Panorama Un viaje a lo cotidiano a través del ‘sentō’
Introducción al ‘sentō’: secretos sobre los baños japoneses
[20.11.2017] Leer en otro idioma : 日本語 | 简体字 | FRANÇAIS | Русский |

Hace falta algo de valor para entrar por primera vez a un sentō, un baño público japonés. Nuestro guía es el mandanka (narrador cómico) Furo Wakuzō. Ojalá Takarayu, el sentō que presentamos en esta ocasión y que Furo lleva visitando desde niño, sirva al lector como puerta de entrada al mundo de los baños públicos japoneses.

Se puede ir con las manos vacías

Visitamos Takarayu, un sentō con verdadero ambiente de baño público japonés, que se encuentra en el distrito Adachi, de Tokio. Rodeado por la vieja estética de la era Shōwa (1926-1989), un establecimiento como este puede resultar intimidante ya desde la cortina de la entrada, pero si conocemos la etiqueta típica de un sentō no habrá problema. Además de un cambio de ropa el cliente puede llevar consigo lo necesario para el baño: toalla, champú, acondicionador, jabón y otros artículos; pero lo cierto es que puede acudir también solo con lo puesto. Probemos uno de estos templos del baño, pues.

Tras cruzar la cortina de entrada nos espera el nostálgico ambiente de la era Shōwa.

Es útil tener una bolsa para poner los enseres de baño mojados.

Tras descalzarse y pagar, al vestuario

Tras atravesar la cortina de la entrada se llega al vestíbulo, donde veremos hileras de estantes para el calzado. Contienen taquillas individuales para cada par de zapatos, con una llave en forma de tablilla de madera. Tras guardar el calzado y retirar la tabla, la taquilla queda cerrada. En Takarayu el cliente se queda con la tablilla hasta el momento de salir, pero conviene recordar que hay otros establecimientos en los que la llave de madera se deja en la recepción.

Hemos de tener cuidado: en algunas taquillas no caben las botas y otros tipos de calzado grande.

La cantidad a desembolsar por el uso de un baño público en Tokio es de 460 yenes (el precio varía según la prefectura). En la recepción también se puede adquirir, de ser necesario, un juego de artículos de baño, y después llega el momento de entrar en la zona del baño propiamente dicho; las mujeres por un lado, los hombres por otro. La figura que vigila ambas zonas es una tradición antigua; hay muchos sentōs en los que la separación por sexos se da desde la entrada.

En la recepción se pueden adquirir varios artículos, como cuchillas de afeitar, cepillos de dientes o toallas.

Desnudarse en el vestuario, y a la sala de baño

Lo primero, una vez en el vestuario, es desnudarse por completo y guardar todos los objetos personales, junto con la tablilla del calzado, en una nueva taquilla. La llave de esta se lleva colgada alrededor de la muñeca; con los enseres de baño, y la toalla cubriendo las partes pudendas, entramos a la sala de baño. Como esta sala está cargada de humedad, debemos cerrar bien la puerta de acceso tras entrar.

Aunque se cierren con llave, en las taquillas de la entrada no debemos meter nuestros objetos de valor

Se entra a las bañeras tras lavarse el cuerpo

Tras hacernos con una banqueta y un pequeño barreño de entre los que se encuentran apilados junto a la entrada, nos sentamos ante un grifo que esté libre. Antes de sumergirnos en el agua debemos limpiar bien nuestro cuerpo. Si el sentō cuenta con ducha de manguera es importante comprobar que no molestamos a los usuarios que estén alrededor al lavarnos. ¡Cuidado con la temperatura del agua!

Antes de bañarnos debemos lavarnos bien el cuerpo. Al dejar la ducha debemos colocar nuestros enseres en algún lugar donde no molesten a otros clientes

Relax en las amplias bañeras

Tras limpiar y devolver a su sitio la banqueta y el barreño, entramos en la bañera. La etiqueta dicta que no debemos introducir la toalla en el agua; la forma más común de solventar este problema consiste en bañarnos con ella sobre la cabeza. No debemos olvidar recoger los otros enseres y dejarlos en algún sitio donde no molesten. Si el agua de la bañera está demasiado caliente podemos añadir algo de agua fría, teniendo siempre en cuenta si hay alguien a quien esto pudiera molestarle. Por muy amplia que sea la bañera, no se debe nadar en ella.

