Panorama Tradiciones “cool”, modernidad y belleza tradicional
Shunga: nada de pornografía
Una exposición de grabados eróticos shunga extiende por el Museo Británico el embrujo del arte japonés

Tony McNicol [Perfil]

[17.12.2013] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | FRANÇAIS | العربية | Русский |

La precisión de su técnica y la viveza de su colorido han ganado una gran reputación para los grabados ukiyoe tanto en Japón como en el extranjero. Lo que podría sorprender a algunos es que todos aquellos grandes maestros fueron, al mismo tiempo, incansables creadores de grabados eróticos shunga. El escritor británico Tony McNicol visitó la gran exposición de este género abierta en el Museo Británico de Londres.

El ukiyoe shunga, un género rebosante de belleza y humor

Preso su pico
Entre las valvas de la almeja
No levanta vuelo la agachadiza
Esta tarde de otoño

Yadoya-no-Meshimori

Contemplando la exposición extraordinaria inaugurada en el Museo Británico bajo el título de Shunga – Sex and pleasure in Japanese art, uno se da cuenta de lo incorrecto que resulta adjetivar de “pornográfico” el género pictórico japonés shunga. “Creo que a la gente le sorprende esa combinación de obras sexualmente explícitas con esa belleza y con ese humor, y, en última instancia, la humanidad que se transmite”, comenta Tim Clark, responsable de la sección japonesa del museo, que actúa como comisario en esta exposición.

El comisario de la exposición, Tim Clark.

Entre las 165 obras expuestas, Clark se quedaría con el juego de 12 grabados en madera de Torii Kiyonaga (1752-1815). Las figuras, fundidas en un abrazo, están exquisitamente trazadas, y la composición de las obras, de gran economía expresiva, logra meter al espectador en las escenas. Clark dice que admira especialmente “la sensibilidad y sofisticación de los tallistas e impresores” que produjeron los grabados a partir de los dibujos de Kiyonaga.

Esta exposición es fruto de un proyecto que echó a andar en 2009 y que ha contado con la colaboración de 30 personas. El objetivo era “reconstituir el corpus y someterlo a un estudio crítico”. Algo más de un tercio de las obras expuestas son propiedad del museo, que comenzó a coleccionar grabados de este género en 1865. La mayoría de las otras obras han sido prestadas por el International Research Center for Japaneses Studies de Kioto.

Para Clark, la definición perfecta de shunga es “arte sexualmente explícito”, poniendo el acento en la palabra “arte”. “La combinación de lo sexualmente explícito con lo artísticamente bello es algo que no hemos tenido en Occidente hasta tiempos muy recientes”, argumenta el experto. El hecho es que, en aquella época, la mayor parte de los famosos autores de ukiyoe se implicaron de alguna forma en la factura de estas “imágenes primaverales”.

Como se explica en la exposición, al principio se utilizaban materiales de alta calidad, por lo que era posible transmitir las obras de generación en generación. Hay documentos que revelan que por una pintura original, en rollo, se llegaban a pagar 50 momme, equivalente a 300 litros de soja.

Entre las impensadas funciones que se atribuía a los shunga en aquella época estaban la de elevar la moral del guerrero que entraba en batalla y la de proteger la casa de los incendios. Se usaban también para aleccionar a los jóvenes matrimonios en su vida marital. Así pues, si bien sus autores eran exclusivamente hombres, puede decirse que ambos sexos disfrutaban de ellos por igual.

Shunga de Nishikawa Sukenobu, fechado entre 1711 y 1716. Hombre seduce a joven mujer. El instrumento que se ve al fondo es un shamisen. Grabado coloreado a mano sobre fondo verde. El Museo de Bellas Artes de Boston conserva una impresión sin colorear de la misma matriz.

 

Shunga de principios del siglo XVII, de autor anónimo. Forma parte de una serie de 12 escenas amorosas. Representa a un samurái acostado con un muchacho, bajo la indulgente mirada de un personaje femenino que arregla el lecho.

Muchos shunga reproducen escenas de placer sexual que respiran ternura y reciprocidad. “Están conectados muy directamente con el mundo de lo diario. A veces representan escenas sexuales que ocurren en entornos perfectamente cotidianos y entre cónyuges”, añade Clark.

Un buen ejemplo es la obra que puede contemplarse a la entrada de la sala que alberga la exposición, la titulada Utamakura (Poema de la almohada), de Kitagawa Utamaro (1753-1806), que recoge los amores de una pareja en lo que parece un reservado, en el primer piso de una casa de té. El hombre mira apasionadamente a la mujer mientras sus cuerpos se entrelazan bajo los kimonos superpuestos. Las nalgas de la mujer asoman entre los ropajes.

Utamakura, xilografía de Kitagawa Utamaro fechada en 1788. Décima imagen de una serie de 12.

Sátira social y riqueza imaginativa

Shunga de Kawanabe Kyōsai.

En el extremo opuesto, tenemos también obras que difícilmente podrían calificarse de reflejo realista de la sexualidad, que representan órganos de tamaño descomunal y situaciones descabelladas o humorísticas. Por algo el género del shunga fue denominado también waraie (pintura cómica). La obra tardía de Kawanabe Kyōsai (1831-1889), un pintor de ukiyoe que desarrolló su actividad artística a caballo entre el periodo Edo (1603-1867) y la era Meiji (1868-1912), ejemplifica esta tendencia. Una de sus obras representa un desenfrenado abrazo de una pareja prácticamente desnuda, que queda además expuesta en un ángulo muy indiscreto. Pero el más interesado en la escena parece un gato que acerca una de sus patitas al sexo del hombre. Cuál pueda ser el desenlace de la escena queda a criterio del espectador o de su imaginación. Jess Auboiroux, un visitante de la exposición, comentó que ante algunas de las imágenes no había podido contener la risa, pero que el resto de los visitantes contemplaban las obras en perfecto silencio, lo cual en su opinión no encajaba demasiado bien con la intencionalidad original de las obras.

El humor del shunga puede llegar a ser tan incisivo como subido de tono. Como se aprecia en gran parte de la cultura popular del periodo Edo, y lógicamente también en el arte sexualmente explícito de épocas posteriores, hay siempre un elemento de rebeldía.

“Muchos shunga”, explica Clark, “retoman y parodian temas que están presentes en otros géneros pictóricos y literarios más serios, a menudo con espíritu juguetón, pero a veces también con agudeza e intencionalidad política”. Pueden ponerse como ejemplo los libros de shunga que parodian los libros de formación moral para mujeres. Llamados shunpon, muchos de ellos muestran un parecido tan grande con los originales que parecen hechos por los mismos artistas y editoriales, lo cual tampoco es de extrañar, ya que unos y otros se gestaron en un mismo medio editorial.

Fue este creciente carácter satírico del shunga lo que atrajo la atención de las autoridades, que comenzaron a censurarlo. En 1722 se decretó una prohibición de publicar shunga, medida que supuso un gran descenso en su producción durante cerca de 20 años. Luego se sucedieron medidas represivas de menor alcance. Aun así, lejos de decaer, el shunga continuó evolucionando, sobreponiéndose hábilmente a estos controles.

La riqueza imaginativa y la osadía del shunga continúan sorprendiendo al espectador de cualquier época. Uno de los juegos de láminas expuestos muestra retratos de actores de kabuki y primeros planos de su miembros viriles en erección. El pelo pubiano presenta el mismo aspecto que las pelucas de los actores, y las hinchadas venas siguen el mismo trazado que sus maquillajes.

La “gran exposición del shunga”, un evento todavía imposible en Japón

“La casquivana”, uno de los Diez estudios de la fisiognomía femenina, obra de Kitagawa Utamaro fechada entre 1792 y 1793. En el gesto de volverse hacia atrás mientras se seca las manos, una mujer deja al descubierto su pecho. Fondo pigmentado con polvo de mica.

Resulta irónico que poco después de que el shunga comenzase a ser conocido en Occidente (fue ya enviado como regalo al comodoro norteamericano Perry, que con sus “barcos negros” forzó la apertura de Japón, y sedujo a artistas como Picaso, Rodin o Toulousse-Lautrec), Japón optase por echar un tupido velo sobre sus atrevimientos gráficos. Puesto a custodia durante un largo periodo, no fue sino en los años setenta del siglo pasado cuando fue posible organizar una primera exposición.

Incluso hoy en día resultaría muy problemático abrir en Japón una exposición de la envergadura de la que acoge el Museo Británico. En cualquier caso, esta exposición no hace sino confirmar la importancia que tiene el shunga en el arte japonés.

Andre Gerstle, experto en temas japoneses que enseña en la Escuela de Estudios Orientales y Africanos (SOAS, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Londres, afirma que, al menos hasta el siglo XX, el shunga ha sido sin lugar a dudas una parte integral de la cultura japonesa. “A la gente le sorprende oír decir que en Japón esta exposición no hubiera sido posible”, observa.

Según Clark, la respuesta a la presente exposición ha superado todas las expectativas, tanto en Reino Unido como en Japón. Apenas alcanzado el ecuador de la misma, el volumen de visitantes sobrepasa ya ampliamente las previsiones totales.

“La casquivana”, uno de los Diez estudios de la fisiognomía femenina, obra de Kitagawa Utamaro fechada entre 1792 y 1793. En el gesto de volverse hacia atrás mientras se seca las manos, una mujer deja al descubierto su pecho. Fondo pigmentado con polvo de mica.

Yano Akiko, investigadora asociada del Centro de Estudios Japoneses de la SOAS, quien ha colaborado activamente en el proyecto, reconoce que el equipo tuvo que trabajar muy duro para explicar al público correctamente “la complejidad” de este fenómeno artístico premoderno. “Nos preocupaba haber puesto una excesiva carga informativa”, comenta, “pero, en su mayor parte, los visitantes han sintonizado perfectamente con las obras y han disfrutado de la exposición comprendiendo perfectamente lo que pretendíamos transmitir”.

Reportaje y texto (inglés) de Tony McNicol, con la colaboración del Museo Británico.

▼Reference

The British Museum
Kawanabe Kyōsai Memorial Museum
Edo-Tokyo Museum

  • [17.12.2013]

Escritor, fotógrafo y traductor de japonés británico. Tras un periodo de 15 años en Japón, en 2013 estableció su centro de operaciones en Bath (Inglaterra). Pero el disfrute de su querida campiña inglesa no le ha librado de ciertas añoranzas, como la del sabroso arroz japonés.

website:www.tonymcnicolphotography.com

Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie
  • El mundo del 'washi': 1. Un papel que dura mil añosEn 2014, la UNESCO inscribió el washi, arte tradicional de fabricación manual de papel japonés, en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Las primeras técnicas de fabricación de papel se transmitieron a Japón entre los siglos V y VI. En el Shōsōin de Nara se conservan todavía registros familiares que fueron escritos a principios del siglo VIII utilizando la variedad de washi llamada minogami. El washi y los japoneses: una relación que dura ya más de 1.300 años, a lo largo de los cuales se ha producido una acumulación de técnicas que ha dado origen a una rica gama de variedades regionales.
  • Enseñando la senda del samurái: una entrevista con Ogasawara KiyomotoOgasawara Kiyomoto es el heredero de una escuela de yabusame, el tiro con arco a caballo practicado por los samuráis, y de protocolo cuyos orígenes se remontan a hace más 800 años. Hoy enseña estas artes ancestrales bajo la supervisión de su padre Kiyotada, la trigésima primera generación de líderes de la tradición de Ogasawara-ryū.
  • Pueblos ninja: una visita a Iga y KōgaLos ninjas camparon por Japón desde el periodo Nanboku-chō hasta la era Edo. De entre todos ellos, los ninjas de Iga y Kōga tenían fama de ser los grupos más fuertes. Un visitante que se acerque a las instalaciones existentes en ambas zonas podrá probar las actividades cotidianas de estos guerreros, y practicar con sus armas y artilugios.
  • Los verdaderos ninjasLos ninjas son personajes de gran popularidad, no solo en Japón sino en todo el mundo, gracias a novelas, anime y películas. Sin embargo su realidad está envuelta en el misterio. En los últimos años un grupo de investigadores se ha esforzado por desentrañarlo; aquí presentamos la verdadera figura del ninja.
  • Más allá de La gran ola: Hokusai en el Museo Británico“Hokusai: más allá de La gran ola” es una exposición del Museo Británico de Londres dedicada al pintor de grabados en madera Katsushika Hokusai. Cuenta con obras de las tres últimas décadas de la notable carrera de Hokusai, e incluye una excelente impresión temprana de la famosísima gran ola de Kanagawa, considerada una de las imágenes artísticas más reproducidas del mundo. Más de un siglo después de la profunda influencia que Hokusai ejerció sobre el arte occidental a través de Van Gogh y los impresionistas, se remonta de nuevo en la ola de la popularidad.

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia