Panorama Los cerezos y Japón
El parque del Castillo de Osaka: 3.000 árboles y una lección de historia
[17.04.2018] Leer en otro idioma : FRANÇAIS |

Entre sus árboles está el que sirve de criterio para anunciar el inicio de la floración en la ciudad. El parque Nishinomaru cuenta con 300 ejemplares de someiyoshino. Los cerezos yaezakura de floración tardía plantados junto a la entrada de Tamatsukuriguchi aseguran un espectáculo floral duradero

Disfrutando de los cerezos en flor sobre el fondo del castillo de Osaka

El parque del Castillo de Osaka, que se enorgullece de tener una superficie de más de un millón de metros cuadrados, se articula alrededor del castillo que le da su nombre (a su vez, este incluye un museo histórico y un mirador), pero acoge también en su interior el auditorio Osaka-Jo Hall y otro escenario al aire libre, un campo de béisbol, una ruta de jogging y otras instalaciones, por todo lo cual se ha convertido en uno de los lugares de esparcimiento favoritos de los habitantes de Osaka, que en él pueden practicar deportes, asistir a espectáculos musicales y sentir la historia y la cultura de su ciudad.

En primavera, este parque se convierte en uno de los mejores lugares de Osaka para el hanami (contemplación de la flor del cerezo), pues ofrece cerca de 3.000 árboles. Incluido en la Sakura meisho hyaku-sen (“Selección de los 100 mejores lugares del sakura”), entre sus árboles se encuentra el que sirve como criterio para hacer la “declaración oficial” de inicio de floración en la ciudad. El repertorio de variedades es, además, muy rico, pues pueden encontrarse ejemplares de someiyoshino, yamazakura, ōshimayamazakura, satozakura, shidarezakura y yaezakura. Tanto con la torre del castillo sirviendo de fondo escénico, como reflejados en las aguas de los fosos, o formando un túnel sobre la ruta de jogging, los cerezos del parque del Castillo de Osaka siempre resultan bellos y este abanico de posibilidades es uno de los atractivos del lugar.

Cerezo en la cúspide de su belleza primaveral sobre el fondo de la torre del Castillo de Osaka recortándose sobre el cielo.

Según dicen los entendidos, el jardín de Nishinomaru ofrece el mejor ángulo para disfrutar de la embellecedora complicidad de sakura y castillo. Hay que pagar una tarifa especial para acceder a esta área, pero, con sus cerca de 300 árboles de la variedad someiyoshino y la bonita iluminación nocturna, la visita merece la pena.

El castillo de Osaka y los cerezos en flor desde el jardín de Nishinomaru. El azul del cielo y el pálido tono rosado de las flores forman un bello contraste.

Un hanami que incluye un paseo por la historia de Japón

El castillo de Osaka fue erigido en 1598 por Toyotomi Hideyoshi, pero fue destruido por el fuego durante el Sitio de Osaka, en 1615. El shogunato de los Tokugawa derruyó completamente el castillo de la época de Toyotomi, lo sepultó bajo una capa de tierra y sobre él construyó uno nuevo, que se convirtió en el bastión del nuevo régimen en la parte Oeste del país. Si bien la gran torre visible hoy en día es una reconstrucción hecha en 1931, tanto el portal de Ōtemon con las atalayas y los muros de piedra son de la era Tokugawa (1603-1868). Los muros que cimientan el castillo están hechos con ciclópeas piedras traídas de diversos lugares de Japón, y están construidos a una escala asombrosa. Se recomienda dedicar algún tiempo a recorrer todos los rincones del parque, pues hay muchos lugares de interés histórico, como el área de Yamazatomaru, junto a la plaza de la Escultura que se abre al norte del castillo, donde se alza una lápida que marca el lugar en el que la tradición dice que se suicidaron Hideyori (hijo de Hideyoshi), su madre Yodo-dono y sus acompañantes.

Sobre el fondo de las grandes piedras que cimientan el castillo, la lápida de piedra que señala el lugar donde se suicidaron Hideyori (hijo de Hideyoshi) y su madre, Yodo-dono.

Y antes de los cerezos… los ciruelos

En el sector este del parque hay también un área plantada de ciruelos, con 1.270 ejemplares de más de un centenar de variedades. Unas son de floración temprana y otras de floración tardía, así que desde finales de enero a principios de marzo siempre es posible encontrar árboles de copas floridas.

Los encendidos colores de la flor del ciruelo, tampoco sientan mal al majestuoso castillo de Osaka.

Parque del castillo de Osaka

  • Dirección: Ōsaka-jō, Chūō-ku, Ōsaka-shi, Ōsaka-fu.
  • Accesos: Puede accederse fácilmente bajando en (1) la estación Ōsaka-jō kōen de la línea Osaka Kanjō (compañía JR), (2) la estación Morinomiya de dicha línea, y (3) la estación Morinomiya de la línea Chūō del metro. Igualmente, puede llegarse caminando 10 minutos tras bajar de la estación Tanimachi Yonchōme de las líneas de metro Chuō y Tanimachi.
  • Entrada al jardín Nishinomaru: Durante el horario de iluminación, los adultos y estudiantes de bachillerato paga 350 yenes. Durante el resto del día, 200 yenes.
  • Sitio web: http://osakacastlepark.jp/
  • Idiomas: Inglés, coreano y chino (grafías simplificada y tradicional)

Fotografías y texto: Kuroiwa Masakazu (96BOX)

Fotografía del encabezado: el castillo de Osaka, sitiado cada primavera por los cerezos en flor.

Etiquetas:
  • [17.04.2018]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie
  • Los cerezos y el castillo de Hirosaki• Dos millones de personas visitan cada año este enclave famoso por sus cerezos. • El castillo de Hirosaki, el monte Iwaki y el sakura conforman una bella estampa. • En 2018 se cumple un centenario del inicio de las festividades de los cerezos en flor, efeméride que se celebra con numerosos actos.
  • Los cerezos de Kakunodate, en la prefectura de AkitaLa localidad de Kakunodate alberga dos lugares famosos por sus cerezos. Los cerezos llorones que sobresalen de los muros negros en la calle Bukeyashiki conforman una bella estampa, tanto de día como de noche. Se puede contemplar los cerezos en flor dando un paseo en rickshaw.
  • El templo Senkōji de Onomichi: cerezos y rocas ciclópeas en la ciudad de las cuestasLos cerezos del parque de Senkōji ponen un toque de suave color al bello paisaje de Onomichi. Estos árboles son vástagos de los tres grandes cerezos de Japón. Las rocas son el otro gran atractivo del monte Senkōji.
  • ¡Vamos a ver los cerezos! Los sabios consejos de un expertoNo bien comienzan a florecer los cerezos (sakura), en Japón no se habla de otra cosa. ¿Qué tendrán estas flores para cautivar así a la gente? Asada Nobuyuki, uno de los responsables de la Asociación Japonesa del Sakura, nos habla de cómo disfrutar mejor de estas encantadoras escenas primaverales.

Últimos vídeos

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia