotografías en coche, tanto en el caso de los Juegos Asiáticos como de las olimpiadas de Tokio 2020:

“Al ser por carretera, los atletas no pueden probar el recorrido hasta el día de la competición. Por eso elaboramos mapas para saber dónde tocará el sol y dónde la sombra, y recopilamos datos de la temperatura en cada tramo del recorrido”.

“En el lugar de salida del maratón de Tokio 2020, por ejemplo, un día de calor extremo del verano de 2018, la temperatura a las 7 de la mañana era de 31,7 grados, con una humedad del 70 %. A las 9, en el kilómetro 35, la temperatura había subido hasta los 36 grados y la humedad había disminuido al 50 %. La diferencia entre sol y sombra era de casi dos grados. Por eso es mejor que los atletas vayan por la sombra siempre que sea posible”.

Asada habla así del índice de calor WBGT, creado para prevenir los golpes de calor: “En las mediciones del recorrido del maratón que hicimos en verano de 2018, empezamos a las 7 de la mañana. Pasadas las 7:25, a partir del kilómetro 8, el índice WBGT superó los 28 grados hasta el final del recorrido, excepto en los tramos cubiertos por la sombra de los edificios”.

El WBGT es un índice de calor que se obtiene a partir de datos ambientales como la temperatura, la humedad, la luz solar y la radiación. El riesgo de sufrir golpes de calor se dispara al superar los 28 grados WBGT. Según el Ministerio de Medioambiente, en 2018 Tokio tuvo 27 días en julio y 25 en agosto en que se superaron los 28 grados WBGT. En ambos meses hubo 20 días en que se llegó a 31 grados WBGT o más, una cifra notablemente elevada en comparación con otras grandes ciudades del país.

Posibilidad de tifones y lluvias torrenciales

El calor no es el único motivo de preocupación de cara a la celebración de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020: también existe la posibilidad de sufrir tifones y lluvias torrenciales. Dos tifones alcanzaron Japón en agosto de 2018. El 30 de septiembre, el acercamiento del tifón número 24 —que no llegó a descargar sobre la capital—provocó la interrupción de todas las líneas de la compañía JR en la zona metropolitana a partir de las 8 de la tarde, y la disrupción de los servicios continuó hasta la mañana del día siguiente. El tifón también ocasionó daños como el corte de carreteras y vías a causa de árboles caídos o el derrumbe de establecimientos comerciales.

“Conocemos la ruta de los tifones, así que es fácil hacer previsiones. A veces pueden prolongarse, pero lo normal es que el punto álgido dure unas seis horas. Es posible que la llegada de un tifón afecte alguna de las competiciones, pero nuestras previsiones son fiables y creo que podremos facilitar información adecuada sobre la llegada y la duración del tifón para que los atletas puedan prepararse debidamente”, apunta Asada.

Según los datos de Weathernews, en 2018 la incidencia de lluvias torrenciales en todo el país fue baja en comparación con los cuatro años anteriores. Aun así, en las lluvias del 27 de agosto en Tokio cayeron casi diez mil relámpagos, en el distrito de Setagaya se registraron intensas precipitaciones de 110 milímetros en una hora, y los fuertes vientos tumbaron árboles en toda la zona entre el distrito de Nerima y el de Suginami. ¿Qué hay de estos fenómenos urbanos, como las lluvias torrenciales o los vientos que soplan entre edificios altos?

“Estamos desarrollando, en colaboración con la Universidad de Tsukuba, un modelo para medir la meteorología de la capital en franjas de 5 metros. Se trata de un proyecto muy innovador por su precisión, ya que normalmente las mediciones se efectúan en franjas de 1 kilómetro, como mucho. Hemos comparado la diferencia entre las previsiones que realizamos para verano de 2018 y los datos meteorológicos que recopilamos ese mismo verano con drones, cruzados con otras variables como la altura de los edificios.

Este verano haremos un estudio similar, pero con más precisión. Con ello nos proponemos pasar de ofrecer información general sobre Tokio a facilitar a atletas y espectadores información detallada por calles.”

Conviene prepararse para lo peor

El verano de 2018 pasará a la historia por sus temperaturas caniculares. El 23 de julio, en la ciudad de Ōme, se registraron temperaturas de más de 40 grados; fue la primera vez de la que se tiene constancia de haber superado los 40 grados en la prefectura de Tokio. Los datos del Ministerio de Interior revelan que durante el mes de agosto, solo en dicha prefectura, 2.768 personas tuvieron que ser transportadas en ambulancia, víctimas de un golpe de calor.

“Las medidas para evitar golpes de calor que más nos preocupan no son las destinadas a los atletas, que son profesionales preparados, sino las de los espectadores y los voluntarios. Con la información por tramos de cinco metros que he mencionado antes, podemos asesorar incluso a los que vean la maratón desde los puntos con más sombra. Los sombreros son efectivos, pero lo mejor para evitar los golpes de calor son las sombrillas”, explica Asada.

El Gobierno de Tokio está considerando adoptar medidas para combatir el calor, como colocar rociadores de agua y tendales en el camino entre las instalaciones deportivas y las estaciones de tren más cercanas, difundir información para la prevención de los golpes de calor y distribuir abanicos y gorros. En los actos de prueba que se llevarán a cabo este verano, se realizarán simulaciones y verificaciones. En cuanto a los voluntarios de la ciudad —llamados City Cast—, se prevé que descansen durante la mitad de las cinco horas de trabajo de cada jornada.

Recientemente la gobernadora de Tokio, Koike Yuriko, anunció un nuevo modelo de gorro de tipo sombrilla para combatir el calor. En la reunión periódica del 31 de mayo, Koike declaró que las medidas contra el calor serían “de alta y baja tecnología” y que “la mejor medida de baja tecnología es echar agua en el suelo”.

Prototipo de gorro sombrilla diseñado para protegerse del calor en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020. Tomada el 24 de mayo de 2019 en la sede del Gobierno de Tokio. (Jiji Press)
Prototipo de gorro sombrilla diseñado para protegerse del calor en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020. Tomada el 24 de mayo de 2019 en la sede del Gobierno de Tokio. (Jiji Press)

Para los voluntarios de las competiciones —a los que se llama Field Cast—, gestionados por el comité organizador, se barajan medidas como limitar el tiempo de trabajo en el exterior y crear zonas refrigeradas y zonas de descanso cubiertas. El comité organizador también contempla permitir a los espectadores entrar con botellas de bebida, algo que hasta ahora se prohibía.

Asada aconseja prever la peor situación posible para hacer frente al calor durante las olimpiadas de Tokio. Tendremos que mantenernos informados y tomar todas las precauciones necesarias.

Reportaje y redacción: Kuwahara Rika, Editorial de Power News.

Fotografía del encabezado: Maruo Satoshi (primero por la derecha) agarra una botella de agua durante la prueba de los 50 kilómetros marcha en los Juegos Asiáticos de Yakarta, que se celebraron en condiciones meteorológicas similares a las que se darán en las olimpiadas de Tokio 2020. Tomada el 30 de agosto de 2018. (Jiji Press)

Tokio 2020 Calor