Un momento de relax en la bañera. Cuando el local se llena no debemos olvidar ceder también el lugar a otros clientes

La toalla no se mete en la bañera. La costumbre es llevarla sobre la cabeza

Tomar abundante líquido tras el baño

Antes de regresar al vestuario hemos de escurrir bien la toalla y frotar con ella el cuerpo para quitar toda el agua posible. Chorrear el agua del cuerpo por el suelo del vestuario es la peor afrenta que se puede hacer en un sentō. Podemos refrescar la piel calentada por el sol ante los ventiladores, o quitar el sudor con la toalla. Tras eliminar el sudor nos vestimos. Tras salir de la zona de baño podemos comprar leche o algún otro líquido en la recepción; es uno de los placeres de la experiencia de ir a un sentō. Según Furo, “Takarayu es estupendo porque tras bañarte puedes disfrutar de las vistas del jardín desde el pasillo abierto”. Está claro que un trago refrescante en ese pasillo resulta una experiencia aún más excepcional.

El tiempo vuela cuando nos relajamos en el pasillo junto al jardín

Algunas bebidas de venta usual en el sentō son, además de la leche, el café con leche o la leche con frutas

El sentō, un lugar de encuentro

El sentō tiene aún más encantos. “Además de quedar limpio y relajado, uno también puede conocer a todo tipo de personas”, dice Furo, a quien parece gustarle el ambiente de camaradería en el que charlan los clientes más mayores. Quizá sea esa cualidad misteriosa del sentō, donde nos encontramos con otras personas desnudas, como cuando éramos niños.

Furo suele visitar el sentō acompañado de compañeros más jóvenes. “Es un lugar que se puede visitar solo, con amigos o de cualquier forma”. También se pueden entablar amistades en él, para visitar locales en grupo. Hay personas que se juntan los días festivos para pasear por la ciudad y visitar los sentōs más interesantes. Si los turistas extranjeros aprenden cómo visitar de forma óptima este tipo de baños, al igual que lo hace Furo Wakuzō, podrán disfrutar una parte de la tradición popular japonesa con siglos de antigüedad.

Furo Wakuzō haciendo comedia incluso en los baños (izquierda). Asientos preparados para un espectáculo en el interior de un sentō (la foto de la derecha es del sentō Kosugiyu, en Kōenji, Tokio). Cada vez hay más locales que organizan conciertos y actuaciones similares

Texto: Waga Naofumi (plant Q)
Imágenes: Katō Kumazō
Modelo / imágenes adicionales: Furo Wakuzō
Colaboración para la redacción del texto: Asociación para la Expansión Cultural del Sentō de Adachi

(Artículo traducido al español del original en japonés)

Etiquetas:
  • [20.11.2017]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie
  • Los baños públicos japoneses, antes y ahoraLos sentōs, los antaño indispensables baños públicos japoneses, comenzaron a perder clientela con la llegada de las bañeras a los hogares, y cada vez quedan menos. Quizá incluso haya japoneses que nunca han visitado uno. Sin embargo, el sentō posee un sabor especial innegable, diferente a las aguas termales o la bañera de casa.
  • Diez “sentō” peculiares que no perderse en JapónPresentamos algunas casas de baño rebosantes de originalidad de la mano de un experto que ha visitado más de 3.000 establecimientos de este tipo repartidos por todo el archipiélago nipón.
  • La cultura de las casas de baño en Japón¿Desde cuándo existen los sentō en el archipiélago nipón? ¿Eran muchos los hombres y las mujeres que, en sus inicios, se bañaban juntos? Respondemos a esta y otras preguntas sobre la cultura de las casas de baño de Japón.
  • Tanaka Mizuki: pintora de ‘sentōs’En todo Japón solo hay tres maestros que se dedican a producir las grandes pinturas de las paredes de los sentōs. La única artista encargada de unir tradición y futuro en este campo es una joven, atraída al mundo de las pinturas de sentō mientras estudiaba Historia del Arte en la universidad.

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia