Hassan da primer paso hacia el triplete, Puerto Rico festeja con Camacho-Quinn

Deporte Tokio 2020

La puertorriqueña Jasmine Camacho-Quinn posa con su oro olímpico por los 100 metros vallas de Tokio-2020 el 2 de agosto de 2021. AFP
La puertorriqueña Jasmine Camacho-Quinn posa con su oro olímpico por los 100 metros vallas de Tokio-2020 el 2 de agosto de 2021. AFP

Tokio, Japón | AFP

por Diego REINARES

La neerlandesa Sifan Hassan cumplió su primera misión en busca de su triple reto olímpico de los Juegos de Tokio-2020 al proclamarse campeona con autoridad en los 5.000 metros, este lunes, donde otra de las protagonistas fue la puertorriqueña Jasmine Camacho-Quinn, coronada en los 100 metros vallas.

Hassan era la protagonista esperada del día y no decepcionó. Fue muy superior a sus rivales y ganó todavía más confianza antes de afrontar en el resto de la semana el desafío de triunfar igualmente en 1.500 y 10.000 metros.

Sobre la pista mojada por la lluvia del estadio Olímpico de Tokio, Hassan ganó con un crono de 14 minutos, 36 segundos y 79 centésimas, liderando un podio en el que la keniana Hellen Obiri (14:38.36) fue plata y la etíope Gudaf Tsegay (14:38.87) se colgó la medalla de bronce.

“Me entrego al máximo siempre, sea en carrera o en el entrenamiento. Estaba muy cansada. No sé de dónde he sacado esta energía”, explicó Hassan (28 años) tras su primer oro tokiota.

Estos Juegos Olímpicos son los segundos para Sifan Hassan pero los primeros desde que se ha convertido en una estrella. En Rio-2016 cayó en las series de 800 metros y fue quinta en los 1.500 metros.

En Mundiales sí tuvo una cosecha mas positiva, especialmente con el doblete de oros 1.500-10.000 metros en Doha-2019. A ello suma dos bronces, en 5.000 metros en Londres-2017 y en 1.500 metros en Pekín-2015.

A Hassan le quedan en principio tres carreras en Tokio-2020 (semifinales de 1.500 metros el miércoles, final de esa prueba el viernes y final de 10.000 metros el sábado).

Si consigue el triplete se convertiría en una de las grandes protagonistas de estos Juegos Olímpicos y culminaría una historia de superación personal desde que llegó en 2008 a Países Bajos como refugiada.

Su figura en el atletismo se ha visto marcada por las sospechas desde la suspensión de su exentrenador cubano-estadounidense Alberto Salazar en 2019 por “incitación al dopaje”. Hassan nunca ha dado positivo ni se ha visto directamente implicada en ningún caso.

El lunes fue especialmente histórico para Puerto Rico y para Jasmine Camacho-Quinn, que culminó una participación espectacular desde las series y venció con un crono de 12 segundos y 37 centésimas, por delante de la plusmarquista mundial estadounidense Kendra Harrison (12.52), plata, y de la jamaicana Megan Tapper (12.55), bronce.

Es el segundo oro olímpico para Puerto Rico, después del logrado por la tenista Mónica Puig en Rio-2016. En total son ahora nueve metales los conseguidos por los boricuas en unos Juegos.

“Para un país tan pequeño, esto da esperanza a la gente. Estoy feliz por ser la persona que lo ha logrado. Estoy realmente contenta. Todo es posible”, comentó la nueva campeona.

La holandesa Sifan Hassan, durante la final olímpica de los 5.000 metros que ganó en Tokio-2020 el 2 de agosto de 2021. AFP
La holandesa Sifan Hassan, durante la final olímpica de los 5.000 metros que ganó en Tokio-2020 el 2 de agosto de 2021. AFP

Ficha de la atleta puertorriqueña Jasmine Camacho-Quinn que ganó la medalla de oro en la final de los 100 metros vallas en los Juegos Olímpicos de Tokio, el 2 de agosto de 2021. AFP
Ficha de la atleta puertorriqueña Jasmine Camacho-Quinn que ganó la medalla de oro en la final de los 100 metros vallas en los Juegos Olímpicos de Tokio, el 2 de agosto de 2021. AFP

Medallas cubanas amargas

En el resto de finales de atletismo de este lunes, Cuba tenía altas aspiraciones y consiguió tres metales pero con cierto sabor amargo.

En el salto largo, el griego Miltiadis Tentoglou consiguió el oro con su último intento, llegando a 8,41 metros y adelantando ‘in extremis’ en la clasificación a los cubanos Juan Miguel Echevarría (8,41 m) y Maykel Massó (8,21 m), que se quedaron con la plata y el bronce.

Pese a que Tentoglou y Echevarría tenían la misma distancia, 8,41 metros, la primera posición en la clasificación fue para el griego por el desempate entre sus dos segundos mejores saltos (8,15 m contra 8,09 m).

“No es lo que esperaba, no es el resultado que esperaba, pero en todo caso es un premio que es bienvenido”, explicó Echevarría.

También apuntaba alto Yaimé Pérez, la campeona mundial de lanzamiento de disco, pero la santiaguera se quedó con el bronce (65,72 metros), superada por la estadounidense Valarie Allman (68,98 m, oro) y por la alemana Kristin Pudenz (66,86 m, plata).

En los 3.000 metros obstáculos se coronó el marroquí Soufiane El Bakkali (8:08.90), que superó al etíope Lamecha Girma (8:10.38, plata), y el keniano Benjamin Kigen (8:11.45, bronce).

El Bakkali es el primer campeón olímpico marroquí desde el doblete 1.500-5.000 del también atleta Hicham El Guerrouj en Atenas-2004.

Los cubanos Juan Miguel Echevarría (izq) y Maykel Massó, durante la final de salto de longitud de los Juegos Olímpicos, el 2 de agosto de 2021 en Tokio. AFP
Los cubanos Juan Miguel Echevarría (izq) y Maykel Massó, durante la final de salto de longitud de los Juegos Olímpicos, el 2 de agosto de 2021 en Tokio. AFP

dr/psr

© Agence France-Presse

Tokio 2020 AFP