Panorama Tradiciones “cool”, modernidad y belleza tradicional
Pueblos ninja: una visita a Iga y Kōka
[18.10.2017] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | FRANÇAIS | العربية | Русский |

Los ninjas camparon por Japón desde el periodo Nanboku-chō hasta la era Edo. De entre todos ellos, los ninjas de Iga y Kōka tenían fama de ser los grupos más fuertes. Un visitante que se acerque a las instalaciones existentes en ambas zonas podrá probar las actividades cotidianas de estos guerreros, y practicar con sus armas y artilugios.

1. El Museo Ninja de Igaryū, donde se puede conocer, ver y sentir a los ninjas

A unos cinco minutos a pie desde la estación de Iga-Ueno en la prefectura de Mie, se encuentra el Parque Iga Ueno-jō, dentro de cuyo recinto se halla el Museo Ninja de Igaryū. Las instalaciones cuentan con una casa ninja, edificios para demostraciones y exposiciones y una plaza exterior donde se realizan espectáculos cada cierto tiempo.

La información para turistas se presenta en inglés, francés, italiano, alemán y japonés

En un principio la casa ninja parece una casa de agricultor sin nada especial, pero el interior está lleno de artilugios. Un guía, vestido de ninja, explica que “Estos artilugios eran como los sistemas de seguridad de hoy día. En cualquier casa de la zona había dos o tres instalados”.

(Arriba a la izquierda) Casa Ninja (Arriba a la derecha, abajo) El dondengaeshi es un panel giratorio tras el que podemos escondernos

En el edificio para demostraciones se hallan expuestas herramientas ninja y documentos históricos. La exposición cuenta con más de 400 objetos, entre los que se encuentran shuriken y otros artilugios construidos sobre la base de las instrucciones de los manuales de ninjutsu, el arte marcial de los ninjas, o mizugumo, una especie de calzado que se utilizaba para caminar sobre la superficie del agua. Al parecer los shuriken apenas se usaban realmente en combate; según el guía, “Los ninjas eran especialistas en huir y esconderse”.

(Arriba a la izquierda) reconstrucciones de shuriken reales. (Arriba a la derecha) Mizugumo, utilizados para caminar sobre el agua. (Abajo a la izquierda) Hojas ninja con vainas y sageo (cordel usado en las empuñaduras), fabricados por los ninjas. (Abajo a la derecha) Ropas de ninja

El otro edificio de exposiciones muestra la historia y la vida de los ninjas. En él se ven expuestas ropas y objetos de uso cotidiano, que resultan de gran interés ya que revelan el gran nivel de conocimientos que los ninjas debían poseer para su labor. El lugar también cuenta con una zona de concursos para niños y una tienda de regalos.

Los suelos de la Casa Ninja también esconden espadas

  • Dirección: prefectura de Mie, ciudad de Iga, Ueno Marunouchi 117
  • Precio de entrada: estudiantes de instituto y adultos: 756 yenes; niños desde 4 años: 432 yenes
  • Horario: de 9 de la mañana a 5 de la tarde (se puede entrar hasta las 16:30)
  • Cerrado entre el 29 de diciembre y el 1 de enero

2. El Pueblo Ninjutsu de Kōka

El Pueblo Ninjutsu de Kōka, en la ladera de las montañas Suzuka, está compuesto de un museo ninjutsu de gran tamaño, una casa ninja llena de artilugios y una zona de lanzamiento de shuriken. El dōjō ninja permite al visitante escalar paredes de piedra y saltar muros, entre otras actividades.

Para saltar un muro se puede utilizar una espada ninja como escalón. Su cordel es muy largo, por lo que resulta fácil recuperarla tras llegar arriba

La casa ninja es la residencia reubicada de los verdaderos descendientes de los Fujibayashi, una familia de ninjas de Kōka. Como en el caso de la casa ninja de Iga, el interior del edificio cuenta con salidas secretas y numerosos mecanismos.

En la zona de lanzamiento de shuriken se puede practicar la puntería con dichas armas. En el fondo se puede ver la residencia ninja de la antigua familia Fujibayashi

“Esta zona era un cruce de rutas de transporte; parece que hubo muchas disputas por el terreno. Kōka no contaba con un señor feudal destacado, y esto dio paso a la creación de un grupo autónomo con mucha voluntad”, dice Kitazawa Akira, uno de los trabajadores del Pueblo Ninjutsu.

En Kōga también existe un dondengaeshi

En el museo de ninjutsu podemos apreciar documentos históricos -como el texto Mansen shūkai, el “Libro del ninjutsu”-, herramientas y demás. Cada casa poseía un ejemplar de dicho libro, pero “Dado que el ninjutsu es un arte secreto no se registraban por escrito los puntos vitales. Lo más importante se transmitía de forma oral y se memorizaba”, dice Kitazawa.

(Arriba a la izquierda) Exposición en el Museo de Ninjutsu. (Arriba a la derecha) Algunos shuriken y makibishi (abrojos, armas arrojadizas con puntas) de extrañas formas. (Abajo) El Mansen Shūkai, un manual de ninjutsu.

  • Dirección: prefectura de Shiga, ciudad de Kōka, Kōkachō Oki 394
  • Precio de entrada: Adultos, 1.030 yenes; estudiantes de secundaria, 820 yenes; estudiantes de primaria, 730 yenes; niños, 520 yenes.
  • Horario y días festivos: se producen cambios según la temporada (para más detalles visitar la página web)

3. La Casa de Ninjutsu Kōka, una residencia con linaje

La Casa Ninjutsu Kōka, en la ciudad de Kōka, es una residencia construida en la era Genroku (1688-1704) por el clan Mochizuki, a la cabeza de las 53 familias ninja de Kōka que participaron en el Magari no jin, una revuelta del periodo Muromachi. Tras cruzar el cuidado jardín de la residencia, pueden verse carteles de medicinas en la entrada. Se cree que los ninjas solían salir a buscar información haciéndose pasar por monjes itinerantes que vendían medicinas y amuletos, y la familia Mochizuki llegó también a hacer negocios produciendo y vendiendo medicina. Todavía hay una saludable industria del medicamento en la zona.

(Arriba a la izquierda) la residencia construida por el clan Mochizuki, cabeza de las 53 familias ninja. (Arriba a la derecha) Carteles con anuncios de medicina. (Abajo) Exposición de shuriken y otros utensilios

En el amplio espacio de la residencia se pueden ver vídeos que presentan el uso de los artilugios ninja. También pueden apreciarse las escaleras ocultas y los agujeros conectados con el exterior, tal y como eran en la época en que se construyó la casa. Hay exposiciones con manuales de ninjutsu y herramientas de los ninjas.

Hay una escala de cuerda para escapar con rapidez del tercer piso al primero

  • Dirección: prefectura de Shiga, Kōka, Kōnanchō Ryūbōshi 2331
  • Precio de entrada: estudiantes de secundaria y adultos, 700 yenes; niños desde los 4 años, 400 yenes.
  • Horario: de 9 de la mañana a 5 de la tarde (se puede entrar hasta las 16:30)
  • Cerrado del 27 de diciembre al 2 de enero.

Texto: Satō Narumi
Imágenes: Ōshima Takuya

  • [18.10.2017]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie
  • Karl Bengs y la nueva vida de las casas tradicionales ‘kominka’Un diseñador de arquitectura alemán consiguió salvar a una aldea oculta en las montañas de la prefectura de Niigata que se encontraba en peligro de extinción. A través de la restauración de casas envejecidas, recordó a los habitantes de esa aldea los placeres de vivir en el campo. En poco tiempo el lugar pasó a ser conocido como “el pueblo de las casas kominka”, y su número de residentes aumentó. Hemos visitado a Karl Bengs en su apartado hogar de Taketokoro para conocer más sobre su historia.
  • La magia de la carpintería tradicional japonesaPodríamos pensar que la madera no es más que eso, madera, pero un maestro carpintero tiene que tomar numerosas decisiones cuando está frente a ella. La forma en la que la madera será utilizada no solo la determinan su dureza, olor o color, sino también su keshōmen o “superficie decorativa” que resulta de la forma en la que es cortada del tronco.
  • El mundo del ‘washi’: 4. Paipáis de papel japonés que traen aromas del pasadoDibujos a tinta, llenos de finura y sencillez, sobre un papel japonés hecho a mano. La popularidad de los auténticos sesson uchiwa o paipáis de Sesson fabricados generación tras generación en la ciudad de Hitachi-Ōta sigue sin decaer. Los fabrica una mujer de 95 años, de la cuarta generación familiar, que imprime a sus creaciones toda la personalidad de una artesana de la vieja escuela que conoce la dureza de la vida.
  • El akita, un perro de porte samuráiJapón utiliza desde antiguo el sistema del calendario chino, o eto, para indicar las fechas, las direcciones y los años. Aprovechando que 2018 es el año del perro, queremos presentarles al akita, la raza de perro autóctona más grande del país. Para ello visitamos el criadero Nakagawa Chikukenten, un negocio de Osaka que exporta un elevado número de ejemplares al extranjero, para conocer los atractivos que han popularizado esta raza en todo el mundo, y en especial en Europa.
  • El mundo del 'washi': 3. Sombrillas “ojo de serpiente” fabricadas con papel japonés de MinoEl barrio de Kanō-chō, centro de fabricación de sombrillas japonesas desde el periodo Edo (1603-1868), sigue hoy en día aferrado a esta tradición y produciendo las sombrillas “ojo de serpiente”, famosas por sus vivos colores. Como materia prima se utilizan el bambú de la comarca, de muy buena calidad, y el papel washi coloreado de Mino. Son sombrillas esbeltas y airosas, ligeras pero resistentes, que lucen tan bien abiertas como cerradas.

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia