Un miembro de la federación de karate dimitirá por las acusaciones de agresión a una deportista

Deporte

Se espera que Uekusa compita en los Juegos de Tokio del próximo verano, aplazados a causa del coronavirus. AFP
Se espera que Uekusa compita en los Juegos de Tokio del próximo verano, aplazados a causa del coronavirus. AFP

Tokio | AFP

Un directivo de la federación de karate de Japón dijo a un periódico local que dimitirá después de haber sido acusado de agredir a una deportista que competirá en los Juegos de Tokio.

Kagawa Masao, director técnico de la Federación de Karatedo de Japón, explicó al diario Nikkan Sports que dimitirá debido a que hirió a la excampeona mundial Uekusa Ayumi durante un entrenamiento.

Uekusa asegura que Kagawa le golpeó en la cara con una espada de bambú y le acusa de abuso, alegando que le gritaba y amonestaba con frecuencia sobre cuestiones de su vida privada.

La deportista, que competirá en la categoría de Kumite individual femenina de más de 61 kg en el debut olímpico del karate el próximo verano, presentó una queja a la federación sobre estos abusos.

Tanto Uekusa como Kagawa testificaron ante la comisión de ética la semana pasada, y la federación descubrió que la deportista había sido herida en un ojo a causa de los métodos de entrenamiento “muy peligrosos” del director técnico.

La federación dijo en un comunicado que tomará una decisión sobre el castigo que impondrá, aunque Kagawa les habría informado ya de su intención de renunciar como director técnico y miembro de la comisión ejecutiva.

“Asumo toda la responsabilidad”, dijo Kagawa a Nikkan Sports el martes.

“Renunciaré a todos mis cargos en la Federación de Karatedo de Japón para poder solucionar este asunto cuanto antes”, afirmó.

Kagawa admitió utilizar una espada de bambú como parte de su entrenamiento con el objetivo de forzarla a esquivar sus golpes y estocadas.

El director técnico aseguró que nunca tuvo intención de herir adrede a la deportista, pero asumió su responsabilidad por la “ruptura de la confianza”.

Uekusa, campeona mundial en 2016, acusa a Kagawa de dañar su autoestima y hacer que fuera incapaz de entrenar debido al estrés.

“Ver a mi entrenador se convirtió en algo difícil, llorar desconsoladamente de camino al dojo pasó a ser parte de mi vida diaria”, escribió Uekusa en su blog el 28 de marzo.

“Entrenar era algo tan sofocante que sufrí estrés psicológico y hubo ocasiones en las que no pude ir y me quedé en casa sin más.”

Este es el último escándalo de abuso de poder (pawahara) que afecta al deporte japonés después de que la federación de lucha del país se disculpara en 2018 ante la cuatro veces campeona olímpica Ichō Kaori, que denunció haber sufrido acoso.

La Federación de Karatedo de Japón no respondió a la solicitud de declaraciones el miércoles.

amk/sah/oho

© Agence France-Presse

Karate Abuso AFP