Panorama Tradiciones “cool”, modernidad y belleza tradicional
La magia de la carpintería tradicional japonesa

Anne Kohtz [Perfil]

[12.01.2018] Leer en otro idioma : ENGLISH | Русский |

Podríamos pensar que la madera no es más que eso, madera, pero un maestro carpintero tiene que tomar numerosas decisiones cuando está frente a ella. La forma en la que la madera será utilizada no solo la determinan su dureza, olor o color, sino también su keshōmen o “superficie decorativa” que resulta de la forma en la que es cortada del tronco.

La belleza en una tabla

Los carpinteros japoneses pueden contarte muchas cosas sobre un trozo de madera solo con echarle un vistazo. Pueden ver qué parte es la de la raíz y cuál la de la rama, si el tronco se torcerá con el paso de los años, o dónde podría quebrarse. Ni que decir tiene que saben de qué tipo de madera se trata solo por su aspecto, tacto y olor, cómo fue secada (y por descontado si está suficientemente seca para ser usada), y cuáles de los múltiples métodos de carpintería serán los más robustos y bellos en cualquier situación.

La mayoría de nosotros no reconoceríamos este nivel de maestría, pero podemos observar fácilmente una de las formas en las que los carpinteros japoneses hacen gala de su habilidad: el keshōmen (化粧面), o “superficie decorativa” de un trozo de madera.

Una tabla común de cedro japonés (sugi).

El característico patrón en arco que se puede ver frecuentemente en la superficie de una tabla es el resultado del “serrado plano” (cortes paralelos). El serrado plano es la forma más eficiente de cortar un tronco, dejando el núcleo central para su uso como columna, pero los carpinteros consideran que es la forma menos elegante de presentación de la madera.

Las tablas de serrado plano son obtenidas de una parte del tronco hasta una profundidad determinada. El tronco se gira entonces 90 grados y el proceso se repite, hasta que solo queda una columna cuadrada en el centro. Las vetas de una tabla cortada de esta forma—el patrón visible en el extremo de la tabla—normalmente se extienden a lo largo de esta parte estrecha.

Este patrón es bastante atractivo y el serrado plano desperdicia muy poca madera, pero los “arcos” visibles en la superficie de la madera también nos indican que en cierta manera es más débil que una pieza en la que las vetas son verticales. A veces estos arcos se separan del plano de corte y se ondulan en láminas finas y astilladas. Además, una sierra mal afilada puede engancharse en los anillos del tronco y hacer un tajo en la madera. La madera de serrado plano tiende a encogerse a medida que se seca, y también puede combarse, haciendo que su superficie se vuelva cóncava.

Debido a esto los carpinteros japoneses cuidan qué lado de un trozo de madera será la superficie más importante—el keshōmen que quedará a la vista cuando termine la obra—y cuál será la menos importante. Cuando utilizan una tabla cortada en paralelo, la superficie que muestra los arcos de las vetas será necesariamente la dominante—aunque los antiestéticos extremos deberán ser cubiertos. Un buen carpintero puede saber si la tabla tenderá a combarse, y se asegurará de que las más débiles no sean utilizadas en partes que estén a la vista. Cuando una tabla cortada de esta forma es cuadrada o casi cuadrada en su sección cruzada, el carpintero tratará de asegurarse de que la cara de los “arcos” no es la dominante. En la medida de lo posible la superficie con las líneas rectas debe ser el keshōmen, la parte que el usuario verá y tocará con más frecuencia.

Mejores cortes para obtener vetas más hermosas

Madera serrada por cuarteo reduce los problemas de combado, encogido y quebrado, pero este método desperdicia más madera y cuesta más producirla, lo que la hace más cara. No obstante, cada superficie de la tabla puede ser fácilmente utilizada como el keshōmen.

En la madera serrada por cuarteo, el tronco se corta en cuatro cuartos que posteriormente son serrados en tablones de forma que la mayoría de las vetas son verticales respecto a la superficie cortada.

El serrado en radial consume mucho tiempo y se desperdicia mucha madera, por lo que es usado principalmente para objetos caros como los instrumentos musicales.

La madera serrada en radial es la más cara. Un tronco cortado de esta forma ofrece tablones cuyas vetas son perfectamente verticales en la superficie de la lámina. Pero debido al gran desperdicio de madera, cortar en radial es algo poco frecuente.

Los carpinteros japoneses recurren al serrado por cuarteo para áreas decorativas como el tokonoma (un espacio decorativo de la casa tradicional japonesa donde se colocan piezas de arte o arreglos florales) o el genkan, el vestíbulo de entrada donde se recibe a los invitados y las personas se descalzan antes de entrar. Estos tablones son utilizados a menudo en lugares en los que tanto la superficie como el extremo de la madera será visible. La madera serrada por cuarteo es más robusta, más plana y más fácil de cepillar o lijar que la madera serrada en paralelo, por lo que es normalmente utilizada en muebles de alta calidad.

Detalle de una puerta hecha de madera serrada por cuarteo.

En esta era de los robots, las vigas y columnas para una casa de estilo japonés son enviadas a menudo a la obra cortadas previamente por una computadora, por lo que los carpinteros solo tienen que unirlas y colocar las espigas. Este método de construcción tiene sus ventajas, pero solo puede ser utilizado para vigas y columnas que son perfectamente rectas. Un carpintero experto puede hacer encajar troncos curvos o retorcidos para crear las típicas estructuras de vigas que pueden verse en las tradicionales casas de campo minka.

La próxima vez que visiten una casa japonesa de estilo tradicional, observen el corte de la madera del suelo en el engawa (veranda), el trabajo de carpintería alrededor del tokonoma, y la madera acabada del genkan. Los mejores carpinteros ponen atención a cada detalle, asegurándose de que cada pieza de madera presenta su mejor cara.

Al unir vigas durante la reconstrucción de una casa minka, el carpintero trabaja con las curvas y giros naturales de los troncos.

(Traducido al español del original en inglés. Fotografía del encabezado: con los métodos de construcción tradicionales de Japón la madera presenta su cara más bella.)

  • [12.01.2018]

Arquitecta especializada en la aplicación moderna del diseño tradicional japonés y de sus métodos constructivos. Criada en una pequeña granja en el sur de Idaho, vino a Japón por primera vez en 1995. Obtuvo un máster en arquitectura en la Universidad de Oregon en 1999. En 2012 comenzó a trabajar en Architectonic Atelier Yuu, una empresa de diseño y construcción especializada en el uso de materiales naturales para unir de forma creativa la construcción tradicional japonesa y el diseño con un estilo de vida moderno y confortable. Habiendo vivido en el desierto del oeste de los Estados Unidos, al igual que en otros entornos urbanos diversos como Munich o Tokio, explora cómo el entorno, la economía, la política y el género influyen en el diseño regional de la vivienda.

Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie
  • Karl Bengs y la nueva vida de las casas tradicionales ‘kominka’Un diseñador de arquitectura alemán consiguió salvar a una aldea oculta en las montañas de la prefectura de Niigata que se encontraba en peligro de extinción. A través de la restauración de casas envejecidas, recordó a los habitantes de esa aldea los placeres de vivir en el campo. En poco tiempo el lugar pasó a ser conocido como “el pueblo de las casas kominka”, y su número de residentes aumentó. Hemos visitado a Karl Bengs en su apartado hogar de Taketokoro para conocer más sobre su historia.
  • El mundo del ‘washi’: 4. Paipáis de papel japonés que traen aromas del pasadoDibujos a tinta, llenos de finura y sencillez, sobre un papel japonés hecho a mano. La popularidad de los auténticos sesson uchiwa o paipáis de Sesson fabricados generación tras generación en la ciudad de Hitachi-Ōta sigue sin decaer. Los fabrica una mujer de 95 años, de la cuarta generación familiar, que imprime a sus creaciones toda la personalidad de una artesana de la vieja escuela que conoce la dureza de la vida.
  • El akita, un perro de porte samuráiJapón utiliza desde antiguo el sistema del calendario chino, o eto, para indicar las fechas, las direcciones y los años. Aprovechando que 2018 es el año del perro, queremos presentarles al akita, la raza de perro autóctona más grande del país. Para ello visitamos el criadero Nakagawa Chikukenten, un negocio de Osaka que exporta un elevado número de ejemplares al extranjero, para conocer los atractivos que han popularizado esta raza en todo el mundo, y en especial en Europa.
  • El mundo del 'washi': 3. Sombrillas “ojo de serpiente” fabricadas con papel japonés de MinoEl barrio de Kanō-chō, centro de fabricación de sombrillas japonesas desde el periodo Edo (1603-1868), sigue hoy en día aferrado a esta tradición y produciendo las sombrillas “ojo de serpiente”, famosas por sus vivos colores. Como materia prima se utilizan el bambú de la comarca, de muy buena calidad, y el papel washi coloreado de Mino. Son sombrillas esbeltas y airosas, ligeras pero resistentes, que lucen tan bien abiertas como cerradas.
  • El mundo del ‘washi’: 2. Nishijima, la aldea que hace magia con el papel recicladoLa industria del papel japonés hecho a mano (washi) ha ido desapareciendo desde que, a partir de la era Meiji (1868-1912) se introdujo en Japón el papel occidental, fabricado con métodos industriales. Pero una aldea se ha aferrado con todo su entusiasmo a las técnicas tradicionales y ha logrado así sobrevivir como centro de producción de washi. Presentamos aquí Nishijima, un núcleo de población del municipio de Minobu (prefectura de Yamanashi), del que se dice que, en tiempos, surtió de papel al famoso guerrero Takeda Shingen.

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia