Comida de papel que engaña a la vista

Entretenimiento Arte

Desde hace un tiempo, los usuarios de Twitter en Japón no dejan de hablar de una cuenta que comparte imágenes de comida hecha de papel. El autor es un hombre de 74 años que ya lleva creadas unas doscientas obras, entre las que se incluyen los platos típicos del Año Nuevo —osechi en japonés— y varios tipos de dulces.

Platos de aspecto delicioso

Cuando hace frío, el cuerpo nos pide comida caliente. Si entramos en Twitter, encontraremos unas imágenes muy apropiadas en estos casos.

Estos tres platos tienen muy buena pinta, pero...
Estos tres platos tienen muy buena pinta, pero...

Sukiyaki de cangrejo, tamagoyaki y gambas fritas. Estos tres platos tienen un aspecto más que apetecible, pero no dejan de ser algo común en las redes sociales. ¿Por qué estas fotografías en concreto tenían más de 22.000 me gusta a 12 de febrero de 2020? La respuesta la encontramos en la propia cuenta que las ha publicado, cuyo usuario —@meganenooo— se hace llamar Megane no Ojīchan (El viejo de gafas).

#HáganmeFamosoConSusRT

Ahora que tengo más de 70 años, he decidido matar el tiempo haciendo manualidades.

#washi
#comidadementira

Las manualidades que hace un hombre mayor de 70 años para matar el tiempo

Efectivamente, todos y cada uno de estos platos son falsos: están hechos de papel en su práctica totalidad, y la gente se refiere a ellos como “comida de mentira”. El grado de perfección de estas creaciones y el hecho de que sean obra de un señor mayor de 70 como método para matar el tiempo se han ganado a los usuarios de Twitter, que han respondido con comentarios como “¡Menuda calidad!” y “No supe que eran manualidades hasta que abrí las fotos”. De hecho, el autor del artículo no se dio cuenta de que la sartén del tamagoyaki era parte de la obra hasta que vio las respuestas.

Para saber más sobre el proceso de creación de estas obras, echamos un vistazo al perfil de Megane no Ojīchan. La biografía dice: “En esta cuenta muestro las obras de mi padre”. En otras palabras, el hijo del creador es el encargado de publicarlas en Twitter. Lo hemos entrevistado para que nos cuente más sobre cómo trabaja su progenitor.  

Una afición para matar el tiempo

―¿Por qué se dedica su padre a hacer comida de papel?

Mi padre nació en 1945, así que tiene 74. Empezó a hacer esto hará unos tres o cuatro años, como una afición para matar el tiempo.

―¿Solo hace comida de mentira? ¿A qué se debe?

Sí, prácticamente es lo único que hace. Al parecer, es porque tiene la inspiración cerca.

El osechi es una de sus creaciones más destacadas. Sorprende que todos los elementos, a excepción de las cajas, estén hechos de papel.
El osechi es una de sus creaciones más destacadas. Sorprende que todos los elementos, a excepción de las cajas, estén hechos de papel.

―¿Cuántas obras lleva hechas?

A fecha de febrero de 2020, unas doscientas.

―Se habla mucho del grado alto de perfección de sus obras. ¿Tenía experiencia de antes?

Antes hacía pinturas al pastel; era otro de sus pasatiempos. Sin embargo, en el caso de la comida de mentira, no tiene modelos, así que todo lo que hace es original.   

Pintura al pastel del padre de Megane no Ojīchan.
Pintura al pastel del padre de Megane no Ojīchan.

Dicho sea de paso, el propio Megane no Ojīchan es pintor. Su talento es tal que ha expuesto en Nitten, la mayor exhibición de arte de todo Japón. Quizás el gusto por el arte le venga de familia y sea todo un orgullo para su padre.  

Engañar a la vista

―¿Cuál es el proceso de creación de su padre? ¿Qué materiales utiliza?

Cuando empezó, hacía la base con papel grueso y le iba pegando el papel washi, pero así era muy fácil que se rompiera. Por eso, ahora hace la base con papel maché y, al igual que antes, le pega el washi; a veces usa pañuelos de papel y papel para origami. Además, hay obras que solo están hechos con washi.  

Aunque el proceso depende de la creación, lo primero que hace es decidir qué plato quiere recrear y buscar uno de verdad. En muchos casos, mira el original y va eligiendo el papel washi. Se ha autoimpuesto la norma de no utilizar pintura, sino únicamente papel de distintos colores. Por eso, suele decir a menudo que es importante almacenar papel de diferentes colores y calidades.

Almacén de papel washi de distintos colores para sus obras.
Almacén de papel washi de distintos colores para sus obras.

―¿Cuánto suele tardar en terminarlas?

Depende de la obra: hay cosas que le llevan una hora; otras, unos tres días.

―¿A qué le concede más importancia en el proceso de creación?

La premisa es que las obras engañen a la vista brevemente, pero que la gente se dé cuenta de que son de papel cuando las miren. En términos de realismo, no están a la altura de la comida de plástico, por lo que la idea es elegir el papel de mejor calidad sin intentar ocultar el aspecto y la textura propios de ese material.

A veces, ve un tipo de papel washi y se le ocurre en qué obra utilizarlo; otras, ocurre lo contrario: ve comida de verdad y piensa que quizás podría recrearla con un papel determinado.

Sumashijiru

¡¡Cuánta sencillez 😳!!
Veamos cómo es.

#washi
#muestrasdecomida
#comidadementira
#manualidadesdepapel
#hechoamano 

Es un vídeo.

―¿Su padre tiene alguna obra favorita?

Le gustan el mochi y el sumashijiru. En el primero, consiguió transmitir la sensación de calor que desprende la pasta de arroz cuando se asa. Para recrear el aspecto del mochi inflado utilizó un papel traslúcido, mientras que el tueste lo consiguió superponiendo varias capas de washi fino.    

En el caso del segundo, el reto residía en reproducir el líquido de la sopa. Para ello, le clavó un alfiler al tofu, de modo que la hoja quedara en suspensión, y, en el interior del cuenco, pegó trozos de papel finos a la altura de la hoja.    

Ambas obras rezuman creatividad.

Mochi, una de las obras favoritas del autor. Cualquiera diría que está caliente de verdad.
Mochi, una de las obras favoritas del autor. Cualquiera diría que está caliente de verdad.

“Quiero que disfrute de la vida haciendo lo que le gusta”

―¿Por qué decidió compartir las obras en Twitter?

Ahora guarda las obras, pero las que hizo al principio se estropearon debido al tipo de papel que usaba, o simplemente decidía deshacerse de ellas. A mí me parecía un verdadero desperdicio, de ahí que empezara a sacarles fotos y a subirlas.

Este cangrejo fue una de las primeras obras que hizo. Aunque ya era realista en sus comienzos, los avances posteriores destacan por su genialidad.
Este cangrejo fue una de las primeras obras que hizo. Aunque ya era realista en sus comienzos, los avances posteriores destacan por su genialidad.

―¿Ha notado algún cambio en su padre desde que empezó con estas obras?

Ahora tiene una tableta y se ha abierto una cuenta de Instagram, donde va subiendo las fotos con mi ayuda. Ya sabe manejar las redes sociales.

―¿Qué opinión tiene sobre el éxito de su padre?

Me gustaría que mucha gente viera sus creaciones, así que estoy contento. Quiero que disfrute de la vida haciendo lo que le gusta.

A menudo, hace obras de temática estacional, como estos dulces, que también son de papel.
A menudo, hace obras de temática estacional, como estos dulces, que también son de papel.

Nunca es tarde para hacer algo nuevo; prueba de ello es la comida de mentira creada por el septuagenario que protagoniza esta historia y cómo se ha ganado al público a través de su afición.

Esperamos que siga deleitándonos con sus manualidades, cuyo realismo transmite las maravillas que se pueden conseguir con este material.

Imágenes: Megane no Ojīchan

(Traducción al español de un original en japonés publicado por FNN Prime online el 12 de febrero de 2020)

https://www.fnn.jp/

[© Fuji News Network, Inc. All rights reserved.]

arte comida washi Fuji News Network