Panorama Seguir viviendo en Fukushima - Visita a Fukushima un año después del desastre
El “encanto inalterable” de Aizu
Mukaitaki en los baños termales de Higashiyama
[27.04.2012] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | FRANÇAIS | Русский |

Uno de los principales destinos turísticos de la prefectura de Fukushima es la ciudad de Aizuwakamatsu. A pesar de que el número de visitantes se ha reducido notablemente tras el Gran terremoto del Este de Japón, hay un ryokan (hostal tradicional de estilo japonés) con una larga tradición que está dejando de lado la desinformación y está mejorando sus resultados. Enarbolando el lema un "encanto inalterable" como su principal arma, está presentando su atractivo encanto que ha sido capaz de fascinar a muchas personas.

La ciudad de Aizuwakamatsu es uno de los destinos turísticos representativos de la prefectura de Fukushima; se encuentra cerca del Monte Bandai y del Lago Inawashiro, y tiene muchos restos históricos del período Sengoku (período de los estados en guerra, siglos XV- XVI d.C) y del Bakumatsu (finales del período Edo, siglo XIX d.C). La central nuclear Fukushima Daiichi está a unos 100 km de distancia y la cantidad de radiación recibida fue casi la misma que la de la zona metropolitana. Sin embargo, los clientes han dejado de venir a causa de la grave desinformación sobre los daños que se generaron con el desastre de Fukushima.

El viejo hostal ryokan que ha evitado los daños causados por la desinformación

Caligrafía que Noguchi Hideyo regaló a Mukaitaki: Bishukakō (Buenos licores y finos manjares). Se dice que Noguchi, que se hospedó con su madre, quedó muy satisfecho tanto de la comida como de la bebida y, sin pensárselo dos veces, cogió su pincel para expresarlo de este modo.

Bajo esas circunstancias hubo un hostal ryokan que continuó abierto al público justo después del Gran terremoto del Este de Japón; durante el mes de abril este viejo hostal ryokan ya había recuperado en un 60% el número de huéspedes respecto a los del año anterior y a partir de mayo los resultados aumentaron un 10%. A 10 minutos en automóvil desde la ciudad de Aizuwakamatsu encontramos un hostal ryokan en los baños termales de Higashiyama: Mukaitaki. Durante el periodo Edo fue utilizado como centro de convalecencia del clan Aizu, y en 1873 se estableció como hostal ryokan. Muchas celebridades lo han visitado: desde el estadista de la era Meiji, Itō Hirobumi, hasta el bacteriólogo Noguchi Hideyo, la poeta Yosano Akiko, y más recientemente, el ex primer ministro Koizumi Jun’ichirō. Su arquitectura de madera estilo sukiya(*1) conserva toda la atmosfera de la era Meiji y ha sido registrada como propiedad cultural tangible del país. Gracias a su “encanto inalterable” está consiguiendo evitar los daños causados por la desinformación tras el desastre.

El actual presidente, Hirata Yūichi, pertenece a la sexta generación que regenta el hostal ryokan. Al mirar hacia atrás y recordar aquel 11 de marzo de 2011 comentó: “Aunque en Aizu el terremoto tuvo una intensidad sísmica leve de 6 grados (en la escala japonesa), Mukaitaki apenas sufrió daños. A pesar de ser un hostal ryokan de madera con más de 100 años de antigüedad, no se cayó ni una teja. No se sintió ninguna sacudida fuerte y ni siquiera se rompió un plato. Los clientes que llegaron justo después del terremoto se sorprendieron al comprobar con qué orden y regularidad nos desenvolvíamos”.

Los edificios y el mobiliario del hostal ryokan no sufrieron ningún desperfecto; sin embargo, el ferrocarril y las carreteras quedaron cortados y se detuvo el transporte público. Cesó la distribución de mercancías de modo que quedó imposibilitada la provisión de gasolina y alimentos. Al día siguiente, el 12 de marzo, se produjo una explosión de hidrógeno en la central nuclear Fukushima Daiichi de la empresa Tokyo Electric Power; otra explosión se volvería a repetir el día 15, lo cual provocó que se propagase el miedo a una posible contaminación radiactiva.

“Aunque Aizu está a 100 km de distancia de la central nuclear, me preparé para asegurar la evacuación de los empleados y sus familias.¿Cómo iba a manejar un hostal ryokan tan grande si me quedaba yo solo? ¿Sería éste el final para un negocio con 140 años de ininterrumpida historia? ”

Satisfaciendo los deseos de los clientes habituales

En una reunión de los miembros de la Asociación de Turismo de la ciudad de Aizuwakamatsu se dijo que en aquella situación sería difícil recuperar Aizu como destino turístico durante los próximos años. Incluso se llegó a opinar que sería mejor dedicarnos a ofrecer apoyo logístico para las zonas afectadas. En Higashiyama, se decidió en conjunto acoger en los balnearios a los habitantes de Ōkuma, municipio donde se encuentra la central nuclear, al contar con subsidios prefecturales y municipales; sin embargo Mukaitaki no se atrevió a participar en la acogida de estos refugiados.

“Inmediatamente después del terremoto lanzamos una llamada a través de Internet anunciando que sólo podíamos ofrecer onigiri (bolas de arroz cocido) de comida pero que como teníamos agua termal en abundancia podían venir a descansar. Pero no apareció nadie que se quisiera refugiar aquí. Por otro lado, nuestros clientes habituales iban contactando con nosotros uno tras otro, nos decían que vendrían tan pronto como pudiesen, que querían comprar las especialidades locales por Internet, etc. Al rechazar la propuesta de aceptar refugiados en plena crisis causada por la desinformación, no tenía ninguna garantía de que viniesen nuevos clientes. Estaba muy preocupado porque no sabía si podría continuar con el negocio; a pesar de ello decidí dar prioridad a los clientes que nos habían apoyado durante tantos años y rechacé el tema de los refugiados”.

El 12 de abril, al restituirse el tren bala Tōhoku Shinkansen entre Tokio y Fukushima, empezaron a recuperar clientes, de los cuales la gran mayoría eran clientes habituales. En abril, tuvieron un descenso del 40% en el número de huéspedes respecto al año anterior. Posteriormente, el número fue creciendo constantemente y durante la Golden Week (un período de vacaciones que comprende varios días festivos seguidos del 29 de abril al 5 de mayo) estuvieron al completo. En mayo, su negocio experimentó un aumento del 30% al año anterior.

140 años de historia, haciendo del tiempo un aliado

Baño especial que fue visitado por las celebridades del momento. Aunque ha sido renovado varias veces desde que se amplió al final de la era Meiji, su apariencia se mantiene idéntica a la de entonces.

El mayor encanto de Mukaitaki es que se puede degustar la misma atmósfera que han saboreado las celebridades desde el siglo XIX. Su apariencia exterior, que transmite ese peculiar aire histórico, y su interior perfectamente dotado de un equipamiento contemporáneo han gozado desde siempre de buena popularidad; según las palabras del propio presidente Hirata, en las respuestas a las encuestas que pasaron a los clientes tras el terremoto se duplicó el número de personas que solicitaban que no cambiasen nada.

“Algunas personas nos aconsejaban construir un rotenburo (baño al aire libre) para hacer aumentar los clientes pero con un rotenburo nuevo y moderno no se podría emplear el slogan de ‘hostal ryokan donde se alojó Noguchi Hideyo’. Por lo general, las cosas se degradan con el paso del tiempo; pese a ello, ¿no le parece que tiene más encanto un hostal ryokan con 140 años de historia que uno que sólo haya cumplido 100 años desde su fundación? No nos preocupamos únicamente por conservarlo intacto, ponemos todo nuestro empeño en seguir perfeccionando este espacio llamado Mukaitaki para realzar su belleza. Como resultado de ello, el tiempo se ha convertido en nuestro aliado”.

El agua de los baños termales de Mukaitaki fluye directamente desde su fuente. Cada uno de sus diferentes baños, tales como el Kitsune yu (Baño del zorro) que nos recuerda la atmósfera de la casa de convalecencia del clan Aizu en el período Edo, el Saru yu (Baño del mono) que sirve como un gran baño público y, los tres baños diferentes de tipo familiar, tienen su propio ambiente característico. El agua natural brota a aproximadamente 60 grados y se regula para que salga a una temperatura que ronde entre los 42 y 45 grados; en el proceso de regulación no se añade ni agua fría ni caliente.

La cocina de Mukaitaki se basa principalmente en la gastronomía local: “producción local para consumo local”. En el menú se señala con claridad que los ingredientes son de la prefectura de Fukushima; aun así no hay ningún cliente que rechace la comida.

(*1) ^ Estilo que se utilizó en un principio en las pequeñas casas de té separadas de la casa principal. Posteriormente se popularizó como estilo de construcción para los edificios construidos en los jardines y en los espacios de esparcimiento.

  • [27.04.2012]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie
  • Hiroki, un sake fruto del clima de FukushimaHiroki, una de las marcas de sake que ha desencadenado una fiebre por los licores de producción regional, se elabora en una pequeña bodega de la prefectura de Fukushima. Tras la fabricación de esta bebida, que ha cautivado a los amantes del sake, reside la historia de la gran recuperación de una empresa que estaba a punto de echar el cierre, todo un aliento para el pueblo de esta provincia.
  • Réquiem de FukushimaEl folk min’yō, género tradicional de la música japonesa, siempre ha estado ligado a la cultura y a la vida de los pueblos de las provincias; entre ellas, Fukushima es conocida por sus muchas y excelentes canciones. Una grabación realizada allí nos ha permitido escuchar los sonidos del shakuhachi, y los de unas voces capaces de cicatrizar las heridas tras el terremoto y el tsunami.
  • Guerra de medios en la zona del desastre: “Lo que queremos decir a Tokio y al mundo”, segunda parteHace un año del Gran terremoto del Este de Japón con tsunami. Fukushima ha soportado una enorme carga en la vida desplazada por el accidente nuclear y el daño económico y psicológico causado por la desinformación. Mientras continúa su lucha contra la radiactividad invisible, seis periodistas locales nos hablan con franqueza.
  • Guerra de medios en la zona del desastre: “Lo que queremos decir a Tokio y al mundo”, primera parteHace un año del Gran terremoto del Este de Japón con tsunami. Fukushima ha soportado una enorme carga en la vida desplazada por el accidente nuclear y el daño económico y psicológico causado por la desinformación. Mientras continúa su lucha contra la radiactividad invisible, seis periodistas locales nos hablan con franqueza.

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia