Biles vence “demonios” con un bronce en gimnasia y en atletismo comienza “una nueva era”

Deporte Tokio 2020

La gimnasta estadounidense Simone Biles ejecuta su ejercicio durante la final de barra de equilibrio de los Juegos Olímpicos, el 3 de agosto de 2021 en Tokio. AFP
La gimnasta estadounidense Simone Biles ejecuta su ejercicio durante la final de barra de equilibrio de los Juegos Olímpicos, el 3 de agosto de 2021 en Tokio. AFP

Tokio, Japón | AFP

por Manuel CABELLO DUJO

La estrella de la gimnasia Simone Biles logró derrotar los “demonios en la cabeza” que le habían impedido competir hasta ahora y se colgó un bronce en barra de equilibrio en una jornada olímpica que vivió un momento apoteósico con el récord del mundo del noruego Karsten Warholm en el 400 m vallas.

En el último día de competición en el Centro Gimnástico Ariake llegó el momento que todo el mundo esperaba: la reaparición de Biles.

“Lo hice por mí y estoy orgullosa de haber sido capaz de competir una vez más”, dijo Biles a los periodistas, una vez superados aparentemente sus problemas de angustia y participar en la última final olímpica.

“Somos seres humanos, no sólo atracciones, y pasan cosas por detrás de las que la gente no tiene ni idea”, añadió, precisando que también había perdido a su tía hace dos días.

El bronce endulza la dura semana de Biles, desde que la estrella más esperada de estos Juegos se retirara en la final del concurso general por equipos por sus “demonios en la cabeza” que le provocaron falta de confianza para competir.

En esta última jornada de la gimnasia en Tokio-2020 se llevaron los últimos oros la china Guan Chenchen (barra de equilibrio), su compatriota Xou Jingyuan (barras paralelas) y el japonés Daiki Hashimoto (barra fija).

La gimnasta estadounidense Simone Biles muestra su medalla de bronce en el podio de la barra de equilibrio de los Juegos Olímpicos, el 3 de agosto de 2021 en Tokio. AFP
La gimnasta estadounidense Simone Biles muestra su medalla de bronce en el podio de la barra de equilibrio de los Juegos Olímpicos, el 3 de agosto de 2021 en Tokio. AFP

Luis Scola también dijo adiós tras perder Argentina contra Australia por 95-79 en otro de los cuartos de final. AFP
Luis Scola también dijo adiós tras perder Argentina contra Australia por 95-79 en otro de los cuartos de final. AFP

Primer atleta que baja de los 46 segundos

El otro gran momento de esta jornada se vivió en el Estadio Olímpico con la final de los 400 m vallas, en la que Warholm pulverizó su propio récord del mundo, rebajándolo en 76 centésimas, para convertirse en el primer atleta que baja de los 46 segundos en esa prueba (45.94).

“Pensaba en esto día y noche, en obtener esta medalla para mi colección. No he tocado ni una valla y he sido incluso capaz de reacelerar en el final. Ha sido algo enorme, es histórico”, celebró Warholm tras su récord.

“Estamos ante una nueva era, la del renacer de los 400 metros vallas. Creo que vamos a vivir nuevas carreras como esta en el futuro”, añadió el noruego que el pasado 1 de julio ya había corrido la distancia en 46.70, batiendo la marca que tenía Kevin Johnson desde Barcelona-1992 (46.78).

Pero no solo el nórdico impresionó, sino que los otros dos corredores en el podio, el estadounidense Rai Benjamin (46.17) y el brasileño (46.72) Alison dos Santos, establecieron la tercera y la cuarta mejor marca de la historia.

También en atletismo y tras ganar el 100 m, la jamaicana Elaine Thomson-Hera hizo doblete con el 200 m y repitió el resultado de Rio-2016.

Y, sin sorpresa, el sueco Armand Duplantis se colgó en oro en salto con garrocha con un concurso sin fallo que detuvo en 6,02 m, pero no pudo batir su propia plusmarca (6,16 m), errando en sus tres intentos en 6,19. En esta prueba, el brasileño Thiago Braz, campeón olímpico en Rio-2016, fue tercero.

El sueco Armand Duplantis en Tokio, Japón, el 3 de agosto de 2021. AFP
El sueco Armand Duplantis en Tokio, Japón, el 3 de agosto de 2021. AFP

España y Brasil por el oro en fútbol

Brasil y España se impusieron con muchas dificultades a México (4-1 en penales) y a Japón (1-0 en la prórroga), respectivamente, y disputarán la final del torneo masculino de fútbol el próximo sábado en Yokohama.

Para España, la desilusión llegó con la derrota frente al ‘Team USA’ (95-81), lo que significa el final de la era más dorada del baloncesto español, ya que tras el partido los hermanos Pau y Marc Gasol anunciaron su adiós a la selección.

La de los Gasol no fue la única despedida. Luis Scola también dijo adiós tras perder Argentina contra Australia por 95-79 en otro de los cuartos de final.

“Fue un golpe bajo, estaba esperando terminar el partido... Estoy un poco golpeado emocionalmente. Estábamos todos viviendo una situación muy especial. Haber visto a los rivales, a los periodistas, a los árbitros, me golpeó un poco”, señaló el jugador de 41 años y cinco Juegos Olímpicos, tras ser sustituido a falta de un minuto y recibir un homenaje de compañeros, rivales y árbitros.

mcd/psr

© Agence France-Presse

Tokio 2020 AFP