Canadá amarga a Suecia en los penales y se baña en oro en fútbol femenino

Deporte Tokio 2020

La guardameta canadiense Stephanie Labbe se zambulle para salvar un penal durante la tanda de definición de la final de fútbol femenino de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en el Estadio Internacional de Yokohama, en Yokohama, el 6 de agosto de 2021. AFP
La guardameta canadiense Stephanie Labbe se zambulle para salvar un penal durante la tanda de definición de la final de fútbol femenino de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en el Estadio Internacional de Yokohama, en Yokohama, el 6 de agosto de 2021. AFP

Yokohama, Japón | AFP

Canadá se consagró campeón olímpico en el torneo de fútbol femenino de Tokio-2020 al derrotar por 3-2 en los penales a Suecia, este viernes en Yokohama tras 1-1 en los 120 minutos de juego, colgándose su primera medalla de oro de la historia y de paso celebró su primer título grande.

Las suecas, que habían caído en la final de Rio-2016 frente a Alemania, anotaron por intermedio de Stina Blackstenius (34), tras un desborde por derecha de Kosovare Asllani. Jessie Fleming, volante del Chelsea, marcó para Canadá de penal (67), antes de que llegase la lotería de los penales.

En esa definición, para Canadá convirtió Fleming, Deanne Rose, Julia Grosso, mientras que le atajaron a Ashley Lawrence y Adriana Leon, y falló Vanessa Gilles. Pero las escandinavas estuvieron más erráticas: marcaron solo Nathalie Bjorn y Olivia Schough y erraron Asllani y la capitana Caroline Seger—que pudo marcar el gol del título—y le atajaron a Anna Anvegard y Jonna Andersson.

Las canadienses lideradas por la veterana Christine Sinclair suben a lo más alto del podio olímpico, tras los bronces de Londres-2012 y Rio-2016.

En Canadá, Quinn, mediocampista, fue la primera deportista transgénero que se cuelga una medalla olímpica en toda la historia de los Juegos.

Las suecas, número cinco mundiales, tuvieron las chances más claras y también el oro al alcance de la mano con el penal que erró Seger, además de haber mostrado un camino más estable hasta la final con cinco victorias seguidas: 3-0 a Estados Unidos, 4-2 a Australia y 2-0 a Nueva Zelanda en fase de grupos, para luego imponerse 3-1 a Japón en cuartos y 1-0 a Australia en semifinales.

En cambio, las canadienses habían tenido un derrotero más dubitativo. En su zona pasó como segundo, al igualar 1-1 ante Japón y Gran Bretaña y vencer 2-1 a Chile. Ya en cuartos, venció a Brasil 4-3 por penales tras 0-0 y luego en semifinales quebró a Estados Unidos (1-0), rompiendo todos los pronósticos.

Suecia dejó pasar unas chances de oro

Bajo la conducción de la capitana escandinava Seger, de 36 años, manejando la medular y el ritmo del partido con su distribución, Suecia fue superior en los primeros 45 minutos, fue arrinconando el rival y terminó sacando ventaja con esa jugada rápida y precisa que definió desde el corazón del área Blackstenius con un derechazo.

En la segunda parte, las canadienses salieron a buscar el empate pero sin demasiadas ideas, hasta que un centro desde la izquierda lo pescó Sinclair anticipando y la defensora Amanda Ilestedt se la tragó. El penal fue marcado tras confirmación del VAR y Fleming lo cambió por gol con un derechazo a la derecha de la arquera, que voló hacia el otro palo.

Minutos después, la misma Fleming casi marca el gol de la victoria con un derechazo apenas desviado por arriba del travesaño (69). Ese aviso pareció despertar a Suecia, que volvió a tomar las riendas del encuentro.

Fridolina Rolfo desvió al primer palo un remate que pudo romper la paridad en la recta final del partido, aunque la más clara fue la de la ingresada Lina Hurtig cuando remató con el arco vacío y una defensa canadiense la rechazó en la línea.

Ya en la prórroga el partido se vivió con mucha tensión y el cansancio se notaba en todas las jugadoras, que se prestaban la pelota y cometían muchos errores no forzados.

Un cabezazo de Hurting levantó la banca escandinava, pero salió apenas desviado, a falta de diez para los penales. Y cuando el partido se moría, otra vez la delantera sueca le erró al arco desde una posición inmejorable en el corazón del área chica.

En los penales, Suecia pagó caro la falta de puntería. Canadá se llevó el premio grande por no haber bajado los brazos nunca a lo largo de todo el torneo.

gv/psr

© Agence France-Presse

Tokio 2020 AFP