Liberalización de una biblioteca en la prefectura de Saga
El alcalde de la ciudad de Takeo es partidario de transformar las instalaciones públicas

Takenaka Harukata [Perfil]

[27.01.2014] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | FRANÇAIS | Русский |

Una biblioteca pública de la ciudad de Takeo ha sido remodelada con la ayuda de la cadena de venta al por menor Tsutaya. Hablamos con el alcalde de Takeo, Hiwatashi Keisuke, para saber más sobre esta iniciativa.

Hiwatashi Keisuke

Hiwatashi KeisukeAlcalde de Takeo, prefectura de Saga. Nacido en 1969. Tras licenciarse por la Universidad de Tokio en 1993, ingresó en la Agencia de Gestión y Coordinación de Japón (hoy Ministerio de Asuntos Internos y Comunicaciones). Posteriormente ocupó puestos en la Agencia de Desarrollo de Okinawa y el Secretariado del Gabinete. También fue jefe de la Oficina de la alcaldía de Takatsuki, prefectura de Osaka. En 2003 fue elegido alcalde de Takeo, siendo reelegido en 2010. Fue también profesor invitado en la Universidad de Kansai en 2007. Es autor, entre otras obras, del libro publicado en 2007 “Chikarazuyoi” chihō zukuri no tame no, aete “chikara yowai” senryaku ron (La flexibilidad como estrategia para la consolidación de las áreas locales) y el libro publicado en 2010 Kubichō panchi: sainenshō shichō GABBA funsenki (La pegada del jefe: la batalla GABBA del alcalde más joven).

Culture Convenience Club, la organización que dirige Tsutaya, la mayor cadena de videoclubes y librerías de Japón, ha empezado a gestionar una biblioteca en la prefectura de Saga. La biblioteca se encuentra en Takeo, una ciudad de tan solo 50.000 habitantes. El número de personas que utilizan la biblioteca ha aumentado significativamente desde que esta empresa privada se hizo cargo de su gestión. Y ahora gente de todo el país observa con atención para aprender de esta iniciativa. Algunos lo consideran una revolución en la forma de gestionar una biblioteca, y un símbolo de las iniciativas para descentralizar Japón.

La fuerza impulsora de esta iniciativa es Hiwatashi Keisuke, el alcalde de 43 años de Takeo, quien con total sinceridad se describe a sí mismo como una persona visual que  en su niñez rehuyó la escuela. Como alcalde, está llevando a cabo una serie de reformas estratégicas de gran alcance diseñadas para revolucionar desde la biblioteca y la administración hospitalaria hasta la educación local. Takenaka Harukata, politólogo y antiguo miembro del Ministerio de Finanzas, se reunió con Hiwatashi para saber más sobre lo que mueve a este alcalde reformista.

Un buen comienzo

ENTREVISTADOR  La remodelada biblioteca de la ciudad de Takeo abrió sus puertas en abril de 2013. Unas 260.000 personas la visitaron durante los tres primeros meses. ¿Le sorprendió, este éxito?

HIWATASHI KEISUKE  Nunca nos imaginamos que tanta gente visitaría la biblioteca. Creo que la clave de nuestro éxito es que la biblioteca se ha convertido en un lugar cómodo y agradable. Y a los usuarios no es importa gastarse quinientos yenes en el Starbucks que hay en su interior. Saben que comprar cinco libros en lugar de tomarlos prestados les saldría por unos tres mil yenes aproximadamente. Y por eso la cafetería funciona. También hay una librería. Puede parecer contradictorio: ¿por qué iba alguien a comprar un libro cuando tiene al lado tantos y gratuitamente? Pero a algunos de nuestros usuarios les gusta gastar un poco de dinero en libros allí, tal vez porque la biblioteca ofrece muchos otros contenidos gratuitos.

ENTREVISTADOR  ¿La mayoría de usuarios son residentes locales?

HIWATASHI  Diría que un 60% son de Takeo en los días de la semana, aunque los fines de semana o festivos estaríamos hablando más bien de un 50%.

Reducción de los costes administrativos anuales en seis millones de yenes

La Biblioteca de la ciudad de Takeo reabrió sus puertas en abril de 2013 bajo la nueva gestión de Culture Convenience Club, propietaria de la cadena nacional de videoclubes Tsutaya. Los costes de remodelación fueron cubiertos por la ciudad de Takeo y CCC. El ayuntamiento pagó 450 millones de yenes y CCC otros 300. Junto con su inventario de doscientos mil títulos, la biblioteca también está dotada de una zona en donde los visitantes pueden adquirir revistas y libros. En sus instalaciones podemos también encontrar una zona de cafetería/restaurante gestionada por Starbucks. Y los usuarios de la biblioteca pueden utilizar la tarjeta de puntos Tsutaya (la “Tarjeta T-Point “) para retirar libros. El horario de la biblioteca se ha ampliado tres horas, y ahora está abierta de nueve de la mañana a nueve de la noche. Además, se han eliminado los treinta días de cierre anuales, y ahora la biblioteca está abierta todos los días del año. Con la nueva gestión se espera obtener una reducción de diez millones de yenes en los costes operativos anuales de aproximadamente 120 millones. Desde su reapertura, el número de visitantes diarios que recibe la biblioteca se ha disparado a cerca de unos 2.900, unas cuatro veces el nivel del año anterior. El número de libros prestados también se ha multiplicado prácticamente por dos, llegando una media de 1.644 al día.

 Un espacio integrado

ENTREVISTADOR  ¿En qué se basaron para tomar la decisión de que Culture Convenience Club se hiciese cargo de la biblioteca de la ciudad de Takeo?

HIWATASHI  A finales de diciembre de 2011 ví un reportaje en televisión sobre una librería de Daikanyama, en Tokio, que estaba gestionada por CCC. Intenté reunirme a través de un amigo con Masuda Muneaki, el presidente de CCC, pero al final me asignaron una reunión con el vicepresidente. Pero cuando me dirigía a esa reunión me encontré con Masuda en la calle. Sabía que era una oportunidad única, así que me presenté y le dije “Quiero que su empresa gestione nuestra biblioteca de Takeo”. Ante mi sorpresa, él me respondió: “Eso es exactamente lo que yo quería hacer”. ¿Por qué? Yo no lo podía entender. Él me dijo que las bibliotecas y los hospitales son el mejor ejemplo de servicio público. Y como yo debía estar ocupado al máximo con la gestión de los hospitales de la ciudad, a él le gustaría ocuparse de la biblioteca en nuestro lugar. Así es como empezó todo a rodar, ese soleado día de invierno, sin ninguna consulta ni trato previos.

ENTREVISTADOR  ¿La biblioteca se ha convertido en lo que usted imaginaba?

HIWATASHI  Se ha convertido exactamente en la imagen inicial que Masuda esbozó en un trozo de papel. Por encima de todo, queríamos que fuese un espacio integrado. Desde el punto de vista del proveedor, podría haber sido mejor trazar una línea que dividiese el espacio de exploración de la biblioteca y la zona de venta, pero los usuarios buscan un espacio cómodo e integrado. Al integrar esas distintas zonas en una, hemos podido crear un espacio más libre.

ENTREVISTADOR  ¿Fue idea de Masuda tener un Starbucks dentro de la biblioteca?

HIWATASHI  Esto lo acordamos mutuamente. Starbucks sabe cómo utilizar el espacio de la mejor manera. Y en nuestra ciudad puede verse cómo la cafetería ha conseguido integrarse perfectamente en la biblioteca. No creo que ninguna otra empresa pueda hacer lo que hace Starbucks en cuanto a uso del espacio, o al menos ninguna otra empresa japonesa.

Somos una pequeña ciudad de tan solo 50.000 habitantes. Para que la gente acudiese a una ciudad tan pequeña, necesitábamos una historia atractiva que pudiese calar en la imaginación de las personas. Tuvimos la idea de crear la primera biblioteca/café de Japón, tal vez la primera de estas características en el mundo. Esta fue la historia principal. Pedimos a CCC que se ocupase de las negociaciones con Starbucks. En casos como este es obvia la importancia de aprovechar la experiencia de otras personas.

Llegar a los jóvenes

ENTREVISTADOR  Otro aspecto singular de la biblioteca es que la gente puede utilizar sus “Tarjetas T-Point” de Tsutaya. ¿Qué se pretende con eso?

HIWATASHI  La mayoría de personas que utilizan la biblioteca tienen entre sesenta y setena años, mientras que los usuarios de la Tarjeta T-Point suelen ser adolescentes. Pensamos que permitir su uso sería una buena manera de llegar a un grupo de edad al que no resultábamos atractivos históricamente. Otro de los objetivos fue la racionalización. Los jóvenes están acostumbrados a utilizar esa tarjeta, y eso hace ahorrar tiempo al personal de la biblioteca.

ENTREVISTADOR  ¿Cómo ha respondido el ayuntamiento a la nueva biblioteca?

HIWATASHI  El jefe de la oficina de educación es el responsable de los servicios de biblioteca de la ciudad. Al principio quedó un poco perplejo por todo este asunto, pero después de reunirse con el personal de CCC y visitar la librería Daikanyama varias veces, quedó convencido de que Tsutaya eran los adecuados para hacer el trabajo. Creo que la gente tiene que ver las cosas con sus propios ojos para poder cambiar de idea.

Cabe destacar que nuestro trabajo es dar respuesta a la gente que necesita nuestra ayuda en este momento. En cierto modo, somos como médicos. Cuando estudiaba en la universidad, trabajé como tutor del nieto de Takeshita Noboru, el antiguo primer ministro. Él me dio buenos consejos. Me dijo que es importante hacer las cosas de forma oportuna, y que debía darlo todo para el bienestar de los demás en lugar de pensar sólo en mi progreso. Es un consejo que nunca he olvidado. Intento siempre hacer todo lo posible para complacer a las personas que ofrecen primero su ayuda voluntariamente. Y los demás les seguirán de forma natural.

El enunciado del objetivo

ENTREVISTADOR  La idea de la importancia de “crear una historia” ¿arranca de su experiencia laboral en el Gobierno central?

HIWATASHI  Así es. Yo intento siempre enfocar las cosas de una manera personal. Los burócratas del Gobierno suelen estar demasiado preocupados de lo que pensará la gente. Y eso, a menudo, repercute en las ideas que se les occurren. A menudo crean cosas que son más bien mediocres o que se quedan a medio camino de todo. Eso no va a captar la imaginación de nadie. Supongo que yo suelo centrarme en los aspectos visuales de las cosas. Creé el resumen básico de lo que podría denominarse los primeros tres capítulos de nuestra historia. Y eso se basó en una imagen visual clara. Después, los administradores ya se ocuparán de los detalles. Yo quiero dejar claro lo que debe ser el desenlace. Los administradores calculan muy bien a partir de ese punto final hacia atrás. El papel de los políticos es enunciar ese objetivo.

Esto significa que obtener el diseño concreto de la biblioteca no fue algo que hice por mí mismo. Fue un trabajo de grupo que implicó a todo el equipo de gobierno del ayuntamiento. La gente sólo puede llegar a perfeccionar sus habilidades a través de su trabajo. Por lo común, los funcionarios públicos regionales no tienen ningún protagonismo. Por eso, cuando son reconocidos, lo dan todo. Al final, en CCC me dijeron: “No es necesario que te ciñas al trabajo de la biblioteca, pero nos gustaría que los tres funcionarios que ahora se ocupan de ello continuasen en el proyecto”. Eso me hizo feliz, y esos tres trabajadores quedaron entusiasmados. El efecto que pueden conseguir nuevas caras en los colegas de trabajo es inmenso. Y hasta ahora esta inyección de energía no se ha producido en los gobiernos locales.

Que se sepa en Facebook

ENTREVISTADOR  Como alcalde, usted creó una página en Facebook donde presentaba productos locales de calidad. Dentro del año fiscal actual, la página se ampliará para contar con unos cuarenta municipios.

HIWATASHI  Y ya hay gente de fuera de Japón que está estudiando la iniciativa de Facebook como modelo a seguir. El éxito proviene del hecho de que hasta ahora los productos que la gente quería comprar en línea no estaban disponibles.

Hubiese sido difícil reunir buenos productos si nos hubiésemos limitado al sector público o al sector privado. Esto lo hemos hecho de forma integrada, sin limitaciones entre lo comercial y lo gubernamental. Los ayuntamientos son la fuerza motriz clave para dar empuje a nuevas iniciativas locales, pero al mismo tiempo, cuando el ayuntamiento se ocupa de algo de forma exclusiva durante un largo periodo de tiempo, la eficiencia tiende a disminuir. En tal caso, es mejor que el sector privado se encargue de las ventas. En la historia de Japón podemos observar el ejemplo del empresario Godai Tomoatsu, a principios de la era Meiji (1868-1912), quien jugó un papel destacado en la compra de empresas creadas por el gobierno. Me parece un modelo excelente que estudiar. La mayor parte de lo que he hecho lo he copiado de lo que hizo gente como Godai [ríe].

Transformación de instalaciones públicas

ENTREVISTADOR  ¿Cuál es su próximo objetivo?

HIWATASHI Lo próximo que tenemos pensado tiene que ver con el edificio de nuestro ayuntamiento. Estamos pensando en, por ejemplo, eliminar el mostrador principal y sustituirlo por un espacio atrayente, tal vez con una floristería o algo así. Nos gustaría enlazar esto con el concepto de la biblioteca, para que la gente tenga ganas de acudir al ayuntamiento aunque no tengan gestiones inmediatas que hacer. Se ha hablado de una “revolución de la biblioteca” en Takeo, pero creo que en las próximas décadas seremos testigos de una revolución del uso de los espacios de las instalaciones públicas. El segundo paso de este movimiento afectará a los edificios consistoriales. Para el espacio de nuestro ayuntamiento, me gustaría que ideásemos un diseño en forma de cuenco. Este diseño moderno, con sillas y mesas acrílicas y paredes divisorias tanto opacas como de cristal, podría mejorar la motivación de los funcionarios y hacer ver a la gente el trabajo que se está haciendo en este lugar. El papel que un espacio determinado puede desempeñar es muy importante. Hasta ahora, los gobiernos regionales apenas han prestado atención a este tema, y cuando lo han hecho, no han sabido aportar los detalles necesarios.

ENTREVISTADOR  ¿A qué otras áreas desea prestar atención?

HIWATASHI  Sobre todo a la educación. A partir de abril vamos a distribuir computadoras tableta para los niños de enseñanza primaria y secundaria. Quiero que las clases sean mejores para los niños. Cuando yo era joven, a menudo estaba en casa a la hora de clase. Mis padres tuvieron incluso que borrarme del parvulario porque yo no podía soportar las actividades grupales. Y en la universidad, fui una persona tan solitaria que casi me salieron llagas de tanto estar postrado en la cama [ríe]. Puede que el hecho de ocupar una posición social como la de alcalde sea una reacción ante esa época. Pero si le soy sincero, a mí el Gobierno nacional no me interesa en absoluto. Los cimientos de todo son los gobiernos locales. Creo que si ideamos estrategias audaces que sorprendan a la gente, las iniciativas pueden generalizarse y extenderse hasta el punto de cambiar a Japón en su conjunto. No hay nada que no pueda hacerse hoy con el sistema de los gobiernos locales. Básicamente, se puede hacer un 99% de las cosas. Prueba de ello es que en el caso de nuestra biblioteca o nuestros hospitales, no tuvimos que depender de los Ministerios del Gobierno central. La autoridad de los gobiernos locales ha hecho unos progresos enormes, hasta el punto en probablemente podamos hablar de un 100% de competencias, más que del 99%.

ENTREVISTADOR  ¿Qué cosas siguen siendo inadecuadas?

HIWATASHI  Bueno, se necesita algo más que simplemente tener las herramientas correctas. Hacer las cosas “a cañonazos” sólo puede crear el caos y no lleva a los gobiernos locales a ninguna parte. Hoy, lo necesario es un método más parecido a empuñar una lanza. Esa es la estrategia que intentamos adoptar.

(Artículo original en japonés basado en una entrevista realizada el 11 de julio de 2013 en la biblioteca de la ciudad de Takeo, prefectura de Saga; fotografías de Nishida Kayo)

  • [27.01.2014]

Profesor del Instituto de Estudios Políticos de Licenciados Nacionales. Licenciado en Derecho por la Universidad de Tokio. Trabajó para el Ministerio de Finanzas. Posteriormente se doctoró en Ciencias Políticas por la Universidad de Stanford. Es autor, entre otras obras, de Sangiin to wa nani ka (¿Qué es la Cámara de Consejeros?). Miembro del comité editorial de Nippon.com.

Artículos relacionados
Otras entrevistas

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia