El brasileño Hebert Conceição, el ‘noble guerrero’ dorado de Mandela

Deporte Tokio 2020

El boxeador brasileño Hebert Conceição, el 7 de agosto de 2021 en Tokio, Japón. AFP
El boxeador brasileño Hebert Conceição, el 7 de agosto de 2021 en Tokio, Japón. AFP

Sao Paulo, Brasil | AFP

por Luján Scarpinelli

“Negro de alma ligera, noble guerrero, negro luchador”... La letra y melodía de la canción en homenaje a Nelson Mandela guiaron al boxeador brasileño Hebert Conceição por los cuadriláteros de Tokio hasta la medalla dorada en los Juegos Olímpicos de Tokio-2020. 

La canción de la banda bahiana Olodum dedicada al líder sudafricano volvió a inspirar al púgil de 23 años en su ingreso al ring de la arena de Kokugikan, sede del boxeo en la capital japonesa. 

Ante unos pocos presentes, y muchos más acompañándolo a distancia en la madrugada brasileña, luchó cuerpo a cuerpo por la consagración en la categoría de hasta 75 kilos contra el ucraniano Oleksandr Khyzhniak.

Hasta allí avanzó para teñir de dorado la presea garantizada con su victoria en los cuartos de final al kazajo Abiljan Amankul. Después del fallo que le dio esa victoria, se señaló el pecho y gritó: “Soy medallista olímpico. ¡Lo merezco, carajo!”.  

Pero Luiz Dórea, reconocido entrenador de púgiles y de peleadores de artes marciales mixtas que lo guió en sus primeros años, lo animó a no conformarse con lo alcanzado. 

“Todavía no terminó: ¡aún tienes que convertir ese bronce en oro!”, le dijo en una discusión por teléfono en la que intentó aplacar su alegría para impulsarlo, según dijo al portal UOL.

Hebert Conceição tomó sus palabras como aliento y siguió avanzando al dejar en el camino a Gleb Bakshi en una victoria en semifinales con sabor a revancha: dos años antes el competidor ruso lo había derrotado en la misma instancia camino a su coronación en el Mundial de boxeo amateur de Ekaterimburgo, Rusia. 

En ese certamen, el brasileño obtuvo un celebrado bronce, una de las preseas que acumula en su corta carrera desde que se sumó en 2017 al seleccionado verdeamarelo. Al año siguiente se colgó un metal del mismo color en los Suramericanos de Cochabamba, en Bolivia, y en 2019 obtuvo una plata en los Panamericanos de Lima.

Tras el fallo que le dio el pase a la última pelea de las justas miró a la cámara y gritó lo que pareció un mantra: “Cree en tu potencial, trabaja y no pases por encima de nadie que las cosas suceden”.

Y ese credo lo aplicó también en la final, en la que Khyzhniak, campeón mundial en 2017, parecía tener la pelea ganada tras los dos primeros asaltos, pero el brasileño tumbó al ucraniano en el último ‘round’ para cambiar la plata por el oro.

Fruto de su tierra

Antes de calzarse los guantes, Conceição probó con el fútbol, el jiu-jitsu y la capoeira. “Siempre fui un muchacho deportista”, contó. Fue tal vez su tierra natal la que le marcó el destino en el cuadrilátero, donde se destaca como otros nacidos en el estado de Bahía (noreste), semillero del boxeo brasileño.

Es el “dendê en la sangre”, bromeó, en alusión a un aceite extraído del fruto de una palmera, típico de la gastronomía local, que según esta explicación también lleva en las venas Beatriz Ferreira, que peleará el domingo por el oro.

Otro de sus coterráneos, Robson Conceição, alzó en Rio-2016 el primer oro olímpico del boxeo de Brasil. Ahora profesional, Robson surgió en Sao Caetano, el mismo barrio de Hebert en la ciudad de Salvador, donde se tornó su compañero de entrenamientos y fuente de inspiración.

Hebert se inició en los cuadriláteros a los 12 años, cuando acudió al gimnasio de Dórea con la idea de incursionar en las artes marciales mixtas, pero el entrenador lo guió en cambio hacia sus primeros títulos nacionales de boxeo como cadete y juvenil.

El ahora campeón olímpico fue uno de los 8.000 chicos que pasaron por ‘Campeones de la vida’, un proyecto social que promueve la integración de jóvenes de bajos recursos por medio del deporte.

Ya en la alta competencia, el atleta intenta ayudar a muchachos que, como él, sueñan con convertirse en boxeadores. Este sábado, Hebert conquistó un logro más para seguir cumpliendo los propios sueños y alimentar los de sus seguidores.

El boxeador brasileño Hebert Conceição, el 7 de agosto de 2021 en Tokio, Japón. AFP
El boxeador brasileño Hebert Conceição, el 7 de agosto de 2021 en Tokio, Japón. AFP

mls/raa/cl/mcd

© Agence France-Presse

Tokio 2020 AFP