“Ayudémonos mutuamente”: una señal curiosa en una Kobe repleta de cuestas

Sociedad

En las calles de la ciudad de Kobe se encuentran insólitas señales informativas con las palabras “Ayudémonos mutuamente”. Se trata de un pictograma azul que muestra a una persona empujando una silla de ruedas en una empinada cuesta. Una investigación reveló que, de hecho, la ciudad de Kobe las instaló hace 20 años y otros municipios han seguido el mismo ejemplo.

De acuerdo con la Oficina de Construcción de la ciudad de Kobe, estas señales están situadas en un total de cuatro lugares: Hontamon, en el distrito de Tarumi; Nishi-ochiai, en el distrito de Suma; y Kitanagasa-dōri y Yamamoto-dōri, en el distrito de Chūō. Básicamente, están destinadas a pendientes largas con una inclinación del 5 % o más o a pendientes pronunciadas con una inclinación superior al 8 %. Además de estas señales, hay una indicación en el pavimento de la pendiente al este del Centro Médico de Kobe, en el distrito de Suma, aunque la pendiente en esa calle no alcanza el criterio de inclinación.

El desencadenante de su instalación fue la promulgación en el año 2000 de la Ley de Eliminación de Barreras en el Transporte (fusionada con la Ley de Eliminación de Barreras en 2006), que abarca el transporte público. Antes, el acceso sin barreras se concentraba en los edificios, pero la nueva legislación propició la instalación de ascensores en las estaciones de tren y una serie de rampas en las carreteras.

Al mismo tiempo, la ciudad comenzó a instalar señales de “ayuda mutua” en 2002. Un funcionario del Departamento de Ingeniería Vial de la ciudad explica que fue hace 20 años y que desconoce los detalles de cómo ocurrió, pero que la iniciativa está relacionada con la topografía de la ciudad, donde se encuentra la cordillera de Rokkō.

El objetivo era promover la “eliminación de barreras mentales” en una ciudad con tantas cuestas. “La intención es que anime a más gente a hablar y ayudar a los usuarios de silla de ruedas”, dice el funcionario. Se han instalado en zonas donde es especialmente difícil realizar obras debido a la topografía, y su instalación ha aumentado de forma gradual.

El ayuntamiento explicó que se han visto señales similares en otras localidades, como por ejemplo el distrito de Bunkyō en Tokio, conocido también por albergar numerosas cuestas, donde se instalaron en tres lugares a partir de 2018 tomando el ejemplo de la ciudad de Kobe.

Sin embargo, a diferencia de la mayoría de las señales de tráfico, el mensaje que albergan estas otras señales no es de cumplimiento obligatorio y solo fomenta la cooperación. Veinte años después de su instalación, aún no parecen ser del todo eficaces.

Al observar la situación en las inmediaciones de la estación JR Motomachi (distrito de Chūō, Kobe), se comprobó que pocas personas parecían dirigían la vista a una de estas señales allí instalada. Un trabajador autónomo de 39 años que pasaba por allí comentó: “Creo que la mayoría de la gente no lo sabe. Si se enseña un poco sobre el significado de la señal, creo que más personas se fijarán”.

Mikitani Takeshi, de 62 años, presidente de una empresa y usuario de una ruedas desde que sufrió un infarto cerebral hace nueve años, también revela que aún nadie se le ha acercado para ayudarle en una zona señalizada. Él mismo fundó una empresa de desarrollo de sistemas informáticos en 2006. También está trabajando en la elaboración de un mapa para los usuarios de silla de ruedas que muestre los ascensores cercanos a las estaciones de tren de la ciudad, así como las carreteras de fácil acceso.

Otra persona que se paró a apreciar la señal opinó: “Para que el espíritu y la cultura de la ayuda mutua arraiguen, deberíamos enseñar esta señal en las escuelas primarias y secundarias y pedir que se promueva su uso de forma amplia y continua”.

Artículo y fotografías de Saitō Homare.
Fotografía del encabezado: Señal de fomento de la ayuda mutua en la pendiente Kitanagasa-dōri 4, del distrito de Chūō de la ciudad de Kobe.
©copyright kobeshinbun

(Traducido al español del original en japonés.)

Kobe accesibilidad Kobe Shimbun