Panorama 100 años de Takarazuka
Cien años de Takarazuka (Parte 1)
Historia de una compañía teatral sin igual en el mundo entero
[29.05.2014] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | FRANÇAIS | العربية | Русский |

La compañía teatral Takarazuka se caracteriza por estar formada íntegramente por mujeres, algunas de las cuales se dedican a la interpretación de papeles masculinos, en contraste con el tradicional teatro kabuki, en el que los actores se meten también en la piel de los personajes femeninos. En esta ocasión, hablamos sobre los comienzos de esta agrupación sin igual en el mundo entero, y sobre cómo ha conseguido sobrevivir hasta nuestros días.

Takarazuka es una compañía teatral con sede en la homónima ciudad, situada en la prefectura de Hyōgo, que se dedica a la representación de revistas y musicales pomposos. Está formada íntegramente por actrices solteras, conocidas también como “takaraziennes“, una denominación que parodia el gentilicio con el que se designa a las habitantes de París en francés y que tiene su origen en la imagen de elegancia que reflejan estas intérpretes. De todas ellas son especialmente populares las que se disfrazan y maquillan de forma peculiar para interpretar los papeles masculinos.

En la actualidad, unas 420 actrices forman parte de la compañía, que se divide en cinco grupos diferentes –Hanagumi, Tsukigumi, Yukigumi, Hoshigumi y Soragumi(*1)–, además de una sección especial para las intérpretes que no pertenecen a ninguno de los anteriores, la denominada “Senka(*2). Takarazuka realiza durante todo el año representaciones repletas de ensueño y romance en los dos teatros que posee, situados en la homónima ciudad y en Tokio.

En abril de 2014, la compañía celebró su primer centenario en activo, una oportunidad excelente para compartir un nuevo paso en su trayectoria.

Un grupo de jóvenes actrices formado para entretener a los clientes de una zona de balnearios

Takarazuka hizo su primera función el 1 de abril de 1914, una efeméride digna de conmemoración, como entretenimiento para los clientes de una zona de balnearios. El artífice de la agrupación fue el fundador del Grupo Hankyū Tōhō, Kobayashi Ichizō (1873-1957), un hombre de negocios sobresaliente apasionado de la ceremonia del té, el arte y el teatro, y cuyo amor por la cultura le llevó a emplear el pseudónimo “Itsuō”.

En mayo de 1911 el empresario inauguró en Takarazuka una zona de balnearios, Takarazuka Shin-Onsen, como reclamo para los pasajeros de la línea de ferrocarril Minoo-Arima Denki Kidō, que él mismo gestionaba y que conectaba el centro de Osaka con la ciudad, última estación del trayecto. Se le ocurrió formar un coro femenino de jóvenes para entretener a los clientes de la nueva zona de recreo.

En 1913 eligió a dieciséis adolescentes para formar la primera generación de artistas de Takarazuka; un año más tarde, la agrupación, denominada en aquel entonces Takarazuka Shōjo Kageki, interpretó tres obras, entre ellas Children’s Operetta Dom-Brako, basada en el popular cuento japonés Momotaro. Aunque la representación fue gratuita y se llevó a cabo en un teatro construido tras remodelar una piscina cubierta en el edificio anexo a las instalaciones del balneario, recibió una buena acogida por parte del público, por lo que se decidió realizar cuatro al año. En 1918, la compañía hizo incluso una función en el prestigioso Teatro Imperial de Tokio. Takarazuka avanzaba a pasos agigantados en poco tiempo: en 1924 abrió su propio teatro en la ciudad que la había visto nacer, con un aforo de unos 4.000 espectadores, y diez años más tarde hizo lo propio en Tokio.

El concepto de Takarazuka residía en la idea de su fundador de “crear una nueva forma de teatro popular”: alimentar el espíritu de un público amplio ofreciendo elementos característicos de la cultura japonesa como el kabuki intercalados con músicas occidentales. Esta filosofía se vio reflejada en el estilo de la agrupación.

Funciones de revista con bailes sincronizados y danzas en escaleras

Esta es también la época en la que la puesta en escena de revistas, género teatral por excelencia de Takarazuka, marcó el inicio de la edad de oro de la agrupación. En 1927 se interpretó Mon Paris (Wa ga Pari yo), la primera revista japonesa. La obra, de Kishida Tatsuya, era una combinación pomposa de canciones y bailes populares principalmente en Francia. Es aquí precisamente donde hacen su aparición los bailes sincronizados y las danzas en escaleras que a día de hoy no pueden faltar en todo espectáculo de Takarazuka que se precie.

Tres años más tarde, Parisette, del director Shirai Tetsuzō –el denominado “Rey de la revista”–, se convirtió en todo un éxito. En la obra, que incorporaba bailes originales y un vestuario y un decorado de abundante colorido tomados de sus vivencias en Europa y Norteamérica, se interpretaba como canción principal Sumire no hana saku koro, un tema inspirado en la chanson que en la actualidad se ha convertido en el preferido de la compañía.

Las Rocket Girls, grupo femenino que aparecía en la revista de Shirai Tetsuzō Parisette (1930).

Posteriormente, Takarazuka continuó cosechando éxitos con obras como Bouquet d’amour (1932) y Hanashishū (1933). Así nacía la edad de oro de la revista, y como elogio solía decirse que este género, introducido por Kishida Tatsuya, se había consumado gracias a Shirai Tetsuzō.

El cierre de los teatros durante la Segunda Guerra Mundial y su confiscación por parte de las fuerzas aliadas en la posguerra

Sin embargo, la sombra de la Guerra de los Quince Años se cernió también sobre Takarazuka. En 1937, en plena guerra sinojaponesa, comenzaron a aparecer obras de corte militarista, y las representaciones se vieron envueltas gradualmente en una fuerte atmósfera bélica, marcada por aspectos como la eliminación de los títulos en katakana, alfabeto que normalmente se usa para escribir los extranjerismos.

En esa época, las artistas de la compañía tenían que hacer giras por fábricas de armamento y hospitales, y lugares del frente como Pekín y Manchuria, para reconfortar a los soldados. En 1944, tres años después de que estallara la Guerra del Pacífico, el Ejército cerró y confiscó los teatros de Takarazuka como parte de sus medidas de emergencia en tiempos de guerra.  

Tras el final de la contienda, las fuerzas aliadas también confiscaron los teatros, y no los devolvieron hasta 1946. Takarazuka reabrió sus puertas representando obras como Haru no odori, ai no yume, cuya puesta en escena corrió a cargo de la división Yukigumi, liderada por la actriz Kasugano Yachiyo. Esta pieza ilusionó al pueblo, que había sido testigo de la derrota en los campos arrasados por el fuego de la guerra.

La rosa de Versalles, el mayor éxito de la historia de Takarazuka

La historia de Takarazuka en la posguerra no puede concebirse sin la presencia de la actriz Kasugano Yachiyo, conocida como “el príncipe de la rosa blanca” por su belleza noble. En una época en la que varias integrantes de la compañía la abandonaron sucesivamente para pasarse al mundo del cine, esta intérprete adquirió una inmensa popularidad por meterse en la piel de Kōu en Gubijin (1951) y de Hikaru Genji en La novela de Genji (1952), ambos montajes de Shirai Tetsuzō.

Suele decirse que Kasugano, que representaba la estética heredada de la época previa a la guerra, estableció la manera de interpretar los papeles masculinos que perdura a día de hoy en Takarazuka. Hasta su fallecimiento a los 96 años de edad en 2012, la actriz estuvo inscrita en la división especial Senka y se dedicó a la interpretación del “eterno galán” durante toda su vida.

Sin embargo, La rosa de Versalles, el mayor éxito que Takarazuka ha cosechado en su historia, no vio la luz hasta 1974. Esta obra, sobre la que suele decirse que sentó las bases de la popularidad actual de la compañía, continúa representándose a día de hoy y es una de las que la define. La historia, ambientada en la época de la Revolución francesa, narra la vida y la historia de amor de Oscar, una bella dama que se viste como un hombre, y su amigo de la infancia André, y de la reina María Antonieta y el conde sueco Hans Axel von Fersen. Se trata de una fiel representación teatral a cargo de Ueda Shinji, uno de los mejores directores de Takarazuka, del popular cómic de la dibujante Ikeda Riyoko, publicado en la revista Shōjo.

La división Hoshigumi interpretando en el Teatro de Takarazuka Nemuranai otoko, Napoleon: ai to eikō no hateni con motivo del comienzo del año del primer centenario de la compañía (enero de 2014).

La rosa de Versalles, con una puesta en escena de estilo rococó llena de romanticismo, conquistó también a los fans del cómic. La historia, ideal para una compañía como Takarazuka al tener como protagonista a una mujer que se viste de hombre y tratar sobre el amor trágico que conmociona a mujeres jóvenes, desató todo un fenómeno y se interpretó en repetidas ocasiones, en diferentes versiones y de la mano de las distintas divisiones de la agrupación. En dos años se llegó a representar 560 veces, y el número de personas que la vieron ascendió a la asombrosa cifra del millón cuatrocientos mil. De hecho, las actrices Haruna Yuri, Anna Jun, Migiwa Natsuko y Ōtori Ran, conocidas como “Las cuatro de la rosa de Versalles”, se convirtieron en estrellas.

Takarazuka volvió a los escenarios dos meses y medio después del Gran Terremoto de Hanshin-Awaji

Lo que el viento se llevó, interpretada por primera vez en 1977, fue todo un éxito también y consolidó la popularidad de Takarazuka.

No obstante, la mayor crisis de la agrupación tras la Segunda Guerra Mundial llegaría el 17 de enero de 1995, día en que ocurrió el Gran Terremoto de Hanshin-Awaji; el Teatro de Takarazuka quedó destruido y se suspendieron las representaciones. Las actrices y el resto del personal de la compañía, que vivían en la zona afectada, se propusieron volver al trabajo lo más pronto posible. Takarazuka comenzó a ensayar en Osaka, y el 31 de marzo, dos meses y medio después del desastre, volvió a los escenarios con la obra Kokkyō no nai chizu. Las artistas de la compañía alegraron los corazones de los damnificados por el terremoto.

Cronología de Takarazuka

Fecha Acontecimiento
marzo de 1910 Se inaugura la línea de ferrocarril Minoo-Arima Denki Kidō, Hankyū en la actualidad, que cubre el trayecto Umeda-Takarazuka
mayo de 1911 Comienza a funcionar la zona de balnearios Takarazuka Shin-Onsen
julio de 1913 Nace Takarazuka Shōkatai, con 16 miembros que forman la primera generación de artistas. En diciembre pasa a llamarse Takarazuka Shōjo Kageki Yōseikai
abril de 1914 Se realizan las primeras representaciones, entre las que figura la obra Children’s Operetta Dom-Brako, en el Teatro Paraside, en Takarazuka Shin-Onsen
enero de 1919 Se funda la Escuela de Música Takarazuka. Takarazuka Shōjo Kageki Yōseikai se disuelve y nace Takarazuka Shōjo Kagekidan
octubre de 1921 Se crean las divisiones Hanagumi y Tsukigumi
julio de 1924 Nace la división Yukigumi. Se inaugura el Teatro de Takarazuka, con un aforo de unos 4.000 espectadores
septiembre de 1927 Se interpreta la primera revista japonesa, Mon Paris. Se ven también por primera vez los bailes sincronizados y las danzas en escaleras
agosto de 1930 La revista Parisette se convierte en un gran éxito. Se presenta la canción Sumire no hana saku koro, que se convierte en la preferida de la compañía
julio de 1933 Nace la división Hoshigumi
enero de 1934 Se inaugura el Teatro Takarazuka de Tokio
1938-1939 Se hacen las primeras funciones fuera de Japón (Alemania, Polonia, Italia y Croacia)
octubre de 1940 Takarazuka Shōjo Kagekidan pasa a llamarse Takarazuka Kagekidan
marzo de 1944 Se suspenden las funciones por el agravamiento de la Guerra del Pacífico
abril de 1946 El Teatro de Takarazuka reabre sus puertas. El de Tokio hace lo propio en 1955
agosto de 1974 Se representa por primera vez La rosa de Versalles, que desencadena todo un fenómeno
enero de 1993 Se inaugura el Nuevo Teatro de Takarazuka
enero de 1995 Se suspenden las representaciones por el Gran Terremoto de Hanshin-Awaji
febrero de 1996 Se representa por primera vez el musical vienés Elisabeth, que se convierte en una obra representativa de la compañía
enero de 1998 Nace Soragumi y Takarazuka incorpora el actual sistema de cinco divisiones
enero de 2001 El Teatro Takarazuka de Tokio abre sus puertas tras una renovación
abril de 2013 Taiwán acoge la primera función de carácter voluntario en el extranjero
5 de abril de 2014 Se celebra una ceremonia para conmemorar el primer centenario de la compañía

*Cronología elaborada por la redacción de nippon.com

(*1) ^ Hanagumi, Tsukigumi, Yukigumi, Hoshigumi y Soragumi podrían traducirse al español como “Grupo de las Flores”, “Grupo de la Luna”, “Grupo de la Nieve”, “Grupo de las Estrellas” y “Grupo del Cielo”.

(*2) ^ Senka podría traducirse al español como “Departamento Especial”.

  • [29.05.2014]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie
  • Cien años de Takarazuka (Parte 3)El fundador de Takarazuka, Kobayashi Ichizō (1873-1957), era un hombre polifacético, y prueba de ello es que a lo largo de su vida se dedicó a disciplinas tan dispares como los negocios, la política, la escritura de novelas y la ceremonia del té, entre otras. Consideraba que las actrices de la compañía debían ser educadas para reflejar el lema “Pureza, rectitud y belleza” durante su carrera, y convertirse en buenas madres y esposas tras dejar la agrupación. Su espíritu perdura a día de hoy en Takarazuka.
  • Cien años de Takarazuka (Parte 2)La compañía teatral Takarazuka ha sido capaz de crear un universo único en el mundo entero gracias al apoyo de la empresa de ferrocarriles que la fundó y al sistema mediante el cual se autoabastece de un personal de gran talento, salido de su propia escuela de música. En los últimos años ha adaptado al teatro un videojuego y una serie de televisión surcoreana, al tiempo que se ha lanzado a la realización de espectáculos de carácter voluntario en el extranjero.

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia