Panorama La cultura contemporánea se globaliza
El mundo de Taniguchi Jirō
[01.03.2018] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | FRANÇAIS | العربية | Русский |

En febrero de 2017 murió con 69 años Jirō Taniguchi. Presentamos una retrospectiva sobre su legado, con ocasión de la exposición “El mundo de Taniguchi Jirō, el dibujante”.

Cuando el dibujante Taniguchi Jirō dejó este mundo, en febrero de 2017, la mayoría de los medios de comunicación lo presentaron como el autor de Kodoku no gurume (El gourmet solitario), pero en Francia era ya reconocido por obras como Aruku hito (El caminante) o Harukana machi e (Barrio lejano), a las que Le Monde y otros periódicos dedicaron reportajes. Taniguchi recibió influencia de autores francobelgas de la talla de Moebius y François Schuiten, y muchas de sus obras, incluidas las dos mencionadas más arriba, se han publicado traducidas en Europa; quizá sea un autor más conocido en esa parte del mundo que en su Japón natal. Una buena prueba es que Taniguchi es uno de los tres únicos mangakas en recibir la Orden de Caballería de las Artes y las Letras, distinción que también recibieron en su día Ōtomo Katsuhiro (el creador de Akira) y Matsumoto Reiji (autor de Ginga tetsudō 999, o Galaxy Express 999 en su versión en inglés).

El 8 de diciembre la editorial Shogakukan publicó dos volúmenes póstumos de Taniguchi que incluían obras sin terminar, y desde el 9 al 22 de ese mes se celebró una exposición en la sede de la Asociación Francojaponesa en Ebisu, Tokio. Sigamos, a través de las obras de esta exposición, los pasos de un dibujante que ha dejado una fuerte impronta en el manga.

La exposición “El mundo de Taniguchi Jirō, el dibujante”, en la galería de la Asociación Francojaponesa

Ilustración de Kōnen no mori (Shogakukan), obra que Taniguchi realizó durante los dos últimos años de su vida, mientras luchaba con su enfermedad, y que se publicó en un formato poco usual en Japón: apaisado y a color. Se ve la intención de Taniguchi de dibujar el paisaje como transmisor de sentimientos, y no como un simple fondo.

Izanau mono (Lo que tienta, Shogakukan), colección que recoge obras sin terminar de Taniguchi, muestra ejemplos de su incursión en la ciencia-ficción, la ficción histórica, la modernidad y la literatura, entre otros muchos géneros.

Maestro de muchos géneros 

Taniguchi Jirō nació en la prefectura de Tottori. Debutó en los setenta en la revista Shūkan Young Comic, y en los ochenta formó parte de la nueva ola creativa del cómic, colaborando con autores de vanguardia como Sekikawa Natsuo o Karibu Marei. Jiken’ya kagyō (Trouble is my Business, en su edición en inglés), que Taniguchi creó con Sekikawa, continuó hasta 1994 a través de diversas revistas y editoriales y muestra una evolución palpable desde el Taniguchi de los comienzos, dibujante de trazo basto, hasta un trazo posterior mucho más refinado y detallista.

Una de las primeras obras de Taniguchi, Kaikei shuten HOTEL HARBOUR-VIEW. En 1990 se publicó una versión en inglés en Canadá; era la primera vez que Taniguchi se leía en el extranjero.

Taniguchi ilustró las novelas de la serie Manhattan Op, de Yahagi Toshihiko. Para estas novelas hard-boiled se inspiró en la atmósfera del cine negro.

Desde la segunda mitad de los ochenta a los noventa Taniguchi se adentró en una serie de nuevos géneros, como Buranka (Blanca), una obra innovadora entre los mangas sobre animales, K (un manga sobre alpinismo, basado en una obra de Tōzaki Shirō) o el manga que le valió el Premio al Manga Literario Tezuka Osamu, Botchan no jidai (La época de Botchan), centrado en varias figuras literarias modernas. Taniguchi también creó mangas dentro del marco de la ciencia-ficción –Chikyū hyōkai jiki (Sobrevivir a la nueva era glacial)- o la fantasía –Genjū jiten (Tales of the Prehistoric Animal Kingdom, en su versión en inglés). Es uno de los pocos mangakas que ha dado Japón con una gama tan amplia de talentos.

Taniguchi tardó más de nueve años en terminar Bocchan no jidai (La época de Botchan, Futabasha). En ella no aparece Taniguchi como dibujante y Sekikawa Natsuo como guionista; se presenta simplemente como una obra conjunta de ambos.

Kodoku no gurume (El gourmet solitario, con guion de Kusumi Masayuki, Fusōsha), la obra magna para los amantes de la cocina. Resulta sorprendente que una obra cuyo argumento se reduce a las experiencias culinarias de un hombre de mediana edad haya podido lograr tanto éxito.

Drama en el oeste de Tokio

Aruku hito (El caminante, Kodansha) es la primera de las obras del Taniguchi de los noventa que atrajo la atención de los críticos en Francia. Taniguchi busca hacer sentir la narración no a través del texto, sino de las imágenes, y combina influencias tanto del bande desinée francés como del ambiente de las películas de Ozu Yasujirō.

Inu wo kau (Criar un perro, Shogakukan) es la biblia de los amantes de los perros. Representa con gran cariño la relación entre humano y animal. Junto con Chichi no koyomi (El almanaque de mi padre, Shogakukan), la historia de un padre y un hijo, es una de sus obras más literarias.

Entre la segunda mitad de los noventa y la década de 2000, el talento de Taniguchi dio frutos de la talla de Kami no inu, Buranka II (Blanca, el perro de los dioses II), Ikaru (con guion de Moebius) o Haruka na machi e (Barrio lejano). Su estilo, que no escatima en detalle, le valió la admiración de los lectores franceses, quienes no se apresuran de viñeta en viñeta y emplean el tiempo necesario para contemplar cada una.

Para Kamigami no itadaki (La cumbre de los dioses) no utilizó un guion ya escrito, sino que adaptó una novela de éxito del escritor Yumemakura Baku en un manga a gran escala. En Fuyu no dōbutsuen (Un zoo en invierno) relata su propia experiencia, desde su época como asalariado en una empresa hasta que se convirtió en dibujante.

La ilustración original para la portada de K, (con guion de Tōzaki Shirō, Leed Publishing), manga sobre alpinismo

La ilustración original para la portada de Kamigami no itadaki (Shueisha). Taniguchi dibujó el fondo montañoso y el protagonista con un toque diferente para crear una fuerte sensación de perspectiva. Muestra así una imagen imposible de expresar en obras impresas convencionales.

Taniguchi cargó de imaginación sus dos obras más representativas de la década de 2010, Furari y Sennen no tsubasa hyakunen no yume (Guardians of the Louvre, en su versión en inglés), ambas producto de una fusión entre el bande desinée francés y el manga japonés. Ojalá hubiéramos podido leer más obras como estas, que solo Taniguchi supo crear.

Ryōken tantei (El perro cazador detective, Shueisha), un manga cuyo original, la novela de Inami Itsura, Taniguchi quería adaptar desde hacía tiempo. Esa historia hard-boiled con gran corazón solo podía ser adaptada por Taniguchi

La presente exposición, además de mostrar la habilidad pictórica de Taniguchi, sorprende al visitante por lo variado de los géneros en los que trabajó. Es imposible resumir el encanto de sus obras en pocas palabras, pero Yonezawa Shin’ya, de la Fundación Papier, que organiza la exposición, nos dio algunas pistas para comprender mejor el trabajo del dibujante.

“Tras graduarse en su instituto de Tottori, Taniguchi fue a trabajar a Kioto, pero tras medio año allí dejó el trabajo y partió para Tokio, en cuyo oeste siempre vivió desde entonces. Quizá por eso aparecen a veces en sus viñetas los paisajes de Musashino (Tokio). Por otro lado, los shitamachi, los barrios populares de la urbe, apenas aparecen en su obra; aunque hay mangas ambientados en su ciudad natal, podría decirse que todo su trabajo posterior emana del propio oeste de Tokio. Allí no posee vínculos tan fuertes hacia el barrio y la tierra, y quizá al haber vivido en un mundo tan enrarecido su obra tenga temas tan universales.”

Ilustración original de Venezia (Futabasha)

Texto: Yoshimura Shin’ichi
Todos los derechos de las imágenes de Taniguchi Jirō © Papier
Imágenes: Nagasaka Yoshiki
Imagen del encabezado: Taniguchi Jirō, Venezia

(Artículo traducido al español del original en japonés)

  • [01.03.2018]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie
  • “Boys’ Love” y Shakespeare: el manga de Kutsuwada Chie en el Reino UnidoLa dibujante de manga Kutsuwada Chie nació en Japón y ahora vive en Brighton, organizando talleres de manga para niños y estudiantes en toda la Gran Bretaña. Su obra abarca géneros muy variados, desde la leyenda de samuráis hasta el terror, pero su pasión es el yaoi, que narra relaciones amorosas o sexuales entre personajes masculinos. Actualmente trabaja en la adaptación al yaoi de los sonetos de Shakespeare dedicados al Fair Youth (‘joven pálido’).
  • Kamimura Kazuo: una visión del autor de 'Lady Snowblood' desde ItaliaPaolo La Marca, traductor e investigador de la obra de Kamimura Kazuo en Italia, y comisario de dos exposiciones sobre el artista en su país, destaca la conexión de Kamimura con la cultura extranjera. Esta conexión convierte su obra en algo universal al mismo tiempo que es representativa de un estilo clásico de Japón que resalta por su simplicidad. La Marca se acercó a Nippon.com para charlar sobre la importancia de este autor de manga.
  • "SLIDE": el vídeo de la última obra del humorista japonés Tekken en exclusivaEl humorista Tekken ha estado en el gran festival de la cultura popular japonesa que se celebra en París cada año bajo el nombre de Japan Expo. En la 18.ª edición, celebrada en 2017, ha presentado en exclusiva la versión completa de su obra “SLIDE”, una historia creada con la técnica del folioscopio (conocida en japonés como para para manga).
  • STRIP!, una exposición de las obras de la mangaka Anno MoyokoLa exposición STRIP! mostró las obras más representativas de los veinte años de trabajo de la dibujante Anno Moyoko, conocida por mangas como Hatarakiman o Sakuran.
  • Galería fotográfica del Wonder Festival 2016Presentamos una selección de figuras casi exclusivas montadas por aficionados.

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia