Panorama Grandes figuras de la historia de Japón
Andō Momofuku: el inventor de los fideos que cambiaron el mundo
[01.06.2018] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | FRANÇAIS | العربية | Русский |

El ramen instantáneo solo requiere añadir agua caliente y esperar unos minutos. El inventor de este plato adorado en el mundo entero es Andō Momofuku, el fundador de Nissin Foods. Repasamos las aventuras y desventuras de su vida, así como su gran originalidad, que sirvieron como modelo para la serie de la NHK Manpuku (Con la tripa llena), cuya emisión está programada para otoño de 2018.

Empresario exitoso de joven, inventor exitoso de mayor

Andō Momofuku (1910-2007), conocido por su apodo “Mr. Noodle” (señor fideo), inventó en 1958 el ramen instantáneo, un producto que actualmente registra un consumo de 5.500 millones de unidades en Japón y 100.000 millones a nivel internacional, lo cual lo convierte en un verdadero “plato mundial”. La empresa alimenticia Nissin, fundada por el propio Andō, ha crecido hasta convertirse en un gigante de la industria, que superó para el año fiscal 2017 los 490.000 millones de yenes en ventas.

El “túnel del ramen instantáneo”, que muestra la evolución de los productos de Nissin Foods – Museo del Cup Noodle, ciudad de Ikeda, Osaka

Sin embargo, la vida de Andō no estuvo exenta de dificultades. Desde muy joven se dedicó a la gestión de empresas, pero también llegó a perder todo su dinero de golpe. Cuando se lanzó al mercado el famoso chicken ramen (ramen de pollo), el primer ramen instantáneo del mundo, el inventor ya había cumplido 48 años.

Andō nos legó estas palabras:

“En la vida nunca se llega tarde. Yo necesité 48 largos años de trabajo para lograr este invento”.

Estatua de Andō Momofuku expuesta en el Museo del Cup Noodle.

Arruinado a los cuarenta: la resurrección de Andō gracias al ramen

Andō en 1930. Tras el instituto comenzó a trabajar como bibliotecario.

Andō nació en Taiwán el 5 de marzo de 1910, cuando el país se hallaba bajo la ocupación japonesa. Sus padres murieron siendo él muy joven, por lo que fueron sus abuelos, dueños de una tienda de kimonos en la ciudad de Tainan, quienes se encargaron de criarlo junto a sus dos hermanos mayores y su hermana menor. El hecho de ver a sus dos abuelos trabajando le hizo crecer considerando los negocios como algo divertido.

Con tan solo 22 años fundó una empresa de venta de tejidos de punto japoneses en Taiwán. La empresa comenzó con buen pie, y para el año siguiente se trasladaron a Osaka; Andō hizo una sonada aparición en Kansai como joven empresario. Debido a la Segunda Guerra Mundial se perdió una buena parte de los negocios, pero Andō, cuyo fuerte espíritu y vitalidad no se dejaron vencer, dedicó sus energías en la posguerra a tareas tan diversas como fabricar barracas provisionales que sirvieran de alojamiento, producir sal e incluso construir una escuela.

Andō fue enviado a prisión dos veces. Antes de la guerra, por sustraer provisiones del ejército para el mercado negro, y en la posguerra, por evasión de impuestos; pero en ambas ocasiones fue exonerado de culpa. Fue acusado en parte por ser un millonario nacido en Taiwán, pero también sufrió penalidades por el caos que reinaba en Japón durante los años que siguieron al conflicto. Conoció y se casó con su esposa, Masako, durante la guerra. Ella ofreció su cariño y su apoyo durante todas las tribulaciones de la vida de Andō.

Andō y su esposa Masako, una pareja feliz en el ocaso de sus vidas.

Cuando el empresario ya había superado la cuarentena se vio enfrentado al dilema más duro de su vida. En 1957 quebró una cooperativa de crédito en la que Andō ejercía de presidente. Salvo por una propiedad de alquiler en la ciudad de Ikeda, en la prefectura de Osaka, lo perdió todo de golpe. El trabajo como presidente lo había aceptado por petición de un amigo, y lamentó después haber entrado en el mundo de las finanzas como un error “del que salí escaldado”.

Sin embargo, en opinión de Andō “solo había perdido bienes. La experiencia se me coló en la sangre, en la carne”; así fue capaz de recuperarse. Y así comenzó la historia en la que sería conocido como el padre del ramen instantáneo: construyó un simple cobertizo en el jardín trasero de su casa y comenzó a desarrollar el producto él solo.

Una réplica a tamaño real del cobertizo que construyó Andō en su jardín.

Etiquetas:
  • [01.06.2018]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie
  • Okakura Tenshin: superando las barreras entre Oriente y OccidenteOkakura Tenshin consiguió grandes logros en el desarrollo del arte japonés moderno en el contexto de las furiosas olas de occidentalización que ocurrieron en la era Meiji (1868-1912). Tenshin, quien también se desempeñó como conservador a cargo del departamento de arte chino y japonés en el Museo de Bellas Artes de Boston, fue un peculiar pensador que pretendía armonizar la espiritualidad de Occidente y Oriente.
  • Saigō Takamori: el último samurái que luchó por la Restauración MeijiLa rendición incruenta del castillo de Edo o el establecimiento del nuevo Gobierno Meiji fueron algunas de las hazañas atribuidas a Saigō Takamori. Un semblante de este popular personaje de azarosa vida y trágico final.
  • Sakamoto Ryōma: el samurái que marcó el camino hacia el Japón modernoSakamoto Ryōma desempeñó un papel clave en la creación del Japón moderno, negociando la alianza entre los dominios de Satsuma y Chōshū y contribuyendo a derrocar el shogunato para restaurar el poder del emperador. Por desgracia, no llegó a ser testigo de la nueva era a la que había guiado su país ya que fue asesinado muy joven. Para conmemorar el 150 aniversario de su muerte, en 2017 se celebran actos y exposiciones relacionados con su persona por todo Japón. Repasamos su apasionante trayectoria vital visitando Tosa kara kitazeyo! Sakamoto Ryōma Ten (¡Vengo de Tosa! Exposición sobre Sakamoto Ryōma), una exposición temporal que trajo a Tokio una valiosa colección procedente del Museo Memorial Sakamoto Ryōma de la prefectura de Kōchi.
  • Natsume Sōseki, un escritor contemporáneo eterno y universalEn 2017 se cumplieron 150 años del nacimiento de uno de los grandes escritores modernos de Japón, Natsume Sōseki. Pese a haber nacido en los últimos años del período Edo (1603-1868), su obra sigue conmoviendo a los japoneses hoy y continúa siendo valorada en todo el mundo. Reflexionamos aquí sobre los 49 años de vida de Sōseki y sus obras que describen el dolor que conlleva el egoismo y la soledad.

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia