Pichardo regala a Portugal un oro con acento cubano en triple salto

Deporte Tokio 2020

Pedro Pablo Pichardo despliega una bandera portuguesa mientras celebra su medalla de oro en el triple salto masculino de los Juegos Olímpicos, el 5 de agosto de 2021 en Tokio. AFP
Pedro Pablo Pichardo despliega una bandera portuguesa mientras celebra su medalla de oro en el triple salto masculino de los Juegos Olímpicos, el 5 de agosto de 2021 en Tokio. AFP

Tokio, Japón | AFP

Pedro Pablo Pichardo, nacido en Cuba pero que representa a Portugal desde 2019, consiguió el mayor éxito de su carrera deportiva al proclamarse campeón olímpico en el triple salto, este jueves en Tokio.

Pichardo, de 28 años, llegó hasta 17,98 metros y estableció un nuevo récord de Portugal, superando en el podio de la prueba al chino Zhu Yaming (17,57 metros) y al burkinés Hugues-Fabrice Zango (17,47 metros).

En ausencia por una lesión del dominador de la disciplina, el estadounidense Christian Taylor, dos veces campeón olímpico y cuatro veces campeón del mundo, Pichardo aprovechó para subir por fin al escalón más alto del podio.

“Siempre ha sido uno de mis sueños poder conseguir el oro olímpico. He estado haciendo esto (el triple salto) desde que tenía seis años. Siento una gran felicidad y todavía tengo muchos sueños por cumplir”, comentó Pichardo tras su gran actuación en el estadio Olímpico tokiota.

“Ha sido una competición muy buena, muy dura. Todos estuvieron muy fuertes, así que eso hace que me sepa todavía mejor haber ganado esta medalla de oro”, afirmó.

El triplista, nacionalizado portugués en 2017 y autorizado a competir en grandes eventos por el país europeo desde dos años más tarde, consiguió cuando competía con Cuba dos medallas de plata mundiales, en Moscú-2013 y Pekín-2015.

Ya representando a Portugal, Pichardo se quedó cuarto hace dos años en el Mundial de Doha.

Primera medalla de Burkina Faso

La mejor marca de Pichardo sigue siendo la conseguida en 2015 en La Habana con 18,08 metros, lo que le convierte en el cuarto hombre que más lejos ha llegado en el triple salto.

En los Juegos Olímpicos, Pichardo participaba por primera vez después de perderse en el último momento la edición de Rio-2016 debido a una lesión mal curada en opinión de los médicos cubanos, algo que terminó de convencerle para su salida de la isla y la búsqueda de un nuevo futuro en Europa.

En la final olímpica de Tokio-2020 participaba también el cubano Cristian Nápoles, que con 16,63 metros quedó en décima posición entre los doce participantes.

Por su parte, Zango, pupilo del excampeón mundial francés de triple salto Teddy Tamgho, consiguió a sus 28 años la primera medalla olímpica de la historia de Burkina Faso.

“Es perfecto para Burkina Faso porque es el día de la independencia de mi país y he conseguido la primera medalla para mi país. Es algo muy bueno e histórico para mi país”, explicó.

“No es la medalla que quería, pero es algo bueno para Burkina Faso porque es histórico. En Burkina Faso están muy contentos, todos están felices. Creo que me prepararán una gran fiesta cuando vuelva”, aseguró.

El triple salto de Tokio-2020 ha hablado español. Si Pichardo se ha coronado en la prueba masculina, en la femenina la campeona fue la venezolana Yulimar Rojas, la gran favorita, que consiguió además batir un récord del mundo al alcanzar 15,67 metros, superando en 17 centímetros la vieja plusmarca de la ucraniana Inessa Kravets, que estaba en pie desde 1995.

Pedro Pablo Pichardo cae en el foso de arena durante la final de triple salto masculino de los Juegos Olímpicos, el 5 de agosto de 2021 en Tokio. AFP
Pedro Pablo Pichardo cae en el foso de arena durante la final de triple salto masculino de los Juegos Olímpicos, el 5 de agosto de 2021 en Tokio. AFP

kn-dr/psr

© Agence France-Presse

Tokio 2020 AFP