Panorama La tradición de las fuentes termales en Japón
Los 12 mejores ‘onsen’ de Japón
Las aguas termales que no debe perderse todo aquel que viaje por Japón

Matsuda Tadanori [Perfil]

[31.03.2015] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | FRANÇAIS | العربية | Русский |

Japón cuenta con más de 3.000 zonas de aguas termales repartidas por todo su territorio; sin embargo, en esta lista hemos agrupado los onsen que consideramos imprescindibles por la calidad y cantidad de sus aguas.

Matsuda Tadanori, conocido como “el profesor de las aguas termales”, recomienda estas 12 caldas japonesas

Los japoneses han adorado los onsen desde tiempos remotos por el confort que otorgan a la mente y al cuerpo. (Ver La cultura de las aguas termales en Japón). Les presentamos 12 de las mejores aguas termales.

1. Noboribetsu Onsen (Noboribetsu, Hokkaidō)

Estas termas naturales tienen su fuente en lugares como Jigokudani y Ōyunuma, cuyo origen se encuentra en un cráter de 450 metros de diámetro generado por una explosión volcánica. Sus aguas son de nueve tipos diferentes, pero destacan las sulfúricas y las ácidas. Los visitantes pueden pasear por esta zona de aguas termales en la que se alinean las tiendas de recuerdos ataviados con un yukata –un kimono ligero que la gente se suele poner tras el baño–; el olor a azufre rebosa en el ambiente.

(Imagen cortesía de la Asociación de Turismo de Noboribetsu)

2. Nyūtō Onsenkyō (Senboku, Akita)

En las profundidades del altiplano del lago Tazawa, al pie del monte Nyūtō, el río Sendatsu se abre paso entre un bosque virgen de hayas; el vaho de las aguas termales, que contienen ácido sulfhídrico, se puede respirar en todas partes. Así es la atmósfera de Nyūtō Onsenkyō, un lugar casi secreto adorado por los amantes de las caldas que cuenta con 7 termas famosas, entre ellas Tsurunoyu.

(Imagen cortesía de Kuroyu Onsen)

3. Takayu Onsen (Fukushima)

Estas termas sulfúricas pueden presumir de ser las que poseen la mayor propiedad reductora de todo Japón. Despiden más de 3.000 litros por minuto de un agua blanca como la leche cuya maduración hace que sea benévola para la piel.

(Imagen cortesía de la Asociación de Turismo de Takayu Onsen)

4.Kusatsu Onsen (Kusatsu, Gunma)

“Sus efectos son totalmente misteriosos”. Así expresó su admiración hacia estas aguas termales el doctor alemán Erwin Bälz, padre de los estudios de especialización modernos sobre los onsen. El lugar más representativo de Kusatsu es Yubatake, una fuente de la que manan más de 4.000 litros por minuto de agua ácida (dcha.). La zona alberga hasta 18 caldas al aire libre, por lo que el viajero puede elegir la que más se adecue a sus gustos.

(Imagen cortesía de la Asociación de Turismo de Kusatsu Onsen)

5. Okushiobara Onsenkyō (Nasushiobara, Tochigi) 

Estas termas, cuyo origen se remonta a hace unos 1.200 años, en el período Heian, siguen teniendo unas propiedades reductoras que las convierten en un lugar destacado en todo Japón gracias a sus aguas sulfúricas. A día de hoy, se conservan en la zona alojamientos de prestigio que datan del período Edo. La mayoría de los onsen emplean agua que procede directamente de una fuente termal.

(imagen cortesía del hotel Shimofujiya)

6.Nozawa Onsen (Nozawa Onsen, Nagano)

En esta zona, donde se alinean alojamientos con aguas termales y tiendas de recuerdos, el viajero puede disfrutar de termas que evocan otros tiempos, con hasta 13 baños al aire libre de uso gratuito. El lugar alberga más de 30 fuentes termales, todas ellas naturales y sulfúricas.

(Imagen cortesía del hotel Sakaya)

7.Okuhida Onsenkyō (Takayama, Gifu)

Esta zona de caldas se ubica en la falda de los Alpes del Norte, que agrupan picos de 3.000 metros de altura. El lugar no goza aún de mucha popularidad y se encuentra rodeado de gran naturaleza. Sus aguas puras y simples permiten al visitante disfrutar de maravillosos paisajes mientras se baña en piscinas salvajes al aire libre.

(Imagen cortesía del hotel Yarimikan)

8.Totsukawa Onsenkyō (Totsukawa, Nara)

Esta zona de termas de espeso vaho se encuentra en las profundidades de las montañas centrales de la península Kii y puede presumir de que todos sus onsen manan directamente de una fuente termal. Sus aguas, alcalinas y bicarbonatadas, hacen de este lugar una región aún inexplorada.

9.Tawarayama Onsen (Nagato, Yamaguchi)

Esta zona de termas destaca en todo Japón por haber podido conservar de forma admirable la estampa tradicional de los visitantes que, ataviados con un yukata, caminan por calles de piedra en las que se alinean alojamientos de madera de 2 y 3 plantas que cuentan con su propio onsen. Sus aguas alcalinas son conocidas por sus propiedades reductoras y sus efectos contra el reuma.

(Imagen cortesía de la sociedad colectiva Tawarayama Onsen)

10.Beppu Onsen (Beppu, Ōita)

Esta zona, con un total de 2.846 fuentes termales, en una de las más representativas de todo Japón por sus caldas. Recientemente, son muchos los visitantes que deciden hacer uso de los diferentes baños públicos gratuitos o de precios económicos que se encuentran en las calles próximas a la estación de tren de Beppu. En el archipiélago nipón existen muchos baños públicos, pero este es un lugar ideal para aquellos que quieran disfrutar de las aguas propias de los onsen en un entorno urbano.

(Imagen cortesía del Departamento de Turismo de Beppu)

11.Nagayu Onsen (Taketa, Ōita)

Esta zona de termas carbonatadas de alta concentración puede presumir de ser el enclave de Japón con la mayor tradición de consumo de aguas con fines médicos. A estos onsen, que contienen minerales, se los suele denominar también como “verduras bebibles”. Todos ellos emplean aguas que manan directamente de una fuente termal y conservan en la actualidad la atmósfera propia de los mejores lugares para tratamientos termales de la antigüedad.

(Imagen cortesía del hotel Maruchō)

12.Kurokawa Onsen (Minamioguni, Kumamoto)

En el estrecho valle dividido por el río Tanoharu, en la falda oeste del monte Kujū, se apiñan unos 30 alojamientos con aguas termales que representan una bella estampa propia del Japón antiguo. Los esfuerzos realizados por los residentes locales han permitido crear un ambiente propicio para la explotación de los onsen, y la zona se ha convertido en un lugar popular entre los japoneses y los extranjeros aficionados a las termas.

(Imagen cortesía del hotel Yamamizuki)

Imagen de la cabecera: Termas al aire libre en Takayu Onsen (fotografía cortesía de la Asociación de Turismo de Takayu Onsen)

(Traducción al español del original en japonés)

  • [31.03.2015]

Doctor en Medicina y profesor del Departamento de Turismo de la Universidad Internacional de Sapporo especializado en aguas termales. De hecho, es una de las figuras más eminentes en este campo, razón por la cual se le conoce como 'el profesor de las aguas termales'. Ha investigado más de 4.700 termas en Japón y en el extranjero. En sus estudios, se centra en el papel de las aguas termales en la medicina termal y la medicina preventiva. Entre sus obras, destacan Onsen kyōju no onsen seminar (Seminario sobre termas del profesor de las aguas terminales), Onsenryoku (El poder de las aguas termales), Onsentechō (Guía de aguas termales)   y Onsen kyōju no kenkō seminar (Seminario sobre salud del profesor de las aguas termales).

Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie
  • La cultura de las aguas termales en JapónEl pueblo japonés adora las aguas termales (onsen) desde tiempos remotos por sus propiedades curativas, que se aplican tanto al cuerpo como al espíritu. A continuación, presentamos los beneficios de las aguas termales en lo relativo a la belleza y el antienvejecimiento, al tiempo que abordamos la relación de los japoneses con las termas.

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia