Japoneses que aspiran al oro olímpico

Aspirantes al oro olímpico: Ōsaka Naomi, la campeona mundial de tenis que rebosa carisma

Tokio 2020

La tenista Ōsaka Naomi ha conquistado al público de todo el mundo con su rostro expresivo, sus gestos entrañables y su gran corazón. De origen japonés y norteamericano, el otoño pasado renunció a la nacionalidad estadounidense para quedarse con la japonesa, y este año aspira al oro en las olimpiadas de Tokio.

Ōsaka Naomi nació en 1997 en Osaka, de un padre estadounidense haitiano y una madre japonesa. A los tres años se trasladó a Estados Unidos y en 2013 empezó su carrera como tenista profesional. Escaló rápidamente hasta la cima del tenis femenino gracias a sus potentes golpes. En su primer Open estadounidense, en 2018, derrotó a Serena Williams —veterana con 23 títulos de Grand Slam a sus espaldas—, convirtiéndose así en la primera persona de origen japonés en ganar un torneo individual del Grand Slam.

En la final de aquel torneo, Williams recibió repetidas advertencias por sus enérgicas protestas al árbitro y perdió los papeles. El público estaba de parte de la reina estadounidense, que jugaba su primer gran título después de dar a luz a su hija, y Ōsaka, de solo 20 años, quedó relegada al papel de la enemiga. Con todo, la japonesa se ganó al público cuando, en una entrega de premios de lo más amargo, declaró “Sé que todos apoyaban a Serena. Siento que haya tenido que acabar así”. Ante aquella muestra de humildad, los abucheos de las gradas cejaron y dieron paso a una ovación.

Ōsaka siguió cosechando triunfos después de aquel primer gran torneo. En el Abierto de Australia de enero de 2019, logró la segunda victoria consecutiva en un torneo del Grand Slam y se convirtió en la primera persona de origen asiático en alcanzar el primer puesto de la clasificación mundial en la categoría individual. Posteriormente cambió un par de veces de entrenador y ahora atraviesa una mala racha, pero cabe pensar que solo se trata de un impasse en el proceso para mejorar su juego.

Ōsaka destaca también por el carisma que destila al hablar. Los medios de comunicación buscan con avidez sus declaraciones y sus admiradores las esperan con ilusión. En el Abierto de Estados Unidos provocó risas abriendo con el sobado chiste de “Todos los que nacen en Osaka se apellidan Ōsaka” y respondió con franqueza “Quisiera comer tonkatsu, katsudon, katsukarē y, de postre, helado de té verde”.

Ōsaka Naomi siempre sonríe durante las ruedas de prensa. (Imagen: Jiji Press)
Ōsaka Naomi siempre sonríe durante las ruedas de prensa. (Imagen: Jiji Press)

En el Abierto de Australia de 2019, Ōsaka hizo gala de su peculiar forma de hablar al declarar “Antes tenía la mentalidad de una niña de 3 años, pero ahora que mejoro día a día y que he ganado este torneo, debo de tener la de una niña de 5”. Cuando perdió el Abierto de Australia de este año, dio a entender claramente que todavía está evolucionando como tenista afirmando que todavía no tiene la mentalidad de una reina.

En 1988, cuando el Comité Olímpico Internacional decidió cambiar de rumbo y hacer lo posible para atraer a los deportistas profesionales, el tenis volvió a convertirse en disciplina olímpica, tras sesenta y cuatro años excluido de la gran competición mundial. En los Juegos Olímpicos de Amberes en 1920, en que solo compitieron deportistas aficionados, Japón había logrado dos medallas de tenis: Kumagai Ichiya ganó dos platas, una en la categoría individual masculina y otra en dobles, junto a Kashio Seiichirō. Tras la reintroducción de la disciplina en las olimpiadas, Nishikori Kei consiguió el bronce en la categoría individual masculina en Rio 2016. Se espera que Ōsaka Naomi gane el preciado oro en Tokio 2020.

Ōsaka Naomi en pleno derechazo. (Imagen: Jiji Press)
Ōsaka Naomi en pleno derechazo. (Imagen: Jiji Press)

Fotografía del encabezado: Ōsaka Naomi tiene un revés muy potente. (Imagen: Jiji Press)

deporte Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020 Osaka Naomi