El karate entra en los Juegos con esperanzas de causar alto impacto

Deporte Tokio 2020

Estudiantes practican karate en la escuela de Kenkojuku Budokan en el área de Hachioji de Tokio, el 12 de junio de 2021. AFP
Estudiantes practican karate en la escuela de Kenkojuku Budokan en el área de Hachioji de Tokio, el 12 de junio de 2021. AFP

Tokio, Japón | AFP

por Andrew MCKIRDY

Con la exitosa serie ‘Cobra Kai’ o el famoso actor Chuck Norris lanzando patadas, el karate es ampliamente conocido en todo el mundo, aunque los practicantes del arte marcial japonés esperan que los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 puedan atraer a una audiencia aún más vasta, en su primera aparición olímpica.  

Después de décadas de campaña, el karate finalmente se abre paso en el escenario olímpico este verano boreal como uno de los cuatro deportes que hacen su debut en los Juegos.  

Sin embargo, la decisión del Comité Olímpico Internacional (COI) de retirarlo del programa de los Juegos de París 2024 significa que esta disciplina sólo tendrá una oportunidad para causar impacto.  

En Japón, lugar de nacimiento del arte marcial de las patadas altas y los golpes duros, los practicantes jóvenes y también mayores quieren que el deporte deje una impresión duradera en los espectadores de todo el mundo.  

“Veo a los atletas que van a estar en los Juegos Olímpicos y creo que son geniales”, dijo a la AFP Yusei Iwa, de 9 años, en un dojo de karate de Tokio, después de realizar una serie de ejercicios de calentamiento alrededor de 30 compañeros.  

“Que el karate se haya convertido en deporte olímpico significa que muchas personas aprenderán sobre su cultura e historia, y descubrirán qué tiene de bueno”, añadió.  

El karate llegó al Japón continental desde las islas del sur de Okinawa a principios del siglo XX y rápidamente se hizo popular como una forma de autodefensa.  

Pero su verdadera esencia va mucho más allá de dar puñetazos y patadas, convirtiéndose en parte de la vida cotidiana de quienes lo practican.  

“No es necesario usar equipo de karate para practicar”, explicó Yukimitsu Ono, de 72 años, quien ha estado practicando este deporte durante unos 55 años.  

“Cuando hablo por teléfono, me pongo sobre una pierna. Cuando estoy cortando algo en la cocina, estoy con las piernas abiertas y reforzadas. Se ha vuelto natural para mí”, graficó el hombre.  

El karate olímpico se divide en dos competiciones: kumite y kata.  

El kumite involucra a dos luchadores que intentan golpearse entre sí en combates de hasta tres minutos, mientras que el kata ve a los deportistas efectuar movimientos coreográficos para que los jueces hagan apuntes.  

Las autoridades de karate han estado presionando para que el deporte se incluya en los Juegos Olímpicos desde la década de 1970, y los deportistas que participan en Tokio 2020 están finalmente emocionados por poder participar.  

“Resulta significativo que la primera vez que el karate se presenta en los Juegos Olímpicos sea en Tokio”, dijo Mayumi Someya, quien representará a Japón en la prueba femenina de kumite de 61 kg.  

“Creo que es importante que transmitamos el atractivo del kárate cuando estemos en los Juegos”, acotó.

Estudiantes practican karate en la escuela de Kenkojuku Budokan en el área de Hachioji de Tokio, el 12 de junio de 2021. AFP
Estudiantes practican karate en la escuela de Kenkojuku Budokan en el área de Hachioji de Tokio, el 12 de junio de 2021. AFP

Duro golpe a su imagen

Sin embargo, la imagen de karate recibió un duro golpe a principios de este año, cuando un funcionario japonés se vio obligado a renunciar a su cargo después de ser acusado de intimidar a la excampeona mundial Ayumi Uekusa.  

La karateca, quien competirá en Tokio 2020, dijo que Masao Kagawa la golpeó en la cara con una espada de bambú mientras entrenaba, dejándola con un ojo morado.  

Pero la afición del karate insiste en que el deporte se ha vuelto mucho más seguro a lo largo de los años y espera que los Juegos puedan ayudarlo a deshacerse de esa imagen bélica.  

“Antes de que el karate entrara en los Juegos, los padres solían inscribir a sus hijos porque querían endurecerlos, a niños que eran callados o que lloraban mucho”, sostuvo Tomokatsu Okano, dueño de una cadena de dojos de kárate en Japón.  

“Hoy en día, ha evolucionado y los niños quieren practicarlo como deporte”, agregó.  

Okano refuerza los beneficios no deportivos del kárate, insistiendo en que “llena los espacios vacíos que dejan las escuelas”.  

“Queremos enseñarles cosas que puedan usar en su vida diaria”, detalló.  

La Federación Mundial de Karate ha simplificado las reglas de competencia previas a los Juegos de Tokio, pero a Okano le preocupa que aún sean demasiado complicadas para los espectadores casuales.  

“Cualquiera que esté mirando debe poder decir por sí mismo quién ganó y quién perdió”, expresó.  

La fiebre olímpica está creciendo entre sus aprendices, que calientan saltando conos y caminando en puntillas de pie sobre postes de madera en sus pequeños dojos.  

“Me gustaría competir en los Juegos y hacerme famoso”, lanzó Yua Nose, de 11 años. “Pero también me gustaría mostrarles a todos lo duro que he trabajado y lo fuerte que me he vuelto”, concluyó.

Ficha sobre el karate, disciplina olímpica en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. AFP
Ficha sobre el karate, disciplina olímpica en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. AFP

amk/sah/gv/psr

© Agence France-Presse

Tokio 2020 AFP