Doce recetas de la cocina japonesa fáciles y deliciosas

Doce recetas de la cocina japonesa fáciles y deliciosas: 11. Muslos de pollo al ‘teriyaki’

Cultura

El teriyaki es, como su propio nombre indica (teri quiere decir “brillo”, “lustre”), un método de cocina que aporta brillo. La salsa resultante, salada y dulce a la vez, marida muy bien con el arroz cocido, e incluso con el alcohol si se utiliza en algún plato que picar mientras se bebe.

Ingredientes (para dos personas)

  • Un muslo de pollo (300 gramos)
  • 2/3 de una cucharadita de sal (para ambos lados del muslo)
  • Cebollino al gusto (se puede usar también jalapeños o chiles)
  • Mostaza inglesa al gusto
  • Salsa teriyaki, elaborada con:
    • dos cucharadas de mirin (un tipo de sake algo más dulce y con menor porcentaje de alcohol)
    • una cucharada de sake
    • una cucharada de salsa de soja
    • una cucharada de azúcar

Preparación

  1. Se calienta la sartén y se pone en ella el muslo, con la parte de la piel hacia abajo. Se cubre con un poco de papel de aluminio y se coloca encima una sartén más pequeña, u otro utensilio de cocina parejo, a modo de peso. Se baja el fuego a lento y se deja unos 12 o 13 minutos, hasta que la piel se dore.

Aplicar presión a la carne sirve para que toda la superficie coja el mismo punto. Fotografía: equipo editorial de Nippon.com.

  1. Se retira la carne y se limpia con papel de cocina la grasa que ha quedado en la sartén.

El pollo suelta mucha grasa, por lo que se recomienda limpiar la sartén con un poco de papel de cocina. Fotografía: equipo editorial de Nippon.com.

  1. Se echan en la misma sartén de antes los ingredientes para preparar la salsa teriyaki y se espesan cociéndolos a fuego medio.

Los ingredientes de la salsa teriyaki se echan en la misma sartén que se ha usado para la carne, sin olvidarse de quitarle la grasa primero. Fotografía: equipo editorial de Nippon.com.

  1. Cuando la mezcla de la sartén se reduzca a la mitad, se coloca de nuevo la carne, pero esta vez con la parte de la piel hacia arriba. Se va echando la salsa sobre la parte superior y se deja cocer a fuego muy lento unos tres minutos. No se retira la carne de la sartén hasta que la salsa no se haya reducido hasta un tercio, más o menos.

La carne va cogiendo brillo poco a poco. Fotografía: equipo editorial de Nippon.com.

  1. Cuando la carne haya enfriado ligeramente, se corta en trozos que sean fáciles de comer y se coloca en el plato. Se añade la salsa y cebollino al gusto.

Consejos de preparación y degustación

  • El teriyaki es, como su propio nombre indica (teri quiere decir “brillo”, “lustre”), un método de cocina que aporta brillo.
  • El mirin es precisamente lo que aporta ese brillo, de ahí que se use en mayor cantidad que el resto de condimentos.
  • Aplicar presión a la carne al principio ayuda a que el pollo se haga por completo.
  • El secreto para que la carne no se queme es hacerla despacio, a fuego lento. Si se hace a fuego vivo, solo se quema la superficie, y el calor no llega a la parte interior.
  • En la cocina japonesa, es muy frecuente cortar la carne antes de emplatarla. De este modo, es más fácil comerla con palillos.
  • Este pollo al teriyaki es una opción deliciosa si se le da un gusto picante con condimentos como el chile, o también si se coloca sobre un cuenco de arroz blanco cocido, plato que se conoce en Japón como teriyakidon.
  • También se recomienda prepararlo como parte de una cajita de comida para llevar o bentō.

Imágenes: Natori Kazuhisa
Con la colaboración de Usami Rika

(Traducción al español del original en japonés)

cocina gastronomia cocina japonesa Washoku receta