La vida pública de los personajes excéntricos de Japón

David McMahon [Perfil]

[07.01.2015] Leer en otro idioma : ENGLISH | Русский |

Cada ciudad de cada país tiene sus propios personajes excéntricos solitarios, tímidos y asociales, pero que destacan por su comportamiento y su apariencia extravagante. Su rechazo a relacionarse con los demás permite que surjan complicados mitos, a menudo basados en rumores y medias verdades, que hacen que su fama crezca.  Con los años algunas de las historias comienzan a cambiar, hasta que una versión diferente de la misma aparece en cada patio de escuela, familia o vecindario. 

Mientras tanto, los objetos de esa especulación gratuita seguirán con su vida cotidiana, en algunos casos sin percatarse de su creciente notoriedad. Cuando dejan de ser vistos repentinamente, la falta de acceso a los hechos auténticos de sus vidas se presenta como una oportunidad para el imaginario colectivo de correr libremente. 

Mitos que tienen su origen en hechos

En las fábulas japonesas aparece una abundante muestra de yōkai—espíritus de la naturaleza que a menudo parecen tener su origen en alegorías o existen para asustar a los niños con el fin de que hagan lo que se les dice. El akaname llegará si no limpias el baño, o aquellos que no terminan su cena serán visitados por el mottainai obake.

Estatua de un karasutengu, con alas y pico. © Sarah Maloy.

Pero entre estos seres de otro mundo hay algunos que han aparecido a partir de historias reales sobre extraños en los límites de la ciudad. Por su vestimenta y el lugar en el que vivían, se ha sugerido que las leyendas sobre los seres alados, con poderes mágicos y aspecto de arpía que vivían en la montaña conocidos como karasutengu surgieron de los avistamientos de los yamabushi, unos monjes ascéticos y místicos que se adentraban en la naturaleza y estudiaban artes marciales en busca de la divinidad. E igualmente la marchita y anciana bruja de la montaña devoradora de niños llamada yama-uba, que recuerda a la bruja de Hansel y Gretel, parece tener su origen en una excéntrica viejecita marginada. 

Acogiendo la excentricidad en la era de la información

Hoy, por supuesto, aunque los rumores se extiendan a la velocidad de la luz, pueden ser a menudo refutados rápidamente. Que casi todo el mundo tenga hoy teléfonos móviles con cámara significa que estos personajes pueden ganar una notoriedad mucho mayor que la de sus predecesores. Esta popularidad también puede repercutir en los propios personajes, animándoles a aprovecharse de su nueva fama. Y, en un momento dado, para mayor decepción de aquellos que prefieren que estas personalidades sigan envueltas en un halo de misterio, la verdad suele salir a la luz.

Tiger Mask hace su recorrido habitual por Shinjuku.

Entre los personajes que han alcanzado cierta reputación en Internet (e incluso en los medios tradicionales) en los últimos años se encuentran Shinjuku Tiger Mask, un repartidor de periódicos que circula con su bicicleta por las calles de Shinjuku con batas extravagantes, y habitualmente con un montón de flores falsas de distintos colores y animales de peluche;  Nippon Daihyō Ojisan, que ha sido visto en numerosas ocasiones alrededor de Shibuya con el último uniforme del equipo de fútbol nacional de Japón; Kobayashi Hideaki, más conocido como Sailor-fuku Ojisan, un hombre mayor con barba que viste el uniforme de marinera de las estudiantes de instituto; y Tawashi Ojisan, un hombre con un elegante sombrero que camina llevando diversos objetos atados a una correa de perro por el centro de Tokio, incluyendo un cepillo tawashi, una mazorca de maíz, o un nabo japonés daikon. Este vídeo le muestra en acción en los alrededores de la estación de Ōyama:

Aunque se les suele ver solos, pocos de los que componen esta generación de excéntricos parecen particularmente asociales, y normalmente acceden a tomarse fotografías e incluso a entrevistas para la televisión. Chibatman se convirtió en todo un fenómeno de Internet en el verano de 2014 después de que imágenes de él conduciendo en la prefectura de Chiba, disfrazado de Batman y sobre una motocicleta modificada como un “batpod” tuviesen un efecto viral. Esta historia fue también publicada en medios internacionales incluyendo la BBC. El programa matinal de TV Asahi Good Morning logró encontrar al guerrero enmascarado, que invitó al equipo de televisión a su “escondite secreto”—su salón— donde Chibatman se mostró ante el público como un soltero de 41 años que trabaja en el puerto y que adoptó esta personalidad y gastó cerca de 600.000 yenes para personalizar su batpod con el objetivo principal de hacer a la gente sonreír después de que tuviese lugar el Gran Terremoto del Este de Japón.

Yokohama Mary

La mujer que llegó a ser conocida como Yokohama Mary es ahora todo un fenómeno en Internet, y un elemento de incertidumbre continúa existiendo sobre su historia, a pesar de que un documental de 2006 realizado por Nakamura Takayuki arroja algo de luz sobre ella. Siempre ataviada con un vestido blanco con volantes y con el rostro maquillado de blanco como un actor de kabuki, se la podía ver a menudo en Yokohama desde comienzos de la década de 1960 en adelante.

Aunque los datos son escasos, parece que nació en la prefectura de Okayama en 1921 y se trasladó al área de Kansai después de contraer matrimonio con un empleado de la precursora de la JR, el Ferrocarril Nacional de Japón. Mary cayó en una depresión y su matrimonio fracasó después de dos años. Poco después comenzó a trabajar en unas instalaciones locales operadas por la Asociación de Comfort Especial, la agencia gubernamental organizada en los años de posguerra para establecer prostíbulos aprobados por el Gobierno y otros locales de entretenimiento para las tropas estadounidenses en Japón.

Llegado un momento, Mary se enamoró de un oficial del ejército estadounidense y dejó la prostitución para trasladarse con él a Tokio. Desafortunadamente, poco después su compañero fue enviado a luchar en la guerra de Corea. Pero aunque parece que sobrevivió, nunca regresó a Japón.

Sin trabajo, Mary volvió a vender su cuerpo, trasladándose a poca distancia de la capital, a Yokohama, donde se convirtió en parte del paisaje local. Allí ella llegó a ser conocida como Mary para aquellos que se reunían en los barrios rojos de Isezakichō y Koganechō.

En 1995 dejó de ser vista súbitamente. Aunque Mary tenía una importante red de amigos, nadie parecía conocer dónde se había ido. No obstante lograron localizarla en una residencia de ancianos, donde vivió sus últimos años de vida plácidamente hasta su fallecimiento en 2005, a los 84 años de edad.

Personajes bajo vigilancia

Un ejemplo desalentador de la imposibilidad de mantener el anonimato ante el ojo público podría ser la historia de Mangetsuman (literalmente, “hombre luna llena”), un superhéroe que apareció en los distritos tokiotas de Nihonbashi y Roppongi en 2013, limpiando las calles con una escoba y un recogedor y animando a la ciudadanía a seguir su ejemplo. Alejándose de la tendencia actual de los yuru kyara como Funassyi o Kumamon, él se describía a sí mismo como un maji kyara, o “mascota seria”, cuyo objetivo era marcar una diferencia positiva en la comunidad.

Mangetsuman se prepara mentalmente para empezar a barrer las calles.

Esto ya de por sí era extraño, pero la historia tuvo un giro más raro aún en septiembre de 2014, cuando se lanzó una campaña en Facebook para desenmascarar a Mangetsuman. Los organizadores le acusaron de ser una estrella mediática que recientemente se había visto envuelta en algún tipo de controversia pública y que buscaba, aun con disfraz, limpiar su imagen. Muchos periodistas acudieron a los lugares en los que se veía al héroe impidiendo que Mangetsuman continuase con sus labores de limpieza. A comienzos de octubre reveló que su identidad real era la del exitoso rapero y productor Tomoro.

Tomoro se mostró exasperado al tener que detener sus esfuerzos para embellecer su ciudad y concienciar al público general sobre la necesidad de mantener el entorno limpio. La razón por la que intentó mantener su personalidad en secreto, según afirmó, es que no quería que el personaje de Mangetsuman fuese visto como un ardid para promover su carrera musical. 

Desafortunadamente para los fans de los cómics y la limpieza, lo que fue probablemente el último capítulo en esta historia de excentricidad llegó solo una semana después, cuando las investigaciones animadas por la excesiva atención mediática condujeron a acusaciones de que este artista había evadido el pago de varios millones de yenes en impuestos. Sería una suerte que el próximo héroe dedicado a la limpieza aparezca en escena estando lo más limpio posible en todos los sentidos. 

(Fotografía del encabezado: Mangetsuman antes de ser desenmascarado. La fotografía de Shinjuku Tiger Mask es cortesía de Jim Fischer.)

Etiquetas:
  • [07.01.2015]

Traductor y editor en nippon.com. Graduado por la Universidad de York en 2001, su interés por la música japonesa le animó a venir a Japón dos años después. Ha estado activo en la escena musical de Tokio durante diez felices años como profesor de inglés, y desde hace dos años, desde mediados de 2012, como traductor freelance. Se unió a nippon.com en 2014.

Artículos relacionados
Otras columnas

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia