Panorama Moda japonesa 2012
¡De una zona comercial al resto del mundo!
La meca de una nueva moda original: El Edificio Kitakore, en Kōenji
[08.03.2012] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | FRANÇAIS |

Aunque el barrio tokiota de Kōenji es sin duda alguna una zona residencial, ha ganado fama también por albergar numerosas tiendas de ropa de segunda mano. En su popular zona comercial se encuentra un singular edificio dedicado a la moda que destaca entre los demás y atrae muchas miradas. Se trata del Edificio Kitakore, que también genera interés en el extranjero.
¡Descubramos sus secretos!

La meca de la moda japonesa no se encuentra solamente en Harajuku y Shibuya. Ahora reside también en la popular zona comercial de Kōenji, uno de los barrios preferidos por los jóvenes, a unos seis minutos en tren de Shinjuku (línea Chūō); está en el Edificio Kitakore, que acapara la atención de los conocedores de la moda mundial.

Aunque este edificio de dos plantas reivindica su nombre en un cartel con grandes letras escritas a mano, es imposible discernir a primera vista de dónde a dónde se extiende. Tiene una forma extraña, como si le hubieran superpuesto una tras otra varias ampliaciones; en una de sus esquinas está colgado también el letrero de un bar. Uno se siente un tanto desconcertado ante este aspecto de guarida, así que le hemos pedido a Gotō Yoshimitsu, dueño de la tienda Hayatochiri, situada en el primer piso, que nos cuente en líneas generales qué es el Edificio Kitakore.


Se pueden observar las tiendas del Edificio Kitakore, rebosantes de originalidad, en las panorámicas de 360°→[360°] Edificio Kitakore, Kōenji

¡Nos encanta el reciclaje!

Hayatochiri.

“Actualmente, hay cuatro tiendas además de la mía: Southpaw, GARTER, Secret Dog e ilil. A simple vista, todas ellas parecen encontrarse en diferentes edificios, pero en realidad todas están conectadas, sólo hay una pared que las separa”, cuenta Gotō, que antes trabajaba en una tienda de ropa de segunda mano también en Kōenji. Fue él mismo quien descubrió este edificio, que funcionaba como galería, lo decoró y decidió abrir su tienda hace tres años. Se trataba de una construcción envejecida que databa de antes de la Guerra, pero ése es precisamente su atractivo.

“El dueño me dio permiso para hacer lo que quisiera porque el edificio era viejo, así que crear un espacio a mi gusto me resultó muy fácil. No hay muchos otros lugares en los que se pueda tirar abajo las paredes, ¿no?”, comenta entre risas.

Gotō Yoshimitsu, dueño de Hayatochiri.

En la tienda ofrecen principalmente productos reciclados, razón suficiente para darse cuenta de que se trata de un lugar donde tienen talento para la fabricación, pero no sólo eso: el suelo está pintado de rosa y las paredes forradas con recortes de páginas de cómics comprados por cien yenes en tiendas de libros de segunda mano. Tal originalidad no se limita a la decoración, ya que venden una chaqueta hecha con las letras del alfabeto de una alfombra de goma para niños, entre otros muchos artículos remodelados que calan. Además, se pueden ver obras de artistas conocidos suyos y diversos objetos kitsch. Hayatochiri ejerce como líder de la original atmósfera creada en todo el Edificio Kitakore, donde los espacios son concurridos y variados.

Cathy, encargada de Southpaw.

 

Arrendatarios originales que se alientan mutuamente

Umi, dueño de Secret DOG.

Antes de la reforma, el espacio ocupado por Southpaw albergaba un servicio de reparto a domicilio de curry, el de ilil un baño, y el de GARTER y el de Secret DOG se utilizaba para depositar basura; es decir, no estaba acondicionado para ningún negocio, ni para que entrara gente. Con todo, los dueños de las tiendas explican que eligieron este edificio porque, además de tener un alquiler barato, se les otorgaba gran libertad a la hora de hacer obras.

“El mayor atractivo del edificio y de las tiendas que hay en él es que están inacabados. A día de hoy seguimos haciendo cambios en la decoración poco a poco”, explica Satake Umi, dueño de Secret DOG.

La decoración de cada tienda, de la que se encargan diferentes personas, es completamente dispar. No obstante, esto denota su originalidad y razón de ser: el estilo único y kitsch de Hayatochiri contrasta con la elegancia de las paredes blancas con espejos incrustados de GARTER; la monotonía de Secret DOG con el colorido pop de ilil. En Southpaw, diseñada a imagen y semejanza del interior del cerebro de una persona zurda, se extiende un mundo extravagante un tanto malicioso. La forma de presentar sus artículos también varía, pero todas comparten un elemento: sus productos están fabricados reciclando prendas de segunda mano.

Rachel, dueña de ilil.

“Lo interesante es que el gusto a la hora de reciclar las prendas es diferente en cada tienda. En Kitakore se encuentran cosas que no hay en otros lugares, así que la diversión está garantizada para los que vengan a visitarnos”, opina Cathy, encargada de Southpaw.

“Todos nos dedicamos a hacer cosas que nos gustan. En cualquier caso, se trata de algo poderoso; siempre estamos buscando aliento en las creaciones de las otras tiendas. Me hace feliz poder pensar en fabricar lo que me apetezca en un ambiente donde todo es posible”, dice Rachel, dueña de ilil.

ilil.

 

A Lady Gaga también le gusta Kitakore

Ebata Kōshirō, dueño de GARTER.

“Kōenji es un barrio que no se deja influir por las tendencias. Sus tiendas pertenecen, principalmente, a particulares, así que tiene una ‘personalidad’ fuerte; hay muchos negocios interesantes. Además, si lo comparamos con Shibuya y Harajuku, es más tranquilo. Uno de sus atractivos se encuentra en que es una zona tan relajada que sus residentes nos visitan”, cuenta Gotō. Esto sirve para explicar por qué el Edificio Kitakore es una muestra de cómo pueden convivir en perfecta armonía diferentes formas de expresar la originalidad, y por qué esto es posible en Kōenji.

Hay muchas cosas que surgen de la relación con la zona. Por ejemplo, Hayatochiri suministra el vestuario al grupo de música Dotsuitarunen, que tiene su principal foco de actividad en Kōenji; los comercios del edificio participan en un desfile de moda de segunda mano organizado por el ayuntamiento del distrito de Suginami (al que pertenece Kōenji). Además, se realizan creaciones originales para el Festival Kōenji, que se celebra todos los años en otoño.

En el extranjero también se interesan por esa abundancia de originalidad de la que hace gala Kitakore. En marzo del año pasado, sus comerciantes colaboraron con la tienda londinense PRIMITIVE y la marca australiana DI$COUNT, ésta última influida por la moda del edificio, en la exposición de artículos reciclados THREE. Además, el diseñador Jeremy Scott y el artista Pharrell Williams, que tiene su propia marca, hicieron compras en Kitakore durante su estancia en Japón. La cantante Lady Gaga, actual icono de la moda mundial, también ha lucido diseños de GARTER y Secret DOG.

A día de hoy, el Edificio Kitakore no se limita únicamente a la moda local de Kōenji, sino que quiere ampliar los horizontes de ese mundo: le llegan ofertas para abrir sucursales en diferentes lugares del país, y medios de comunicación extranjeros acuden allí para recabar información; hay a la vista otra exposición fuera de Japón.

“En 2011 se celebró el 150 aniversario de las relaciones diplomáticas entre Alemania y Japón, así que me gustaría organizar una exposición en Berlín”, cuenta Ebata Kōshirō, dueño de GARTER.

El Edificio Kitakore presenta diseños más frescos e interesantes marcando su propio ritmo, que en realidad es un tanto agresivo, pero al fin y al cabo, solamente suyo. Es posible que comercios locales como éste, que muestran su propia originalidad y echan raíces en los barrios donde se encuentran, rescaten la industria de la moda japonesa, en la que la falta de individualidad sigue abriéndose paso en las grandes tiendas de marcas de fast fashion de Shibuya y Harajuku.

Reportaje de Majima Emari
Imágenes de Somese Naoto

(Traducción al español del original japonés)

  • [08.03.2012]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie
  • Modelos idénticas a nosotrasA pesar de la recesión que sufre la industria editorial de Japón, hay una revista de moda que está en pleno auge: Popteen, una revista mensual de moda para la tribu urbana de las gyarus que goza de una tirada de 420.000 ejemplares. ¿Quiénes son exactamente las "modelos lectoras" que han sido la clave de su popularidad?
  • La moda japonesa a tres bandas¿Cuál es la situación actual de la moda japonesa? ¿Y su futuro? Aunque es difícil hablar de ello sin explayarse, nos gustaría poder abordar el tema de forma sintetizada al menos. Por ello, hemos reunido a tres personas que, de manera indirecta o directa, tienen una relación profunda con las últimas tendencias y un conocimiento global de la cultura. Han intercambiado opiniones y puntos de vista diferentes.
  • Mis razones para investigar sobre la moda japonesaAunque Japón se encuentra alejado geográficamente del foco mundial de la moda, el mundo tiene sus ojos muy puestos en este país. La editora estadounidense Tiffany Godoy, que vino hace más de diez años a Japón fascinada por su original estética, nos desvela los encantos de la moda japonesa.
  • Doce jóvenes diseñadores que quieren conquistar el mundoEn la actual industria de la moda predomina la llamada fast fashion; esto es, lanzar al mercado mundial con la mayor rapidez posible las últimas tendencias a bajo coste. No obstante, existen todavía unos pocos diseñadores que siguen esmerándose en la fabricación de sus prendas. Hemos seleccionado doce marcas que reflejan con mucha fuerza el presente y futuro de la moda japonesa.

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia