Nakada Yoshiko: cantando al revés
[15.11.2018] Leer en otro idioma : 日本語 | 简体字 | 繁體字 |

Nakada Yoshiko, de 87 años, comparte en internet vídeos en los que se la puede ver interpretando temas de una forma única: al revés. Su repertorio es cada vez mayor.

Nakada Yoshiko

Nakada YoshikoNace en 1931 en Taipéi. Aficionada a los palíndromos, en 2008 publica un libro dedicado a su pasatiempo: Nihon zenkoku gotōchi kaibun (Palíndromos locales de todo Japón; editorial Ohta). Además, le apasiona cantar al revés y sube a internet vídeos en los que se la puede ver haciéndolo. En 2012, publica otro libro, en el que recoge sus recuerdos de niñez sobre los kamikazes, con quienes tuvo contacto. Se titula Jūyonsai no natsu: tokkōtaiin no saigo no hibi wo mitsumeta watashi (El verano de mis 14 años: los últimos días de unos kamikazes a través de mis ojos; editorial Field-Y).
Canal de YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCZEWrGenvz7zPLCmDS6ebRQ
Sitio web: http://sakasauta.world.coocan.jp/kaibun_4.html

Nakada Yoshiko, de 87 años, reside actualmente en Narashino, una ciudad de la prefectura de Chiba. Los vídeos que sube a YouTube, en los que se la puede ver cantando al revés, están dando que hablar. En ellos aparece tocando un teclado electrónico para acompañar a su voz. Aunque no se entienda absolutamente nada de lo que canta, ella misma se encarga de grabar sus actuaciones y luego reproduce las cintas de casete al revés, de modo que sí se pueda reconocer la melodía y la letra. Nadie se espera que a alguien se le ocurra hacer algo así, de ahí que se haya hablado de ella en televisión y radio en numerosas ocasiones; hasta se ha vuelto famosa. Hace unos tres años que decidió dedicarse en serio a subir vídeos a YouTube, uno al mes: ahora superan la treintena. Si contamos las canciones que aún no ha compartido, su repertorio alcanza el centenar.

Una joven a la que le gustaban los palíndromos y jugar con espejos

“Antes de aprender a escribir, ya me gustaba jugar con palíndromos”, cuenta Nakada. De hecho, nos da un ejemplo: “Okaasan no okusuri, yoku kiku yo” (Las medicinas de mamá son efectivas). En esta frase, el palíndromo se encuentra al final, en “yoku kiku yo”. “Disfrutaba jugando con espejos. Iba dando vueltas por casa con uno en la mano. En él se reflejaban las lámparas que colgaban del techo, por ejemplo, y yo iba pasando por encima de ellas. Me parecía divertido, no hacía otra cosa”, prosigue.

Nakada nació en Taipéi, la capital taiwanesa, en 1931 y era la sexta mujer de diez hermanos. Su familia era wansei, término con el que se denominaba en Japón, tras la Segunda Guerra Mundial, a los nacidos en el Taiwán bajo dominio nipón que habían decidido regresar al archipiélago japonés. De pequeña, tenía problemas de salud, de ahí que pasara bastante tiempo en casa antes de comenzar sus estudios en la Escuela Primaria Kensei. Cuando no se encontraba lo suficientemente bien como para jugar con espejos, le gustaba mirar por la ventana y disfrutar de los atardeceres color vino característicos de los lugares meridionales, esperando que en algún momento apareciera una bandada de murciélagos que trazara formas misteriosas con su vuelo. Esas vivencias hicieron que desarrollara un gusto por lo extraño y se volviera una persona curiosa por naturaleza.

Etiquetas:
  • [15.11.2018]
Artículos relacionados
Otras entrevistas

Últimos vídeos

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia