Sonidos para ver y sentir: la onomatopeya japonesa y mucho más
[26.10.2015] Leer en otro idioma : ENGLISH | FRANÇAIS | العربية | Русский |

Potsu potsu, la lluvia empieza a caer, la gente abre los paraguas mientras sigue lloviznando (shito shito) y acelera el paso cuando el aguacero arrecia (para para) para correr a refugiarse antes de que los cielos se abran y empiece a diluviar (zā zā) sobre sus cabezas. La lengua japonesa tiene una gran cantidad de expresiones para describir el sonido, con muchas más palabras onomatopéyicas que el inglés, y también muchas palabras parecidas entre sí que van más allá de su sonido para describir estados físicos o emocionales.

Escritas en kana, estas expresiones tienden a quedar ensombrecidas por el vocabulario kanji tanto entre los nativos como entre los estudiantes extranjeros. Los niños japoneses deben aprender un número fijo de kanji cada año durante su vida escolar, mientras que los adultos pueden realizar el popular test Kanji Kentei para poner a prueba su conocimiento de hasta 6.000 caracteres. Los estudiantes extranjeros suelen medir también su progreso lingüístico por el número de kanji que han aprendido.

Parece ser que uno de los motivos del menor prestigio de las expresiones kana que describen sonidos (giongo) o estados (gitaigo) es que gran parte se aprenden muy al principio de la niñez. Pero esto no significa que sean expresiones infantiles: a diferencia de expresiones como “plic plic” o “ploc ploc”, las palabras atribuídas a la lluvia anteriormente citadas encajarían de forma natural en una conversación informal entre japoneses adultos. Lo mismo puede decirse de multitud de otras expresiones aparentemente sencillas que sin las connotaciones de significado aportadas por el kanji pueden resultar difíciles de interpretar.

Los sonidos de Japón

Las expresiones onomatopéyicas se conocen generalmente como giongo en japonés, aunque a veces se dividen en giongo para sonidos producidos por objetos y giseigo para sonidos producidos por personas y animales. En conversaciones dirigidas a niños muy pequeños, los sonidos de los animales a menudo se doblan como los nombres de los mismos animales, de manera que, por ejemplo, wan wan puede representar tanto al ladrido como al perro, y nyan nyan tanto al maullido como al gato.

Aunque a menudo varían respecto a palabras equivalentes en otros idiomas, es posible seguir algunas reglas generales cuando nos encontramos con expresiones desconocidas. Las que tengan las vocales “i” y “e” es más probable que describan sonidos más suaves o más agudos que las que tengan “o,” “ā,” u “ō,”, que normalmente se asocian a ruidos más fuertes y bajos. Así, shito shito significa llovizna, y zā zā chaparrón, mientras que shiku shiku describe un sollozo tenue y wā wā es el sonido de un llanto desconsolado.

Existen diferencias similares entre los sonidos más suaves de palabras que empiezan con consonantes sordas, como “k”, “s” y “t”, y los sonidos más fuertes de las que empiezan con consonantes sonoras como “g”, “z” y “d”. Si alguien llama a la puerta ton ton, se trata de un golpeteo suave, comparado con don don, que sería aporrearla. Kasa kasa puede representar el suave crujido de las hojas que pisamos al andar, mientras que gasa gasa es el sonoro chasquido de las ramas de un bosque azotado por el viento.

Acostumbrarse a este tipo de modelos facilita la interpretación de los signifcados de las expresiones giongo. Y existe un cierto solapamiento con otros idiomas en los sonidos de las vocales como, por ejemplo, “plic”, que sugiere un sonido más leve que “ploc”.

Estado físico y estado emocional

Las gitaigo (palabras miméticas) complementan a las giongo (palabras onomatopéyicas) en la representación de estados físicos o emocionales en lugar de sonido. Un ejemplo podría ser waku waku para indicar entusiasmo, pika pika para algo brillante, y kossori para una acción sigilosa. Aunque son raras, en otros idiomas hay algunas expresiones similares como “a trancas y barrancas” o “sin ton ni son” que sugieren sonidos sin representarlos.

Puede resultar difícil dibujar una línea clara entre sonidos y estados como ocurre con doki doki, que representa la excitación nerviosa que sentimos antes de realizar una entrevista o de salir a un escenario. Doki doki es el sonido del corazón que late deprisa, pero en su uso el énfasis de la expresión se refiere más bien al estado emocional de la persona. Muchas otras expresiones podrían referirse o bien al movimiento o bien al sonido que lo acompaña. Pero si se trata de un estudiante de la lengua, no hay necesidad de hacer una distinción tan sutil.

Asimismo, algunas palabras tienen distintos significados como giongo o como gitaigo. El sonido de aporrear una puerta (don don) que hemos citado anteriormente puede significar también “de forma incesante”, como cuando se lleva a cabo una tarea. Gata gata representa un sonido de traqueteo, pero puede significar también “tambaleante” o “inestable” si hablamos de un edificio. Una pista para adivinar la intención es que las expresiones giongo suelen escribirse más en katakana y las gitaigo en hiragana, aunque esto no es una regla definitiva en ningún caso.

Una área de vocabulario esencial

Cuando se traducen a otras lenguas, estas expresiones suelen convertirse en adjetivos o adverbios con frecuencia. Utilizadas junto a verbos generales como warau (reir), naku (llorar) y taberu (comer), pueden cubrir también el mismo terreno que los verbos de esas otras lenguas. Así, kusu kusu warau es reirse entre dientes o disimuladamente, mientras que gera gera warau es reirse a carcajadas o ruidosamente. Gatsu gatsu taberu es engullir o comer con voracidad y mogu mogu taberu es mascar o masticar con la boca cerrada.

Existen muchas más gradaciones sutiles en el significado de las expresiones giongo y gitaigo, pero no siempre concuerdan exactamente con sus equivalentes de otras lenguas, lo que puede dificultar más su aprendizaje. No obstante, su uso común en situaciones cotidianas significa que aunque no reciban la misma atención que el kanji, estas expresiones no deberían ser ignoradas por los estudiantes de japonés que deseen hablar con fluidez (pera pera) y leer con naturalidad (sura sura).

Muestras de expresiones giongo y gitaigo

Sonidos producidos por personas
Gohon Sonido de tos
Wai wai Hablar fuerte o gritar
Sonidos de animales
Mō mō El mugido de la vaca
Kā kā El graznido del cuervo
Fenómenos naturales
Hyū hyū El sonido de una ráfaga de viento
Goro goro El retumbo del trueno
Otros sonidos
Rin rin El repique del timbre de una bicicleta
Saku saku Un crujido, como al pisar la nieve
Descripción de movimientos
Guru guru Girar
Yukkuri Despacio
Descripción de cosas
Bisshori Empapado de sudor
Fuwa fuwa Suave, esponjoso
Sentimientos físicos
Kuta kuta Exhausto
Muka muka Asqueado
Emociones
Ira ira Enfadado
Kuyo kuyo Preocupado

Foto principal gentileza de Shin’ichi Higashi.

  • [26.10.2015]
Artículos relacionados
Otras columnas

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia