Panorama Paseando por Asakusa como si fuéramos de Edo
Asakusa Imahan: un “sukiyaki” ortodoxo elaborado con la mejor carne vacuna de Japón
[21.08.2014] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 |

Desde que abriera sus puertas en 1895 el restaurante Asakusa Imahan es famoso por su sukiyaki. Descubrimos este lugar en el que nos invitan a disfrutar de la buena carne y del ambiente del shitamachi.

El restaurante Asakusa Imahan es famoso por su sukiyaki. En 1895, año en que abrió sus puertas, la carne vacuna todavía era escasa, y no tardó mucho en ganar popularidad cuando comenzó a utilizarla en platos elaborados en ollas.

A día de hoy, el establecimiento sigue buscando la máxima calidad en los ingredientes: solo emplea carne vacuna de hembra de la variedad kuroge wagyū (res de piel negra), rigurosamente seleccionada, entre la que figura el buey de Kobe. Esta se prepara en relucientes ollas de hierro del estilo tradicional Nambu confeccionadas por maestros artesanos; en ellas, se pone el warishita, una salsa elaborada con azúcar y salsa de soja que se utiliza para el sukiyaki. Cuando la carne empieza a asarse, puede escucharse un ruido semejante a un silbido y su aroma llena el aire. Las camareras preparan el sukiyaki delante de los clientes y retiran la carne de la olla cuando ha adquirido el punto ideal para que tenga el mejor sabor posible.

“Asakusa es el lugar de Tokio donde se puede apreciar mejor cómo era Edo. La cultura en torno a la devoción a kannon [deidad budista de la misericordia] presente en la zona desarrollada alrededor de un templo se conserva marcadamente”, cuenta Takaoka Shūichi, perteneciente a la quinta generación propietaria del restaurante.

Apetece degustar manjares especiales en shitamachi, una zona donde uno puede respirar los ánimos de Edo.

Takaoka Shūichi, perteneciente a la quinta generación propietaria del restaurante. “El tsukudani de carne de vacuno [carne hervida en salsa de soja y azúcar], el regalo por excelencia que los clientes compran en Asakusa Imahan, fue idea de mi abuelo”.

Sukiyaki con carne extraveteada, 10.500 yenes por persona (ración para dos personas en la fotografía).

1. Se pone un poco de warishita (salsa de soja, vinagre mirin y azúcar) en una olla de hierro caliente de estilo Nambu. Se recomienda llenar la olla hasta la mitad.
2. Mientras el warishita se calienta, se bate con unos palillos el huevo crudo. Esto se hace suavemente, como si se estuviera dibujando un círculo. Es importante que no se forme espuma. 
3. Se colocan dos rodajas de carne en la superficie de la olla donde el warishita no alcanza. Cuando estén relativamente asadas, se introducen ligeramente en el líquido con un gesto de muñeca leve, como si se estuviera untando algo, para que el sabor de la carne quede en el recipiente.
4. Se ponen las verduras y el tofu en el warishita, en el que ha quedado el gusto de la carne. Además, se añaden otros ingredientes cuidadosamente elegidos, como cebolleta dulce y salvado de consistencia esponjoso.

Se pone más carne y se deja que cueza bien, pero no excesivamente. Lo recomendable es conseguir que la carne conserve un tono rosado.

La camarera retira la carne de la olla para cada comensal cuando ha adquirido el punto ideal.

Restaurante Asakusa Imahan (restaurante principal, en la avenida Kokusai)
Dirección: Tōkyō-to Taitō-ku Nishi-Asakusa 3-1-12
Tel.: 03-3841-1114
Horario: De 11:30 a 21:30 (última comanda una hora antes del cierre). Abierto todo el año. 
Posibilidad de reservar mesa. Carta disponible en inglés.
Precio medio por persona: 3.000 o 4.000 yenes para el almuerzo y 10.000 yenes para la cena.
Página web: http://www.asakusaimahan.co.jp/english/index.html (versión en inglés)

  • [21.08.2014]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie
  • Tambores de todo el mundo en AsakusaEn Japón existen tambores de diferentes tamaños y formas desde tiempos antiguos. Este instrumento musical no puede faltar en todo festival tradicional que se precie (matsuri en japonés). El barrio tokiota de Asakusa alberga un museo del tambor en el que se exhiben tambores no solo de Japón, sino también piezas únicas de todo el mundo.
  • Hantenya: prendas originales teñidas a mano que ayudan a animar los festivalesEn cada matsuri puede verse a numerosos participantes vistiendo el hanten, un kimono corto. Visitamos a Kojima Akihiro, cuya familia se dedica desde hace más de un siglo a la venta de estos kimonos y otras prendas tradicionales japonesas que nunca pasan de moda. 
  • Arai Bunsendō: abanicos con diseños de EdoAprovechar con audacia los espacios en blanco es uno de los secretos de los abanicos con diseños de Edo que elabora Arai Bunsendō, una tienda con 120 años de historia en el barrio de Asakusa.
  • Kamiya: el primer bar de Japón y su famoso cóctel que quita el hipoDurante la era Meiji (1868-1912) Japón se transformó con la llegada de las costumbres de Occidente. En nuestro paseo por Asakusa encontramos el primer bar que abrió sus puertas en el país en 1880, Kamiya, cuyo cóctel más famoso, el denki bran, se ha convertido hoy en un trago que hace aflorar la nostalgia al primer sorbo.
  • Tōkyō Wazarashi: los paños “tenugui” y la elegancia de EdoEl tenugui es uno de los objeto típicos de la cultura tradicional japonesa, un tejido con una infinidad de usos. Tōkyō Wazarashi ha convertido sus paños y toallas tradicionales en accesorios que evocan la elegancia de la moda Edo.

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia