Prevención de desastres: ¿cómo llegar a los extranjeros?

Prevención de desastres

Algunos residentes nos cuentan sus experiencias. Un profesor nikkei brasileño advierte de que traducir la información no es suficiente.

La diversificación que están experimentando las comunidades extranjeras en Japón puede apreciarse aunque limitemos nuestra observación a la evolución de los últimos años. Por las calles se oyen los más variados idiomas y la escena de un turista extranjero cargado de souvenirs es cada vez más frecuente. Esta realidad tiene su reflejo en las cifras, como lo demuestran las estadísticas del Ministerio de Justicia (en el que se integra el Departamento de Inmigración) o de la gubernamental Agencia de Turismo, que registraron 2,73 millones de residentes y 31,19 millones de visitantes durante 2018.

Con tal afluencia, un aspecto que no conviene descuidar es el de las medidas de prevención de desastres dirigidas a los extranjeros. En este país en el que terremotos y tsunamis están a la orden del día viven ahora muchas personas que en sus países de origen nunca han tenido ese tipo de experiencia. Y ahora que la intensidad y extensión que alcanzan en Japón estos fenómenos naturales está superando con creces todo lo conocido deberíamos preguntarnos si las informaciones que se dan en esas ocasiones les están llegando y siendo útiles.  

Conversando con personas que viven en nuestro país, hemos tratado de conocer cuál es su realidad y cómo solucionarían los problemas que se plantean.

Las dificultades que afrontó una indonesia criada en Japón

Una de las personas que accedió a hablar con nosotros fue Sania Tirwaday Angra Yudianto, una mujer indonesia de 22 años que vive en Tokio. La llamaremos Sania.

Sania, de padre y madre indonesios, nació y creció en Japón, pero ha residido en el país de sus padres, donde se graduó de la universidad, durante los últimos siete años de su vida, entre los 15 y los 22. Ahora está de regreso en Japón cursando un posgrado. Preguntada sobre las diferencias entre los dos países en lo concerniente a medidas que se toman ante los desastres, dice que ambos tienen sus cosas buenas y no tan buenas.

Sania Tirwaday Angra Yudianto.
Sania Tirwaday Angra Yudianto.

“En Japón se hacen simulacros de desastres periódicamente y los servicios de ambulancia y bomberos están preparados para actuar en cualquier momento. En Indonesia esto no existe y me hace pensar en la importancia de actuar con rapidez. Pero en Indonesia los vecinos se ayudan mucho entre ellos y esto me parece que aquí no funciona tanto. Mi madre, por ejemplo, que no habla demasiado bien el japonés, dice que se sintió muy desamparada cuando ocurrió el Gran Terremoto del Este de Japón (marzo de 2011), porque su única conocida era su casera. Le resultaba muy difícil obtener información y yo tenía que hacer de traductora y explicárselo todo”.

Los desastres tienen ciertos efectos colaterales que acarrean a muchas personas sufrimientos de índole religiosa. Según explica Sania, la mayoría de los indonesios son de religión musulmana y rezan varias veces todos los días. Pero en los refugios o centros de acogida de Japón no es posible disponer de un espacio para hacerlo. También es un gran problema no poder conseguir, en estas circunstancias, alimentos halal (preparados conforme a los preceptos).

“El problema no es solo religioso. Muchos extranjeros que viven en Japón no hablan bien el japonés y cuando ocurre un desastre las explicaciones que reciben suelen ser insuficientes. Supongo que será muy difícil, pero sería bueno que se pensase un poco mejor qué medios utilizar para hacer llegar la información”, reflexiona.

Incluso Sania, que ha nacido y crecido en Japón, ha experimentado dificultades ante una situación de emergencia. ¿Qué podría hacer la Administración y nosotros mismos para ir construyendo con ellos un sistema que funcione? Charlamos también con Angelo Ishi, un brasileño nikkei (de origen japonés) de tercera generación, que lleva ya 30 años viviendo en nuestro país y es profesor de la Universidad de Musashi.

La visión de un profesor nikkei: no basta con fomentar el plurilingüismo

El profesor Angelo Ishi.
El profesor Angelo Ishi.

-¿Qué dificultades afrontan los extranjeros residentes en Japón cuando ocurre un desastre?

Indudablemente, la barrera lingüística es la principal dificultad. Cuando ocurre un desastre se necesita mucha información pero a menudo ocurre que esta no llega a los extranjeros. Se dice que entonces habría que fomentar el multilingüismo, pero con eso no basta. Hace falta tomar medidas que partan de un conocimiento de las características de cada colonia.

Por ejemplo, a los brasileños les gustan mucho los coches y muchas familias los tienen. Así como los japoneses se reúnen en los refugios designados, los brasileños tienen tendencia a refugiarse cada cual en su coche. ¿Qué es lo que ocurre? Como están dispersos, la información sobre el desastre no les llega y ni siquiera se enteran de que se están repartiendo agua y víveres.

Para solucionar estos problemas, sería necesario conocer las particularidades de las comunidades extranjeras en Japón y establecer lazos con las personas que están en posición de liderazgo dentro de cada colonia. Si se consigue canalizar información a través de esas personas, cabe pensar que se difunda por toda la comunidad cuando ocurra un desastre.

Alternativa, publicación de la comunidad brasileña en Japón. En este número trata, entre otros asuntos, de los youtubers.
Alternativa, publicación de la comunidad brasileña en Japón. En este número trata, entre otros asuntos, de los youtubers.

-¿Cómo podemos acercarnos a esas comunidades y a sus características?

Hay varias formas. Lo mejor es que los Gobiernos locales y regionales preparen foros en los que puedan reunirse los representantes de cada comunidad nacional. Tener listados de las personas claves puede servir para transmitir la información y renovando los listados se puede mantener la comunicación.

También sería positivo utilizar los medios que vehiculan la información en el seno de cada colonia. Los solemos llamar ethnic media. Cada comunidad nacional tiene sus propios medios de comunicación que sirven a los extranjeros para recoger información y para otros fines. Los brasileños que viven en Japón suelen leer, por ejemplo, la publicación gratuita Alternativa. Está en los comercios regentados por brasileños y ofrece abundante información sobre Japón.

Otra posibilidad es obtener la colaboración de personas como los youtubers. Hay un canal en portugués al que acceden muchos brasileños que viven en Japón y que cuenta con 2,4 millones de suscriptores. Creo que sería necesario que, cuando la Administración tenga que ofrecer información sobre desastres masivamente, lo haga usando también esos y otros medios privados.

La publicación contiene gran diversidad de información sobre Japón en portugués.
La publicación contiene gran diversidad de información sobre Japón en portugués.

Malentendidos causados por algunas expresiones

-Hablando de desastres y de cómo prevenirlos, ¿qué mejoras se esperan desde el punto de vista de los extranjeros?

Hay expresiones que para los japoneses están perfectamente claras, pero que entre los extranjeros pueden crear malentendidos. Por ejemplo, en japonés, en vez de designar los subgrados de la escala de intensidad sísmica con “+” y “-” (“intensidad 5+”, “intensidad 6-”, etc.), se usan las palabras “fuerte” y “débil” y algunos hacen de ella una lectura equivocada, pensando que se trata de un terremoto fuerte o débil.

También hay algo que me gustaría transmitir a los servicios de información de los Gobierno locales y regionales. Tengo la impresión de que, con respecto a hace unos años, se ha avanzado bastante en la oferta de información en diferentes idiomas. Pero muchos de estos Gobiernos parecen haberse dado por satisfechos con ese “plurilingüismo” y ya no hacen nada más. En realidad, esas cosas las leen solo un puñado de extranjeros y el resto ni se entera de que toda esa información está traducida. La oferta informativa tiene que llegar de forma efectiva a la gente para que pueda considerarse un éxito.

-¿Hay alguna diferencia entre Japón y otros países en la forma de entender estos desastres?

Creo que las diferencias son innumerables. Entre las cosas buenas que tiene Japón está que tanto en el aspecto material como en el mental cada ciudadano toma muchas provisiones en la prevención de desastres. En muchas casas se guardan equipos de evacuación (mochilas o bolsos con artículos útiles en esas situaciones) y se hacen prácticas de evacuación. En cambio, en el extranjero hay muchos países donde el propio concepto de “prevención de desastres” está muy desdibujado y la conciencia al respecto es muy débil. En general,entre ellos predomina el optimismo y cuando el desastre llega es fácil que los tome desprevenidos.

En el seminario del profesor Angelo Ishi se hicieron entrevistas a extranjeros que habían sufrido el Gran Terremoto del Este de Japón de marzo de 2011.
En el seminario del profesor Angelo Ishi se hicieron entrevistas a extranjeros que habían sufrido el Gran Terremoto del Este de Japón de marzo de 2011.

-¿Cómo abordan los extranjeros la necesidad de informarse sobre prevención de desastres?

Al hablar de desastres se menciona a menudo la falta de información, pero a veces no es falta sino exceso de información lo que sufren los extranjeros. Que haya buena información en abundancia es estupendo, pero a veces se sufren inundaciones informativas con una mezcla de datos serios y pura demagogia. En el caso de los extranjeros que viven en Japón, están por una parte los medios japoneses, por otra los del país de origen y, además, hay también medios en inglés. Y a veces entran en contradicción.

Cuando ocurrió el Gran Terremoto del Este de Japón, además del terremoto en sí y del tsunami, se alertó del peligro de radiación nuclear. Hubo un estudiante francés en Japón que, aunque había decidido quedarse, tuvo que desistir porque su universidad le instó a que regresara a Francia poniendo un vuelo chárter gratuito a su disposición. Al final uno no sabe qué es correcto y qué no lo es.

En vista de estas cosas, sería deseable que las distintas embajadas y organizaciones civiles cooperasen para establecer canales informativos sin esperar a que ocurra un desastre.

La importancia de conseguir información por uno mismo

-¿Hay algo que los japoneses podamos hacer por los extranjeros?

Tanto en las situaciones normales como en las de emergencia, que se interesen por ti y te pregunten si tienes algún problema, siempre te hace sentirte más tranquilo. Por reserva o por nerviosismo, los japoneses no suelen dirigir la palabra a otros. Si ves que alguien, por ejemplo, se acuerda de tu nombre de pila, es más fácil pedir ayuda cuando lo necesitas y no pierdes la esperanza pues piensas que siembre habrá alguien que se acuerde de ti.

Pero también de parte de los extranjeros se pueden hacer cosas. Los extranjeros suelen depender excesivamente de las fuentes de información en su propio idioma y deberían tratar de obtener por su cuenta las informaciones que se ofrecen en Japón. También deberían concienciarse de la importancia de la prevención.

-¿Hay algo más que quiera transmitir?

El año que viene serán los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio y creo que será una oportunidad de oro para mejorar las condiciones de los extranjeros residentes en Japón y de los visitantes en cuanto a la prevención de desastres. Por ejemplo, en los letreros indicativos se va a utilizar más el alfabeto latino y eso significa más información para los extranjeros. Si se avanza en el plurilingüismo en todas las esferas, quedará un legado del que podrán beneficiarse los residentes extranjeros.

En Japón asistiremos a una sucesión de acontecimiento internacionales como la Copa Mundial de Rugby. En 2020 tendremos los Juegos Olímpicos y en 2025 la Exposición Universal de Osaka. Si pensamos que cada vez habrá en Japón más residentes y más turistas extranjeros, esta es una magnífica ocasión para tomar medidas de forma que los extranjeros no queden excluidos de los círculos de ayuda en caso de desastre.

(Artículo aparecido en FNN Prime on line el 30 de septiembre de 2019. Para leer el artículo original, clicar aquí.)

https://www.fnn.jp/

[© Fuji News Network, Inc. All rights reserved.]

terremotos extranjeros prevención de desastres Fuji News Network