Panorama La cultura contemporánea se globaliza
Popularidad duradera para un reloj de pulsera robusto
Proceso artesanal de fabricación duradero de la serie G-Shock de Casio
[03.10.2011] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | FRANÇAIS | العربية | Русский |

Más de tres décadas después del lanzamiento en 1983 de la serie G-Shock, Casio ha colocado su relojes de pulsera en las montañas, desiertos, mares, cielos y calles de todo el mundo. Agrupando durabilidad funcional e identificación con la cultura y moda juveniles, los creadores del G-Shock han conseguido una serie de éxito duradero.

Lanzamientos de la serie G-Shock respecto a tendencias culturales en Japón

En busca del “Triple 10”

Innovación en la protección del móduloHace veintiocho años Casio Computer Co., Ltd. lanzó su serie G-Shock de relojes de pulsera sumergibles y duraderos. El G-Shock surgió de la idea del diseñador Ibe Kikuo de crear relojes a prueba de golpes. En 1983 Ibe formó el “Project Team Tough”, un equipo de ocho miembros dentro de Casio, con el objetivo de conseguir un reloj “Triple 10”: que resisitiese una caída desde diez metros de altura, que pudiera sumergirse en el agua bajo una presión de diez bar, y que tuviese una pila que durase diez años.

El equipo no tuvo un inicio demasiado plácido. Los procedimientos de prueba de Ibe solían llevarle a asomarse a la ventana del baño de un tercer piso de un edificio interior de Casio, lejos de miradas extrañas, para lanzar al vacío prototipos que se estrellaban contra el suelo. Llegaron a fabricarse más de un centenar de prototipos, pero el diseño satisfactorio no llegaba.

Un día Ibe vio a un niño jugando con una pelota de goma. Era la pista que necesitaba. A Ibe se le ocurrió la idea de encajar el módulo – la carcasa interna que alberga las partes funcionales del reloj- en una protección como la pelota de goma, lo que le permitiría flotar en una sustancia que absorbería el impacto de golpes externos. Hasta ese momento, él y su equipo se habían dedicado a proteger el módulo con una carcasa rígida, pero ahora tenía una nueva solución: el módulo quedaría fijo en un número limitado de puntos, suspendido en un espacio vacío del interior del reloj. Esta “estructura hueca” se convertiría en la estructura fundamental de los relojes G-Shock durante las décadas posteriores.

En 1983 se puso a la venta el primer modelo G-Shock, el DW-5000C-1A. (Ver foto 1 en la tabla cronológica. Todos los números de serie pertenecen a lanzamientos en el mercado japonés).

El G-Shock llega a América

En el mercado interior japonés de Casio, los consumidores de principios de la década de los ochenta se interesaban principalmente por relojes esbeltos y formales; así pues, no es de extrañar que la apariencia robusta y dura del G-Shock sedujese a pocos fans japoneses, y que las ventas fuesen escasas. Fue en el mercado estadounidense donde el G-Shock obtuvo su primer éxito constatable, apoyado por un anuncio televisivo en donde el reloj era utilizado a modo de puck en una pista de hockey sobre hielo.

La filial estadounidense de Casio realizó este anuncio para demostrar la resistencia del reloj a los consumidores, pero la respuesta inicial fue de incredulidad. La empresa quedó colapsada por las llamadas de televidentes que les acusaban de exageración, y poco tiempo después un programa de noticias organizó varias pruebas para ver si el reloj podía realmente resistir tales impactos. Un jugador de hockey golpeó con su stick el reloj y lo lanzó sobre el hielo. Cuando la cámara enfocó de nuevo al reloj tras el golpe, se vieron correr los segundos en su pantalla indemne. El G-Shock había forjado su nombre como un reloj que podía resistir grandes impactos. Su creciente éxito en el mercado estadounidense acabó por obligar a los consumidores japoneses a mirar con otros ojos al robusto reloj Casio.

“En la década de los noventa, nuestros modelos como el resistente y robusto DW-6000GJ-1 [foto 2 en la tabla cronológica] ganaron nuevos adeptos en la comunidad de monopatinadores”, afirma Saitō Shinji, planificador de productos de la División de artículos de relojería de Casio. “Consideraron que la resistencia a los impactos y al agua, junto con su sólido diseño, encajaban perfectamente con sus actividades. Esto abrió las puertas a una mayor presencia de la serie G-Shock en sectores de la cultura juvenil como la moda y la música”. Relojes Casio acabarían apareciendo en vídeos musicales de artistas como Coldplay y Eminem, y en la muñeca de Keanu Reeves en la película Speed.

Nuevas características, atractivo profesional

En la década de los noventa, la segunda de los G-Shock, el equipo de Casio empezó a trabajar en nuevas líneas de uso profesional. Sobre la base de la resistencia a impactos de estos relojes, se añadieron nuevas características que les harían soportar un uso todavía más extremo. En 1993 se lanzó la serie “MAN”, con modelos especialmente diseñados para submarinistas, pilotos y mecánicos de automovilismo. (Ver foto 3 en la tabla cronológica.) Después se realizaron diversas mejoras en la funcionalidad de estos modelos para crear la serie “Master of G”, que hoy sigue a la venta.

En 1994 se sustituyó la pequeña bombilla que se utilizaba para iluminar el visor en condiciones de poca luz por un elemento electroluminiscente con retroiluminación, lo que hizo que los relojes de la serie G-Shock mejorasen enormemente su utilidad nocturna. Otras innovaciones fueron la aplicación de una película especial denominada “espaciador” en el visor de cristal líquido para que cada destello de iluminación de fondo generase la aparición de un sencillo gráfico transparente –como por ejemplo una ballena o un demonio. La incorporación de esta característica lúdica ayudó a aumentar la popularidad de los G-Shock entre los usuarios de relojes de pulsera.

En diciembre de 1994 Casio llegó al público femenino con su nueva serie “Baby-G”. Su tamaño más esbelto y su estilo más compacto no repercutieron en su durabilidad, y estos modelos pasaron rápidamente a ser parte integral del catálogo de productos Casio.

Siempre a la vanguardia

Modelo con la firma del rider de BMX estadounidense Nigel Sylvester. Modelo con la firma del rider de BMX estadounidense Nigel Sylvester.

El equipo de desarrollo del G-Shock nunca ha dejado de innovar. Siempre ha habido nuevas tecnologías que incorporar a los nuevos modelos. En 2002 Casio lanzó “The G”, un innovador reloj que incorporaba una unidad para cargar la pila con luz solar o fluorescente y un receptor de señal de radiofrecuencia para mantener la hora exacta. (Ver foto 5 en la tabla cronológica). Esta última característica ahora ha sido perfeccionada en un receptor de seis bandas que puede recibir señales de radiofrecuencia de seis estaciones de transmisión repartidas por todo el mundo: dos en Japón, dos en Europa, una en Norteamérica y otra en China.

Pero los compradores no se decantan por un reloj u otro sólo por sus características técnicas. El equipo G-Shock de Casio también centró su atención en el reloj como artículo de moda: un elemento que los jóvenes utilizarían no sólo como un reloj funcional sino también como un accesorio de moda. Los colores rosa y otros más llamativos y poco ortodoxos fueron incorporándose a esta serie como complementos de moda –un éxito nada desdeñable de Casio en una época en que se decía que los jóvenes estaban perdiendo el interés por los relojes de pulsera en general. Con el tiempo, estos compradores también acabaron apreciando los aspectos funcionales de sus relojes. La serie incorporó audaces colaboraciones con marcas de moda orientadas al público juvenil como BlackFlys y Stussy, así como con artistas, atletas y diseñadores pop, lo que le permitió introducirse en nuevos ámbitos.

Sin embargo, Saitō afirma que nada de esto ha ido en detrimento de las cualidades básicas de la serie G-Shock: durabilidad, robustez y resistencia al agua. “Nuestra línea de productos crecía rápidamente, pero siempre había un aspecto de tradición G-Shock al que nunca renunciábamos. Creo que conseguimos evolucionar la marca en el tiempo sin abandonar esa tradición.”

Proceso artesanal de fabricación duradero

Casi treinta años después del lanzamiento de su primer reloj G-Shock, Casio ha producido una amplia gama de modelos para clientes de todos los sectores demográficos, y ha hecho de la marca una de las más conocidas en el campo de los relojes de pulsera informales y deportivos. Son más de dos mil los modelos en total, sin contar las variaciones de color, los que han llegado a los mercados de todo el mundo. Estos relojes se venden actualmente en 96 países, y sus ventas acumuladas sobrepasaron los cincuenta millones de unidades en 2009.


Ibe demuestra la resistencia del G-Shock en una presentación en Londres en 2009.

Su venta está en aumento en el mercado doméstico japonés, y todo parece indicar que acabará superándose incluso el auge del G-Shock de la década de los noventa. Ibe Kikuo, padre de la estructura resistente a impactos del G-Shock, sigue profundamente involucrado en su comercialización y desarrollo; organiza los eventos llamados “Shock the World” y viaja a ciudades como Londres y Nueva York para exaltar las virtudes de los relojes e incluso para estamparlos contra una pared de vez en cuando, para demostrar su capacidad de resistencia.

La serie relojes G-Shock, con su ya larga popularidad en los mercados de Japón, Norteamérica y Europa, está ahora incidiendo rápidamente en las economías emergentes. Al aumento de seguidores en América Latina y Sudeste Asiático pronto le seguirá China y Oriente Medio, dos mercados de crecimiento clave en los que Casio ha puesto su mirada. Los relojes más resistentes del mundo están en el camino de situarse entre los más populares, gracias a la capacidad inventiva e innnovación técnica constante del espíritu de profesionalidad artesano japonés que los ha mantenido a la vanguardia del sector.

(Originalmente escrito en japonés por Andō Masahiro, traducido al español de su versión inglesa)

Ver imágenes de algunos modelos de G-Shock actualmente a la venta en Japón.

Etiquetas:
  • [03.10.2011]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie
  • El mundo de Taniguchi JirōEn febrero de 2017 murió con 69 años Jirō Taniguchi. Presentamos una retrospectiva sobre su legado, con ocasión de la exposición “El mundo de Taniguchi Jirō, el dibujante”.
  • “Boys’ Love” y Shakespeare: el manga de Kutsuwada Chie en el Reino UnidoLa dibujante de manga Kutsuwada Chie nació en Japón y ahora vive en Brighton, organizando talleres de manga para niños y estudiantes en toda la Gran Bretaña. Su obra abarca géneros muy variados, desde la leyenda de samuráis hasta el terror, pero su pasión es el yaoi, que narra relaciones amorosas o sexuales entre personajes masculinos. Actualmente trabaja en la adaptación al yaoi de los sonetos de Shakespeare dedicados al Fair Youth (‘joven pálido’).
  • Kamimura Kazuo: una visión del autor de 'Lady Snowblood' desde ItaliaPaolo La Marca, traductor e investigador de la obra de Kamimura Kazuo en Italia, y comisario de dos exposiciones sobre el artista en su país, destaca la conexión de Kamimura con la cultura extranjera. Esta conexión convierte su obra en algo universal al mismo tiempo que es representativa de un estilo clásico de Japón que resalta por su simplicidad. La Marca se acercó a Nippon.com para charlar sobre la importancia de este autor de manga.
  • "SLIDE": el vídeo de la última obra del humorista japonés Tekken en exclusivaEl humorista Tekken ha estado en el gran festival de la cultura popular japonesa que se celebra en París cada año bajo el nombre de Japan Expo. En la 18.ª edición, celebrada en 2017, ha presentado en exclusiva la versión completa de su obra “SLIDE”, una historia creada con la técnica del folioscopio (conocida en japonés como para para manga).
  • STRIP!, una exposición de las obras de la mangaka Anno MoyokoLa exposición STRIP! mostró las obras más representativas de los veinte años de trabajo de la dibujante Anno Moyoko, conocida por mangas como Hatarakiman o Sakuran.

Últimos vídeos

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia