¿Cuál ha sido el balance sanitario de los ‘Juegos de la pandemia’?

Deporte Tokio 2020

Trabajadores médicos se ponen el equipo de protección personal antes de examinar a todos los pacientes sospechosos de Covid-19 en el Hospital Seibu de la Ciudad de Yokohama, en Japón, el 8 de agosto de 2021. AFP
Trabajadores médicos se ponen el equipo de protección personal antes de examinar a todos los pacientes sospechosos de COVID-19 en el Hospital Seibu de la Ciudad de Yokohama, en Japón, el 8 de agosto de 2021. AFP

Tokio, Japón | AFP

por Sara HUSSEIN

La pandemia afectó a todos los aspectos de los Juegos Olímpicos de Tokio, desde su histórico aplazamiento del año pasado a disputarse prácticamente a puerta cerrada, sin espectadores, enterrando lo sueños de participación de todos los que dieron positivo.
Contra viento y marea, Tokio 2020 se celebró desde el 23 de julio y finalizó este domingo, sin que una ola de contagios alterara su desarrollo.

¿Cuántos casos en los Juegos?

Desde el 1 de julio a este domingo, la organización ha contado 430 casos de covid-19 en los casi 52.000 personas acreditadas para los Juegos (deportistas, oficiales, periodistas...), además de voluntarios y agentes de seguridad.

Los contagios han tenido lugar principalmente entre residentes en Japón, no entre los que llegaron del extranjero, señalados por la opinión pública como principal factor de riesgo.

Cerca del 85% de los residentes en la Villa Olímpica estaban vacunados, anunció el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI) Thomas Bach poco antes del comienzo de los Juegos.

¿Qué consecuencias deportivas?

Algunos deportistas se contagiaron antes de viajar a Tokio, como Bryson DeChambeau o John Rahm, dos golfistas que aspiraban al oro, o la jugadora de tenis estadounidense Coco Gauff.

En Japón, 29 deportistas olímpicos dieron positivo desde el 1 de julio, según la organización.

El pertiguista estadounidense Sam Kendricks fue baja por COVID-19 a dos días del comienzo de su prueba de clasificación. Todo el equipo griego de natación sincronizada también tuvo que renunciar debido a que tenía casos en sus filas a principios de agosto.
Algunos no han vivido bien la condición de estar aislados en sus hoteles de Tokio. La patinadora holandesa Candy Jacobs y su compatriota de taekwondo Reshmie Oogink hablaron de “prisión olímpica” en las redes sociales y se quejaron de no poder tener acceso al aire libre.

Pero el escenario catastrófico de un foco gigante en la Villa Olímpica no se produjo y ninguna prueba se tuvo que anular por el virus.

¿Funcionó la burbuja olímpica?

Durante los Juegos, los casos de covid-19 aumentaron en Tokio, como por todo Japón, alcanzando niveles inéditos en el país. La barrera de los 5.000 nuevos casos diarios se superó por primera vez esta semana en Tokio y la de 15.000 a escala nacional.

Cuando se inauguraron los Juegos, la media de nuevos casos por semana en Tokio era de 1.400.

La variante Delta, más contagiosa, se propagó por Japón, un país que inició la campaña de vacunación muy tarde en comparación con otras potencias (solo un tercio de la población nacional está totalmente vacunado actualmente).

Pero no ha habido transmisión del virus entre los participantes en los Juegos y la población japonesa, insistió la organización.

La inmensa mayoría de los residentes en la Villa Olímpica respetaron las restricciones, incluso si hubo algún caso llamativo de deportistas que salieron de la ‘burbuja’, como dos judokas georgianos o miembros del equipo masculino australiano de hokey sobre hierba.
La gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, estimó que los Juegos han contribuido a limitar los desplazamientos de los habitantes, ya que muchos se han quedado en casa para seguir las competiciones por televisión.

Expertos sanitarios japoneses estimaron que los Juegos habían tenido un efecto “indirecto” en la curva de infecciones de Tokio, incitando a la población a bajar la guardia ante el virus.

De hecho, un número creciente de bares y restaurantes desafían las llamadas del gobierno para cerrar al comienzo de la noche y no servir alcohol, según medios locales.

Los Paralímpicos, nuevo reto

Programados del 24 de agosto al 5 de septiembre, los Juegos Paralímpicos tendrán las mismas restricciones que los Olímpicos, con test de COVID-19 diarios para los deportistas y los desplazamientos reducidos al mínimo.

La organización debe decidir tras los Juegos si se acepta público o no en las competiciones paralímpicas. Bajo el estado de urgencia actualmente en vigor en Tokio, un máximo de 5.000 personas está autorizado para eventos culturales o deportivos no ligados a los Juegos.

sah/etb/pm/psr

© Agence France-Presse

Tokio 2020 AFP