Panorama Viajando por las provincias
Los pórticos bermellón flotantes del santuario de Ōuo en Saga
[20.12.2018] Leer en otro idioma : العربية |

El santuario de Ōuo, en la prefectura de Saga, es conocido por sus singulares torii que parecen flotar sobre el mar de Ariake cuando sube la marea. La leyenda dice que este santuario fue construido en agradecimiento a un pez gigante.

La leyenda de un pez

Bañados por el mar de Ariake, los tres pórticos del santuario de Ōuo muestran un aspecto sobrenatural.

Cuando sube la marea, los tres pórticos torii del santuario de Ōuo en Saga parecen flotar en la superficie del mar de Ariake. Cuando la marea baja, el agua retrocede hasta tal punto que es posible caminar hasta estas puertas y atravesarlas. Esta transformación del paisaje es el resultado de la gran amplitud de la marea, que puede alcanzar los seis metros, lo que convierte a este en un lugar popular entre los turistas y fotógrafos.

Cuando baja la marea, los visitantes pueden observar de cerca los torii.

De acuerdo con la leyenda, hace alrededor de tres siglos un intendente corrupto fue invitado por los habitantes del lugar a una fiesta en la cercana isla de Okinoshima. Habiéndolo atraído hasta un lugar remoto, el pueblo le agasajó con bebidas y le abandonó a su suerte. El intendente rezó para ser rescatado y un pez gigante vino en su ayuda. En agradecimiento, construyó el santuario de Ōuo—literalmente, “santuario del gran pez”— y colocó los torii de tal manera que se extendiesen a lo largo del mar en dirección a Okinoshima. Cada 30 años estos pórticos son reconstruidos.

Acceso: a 10 minutos a pie desde la estación de Tara, en la prefectura de Saga, en la línea principal de JR Nagasaki.

(Fotografía del encabezado: los pórticos torii del santuario de Ōuo cuando la marea está alta. Información por cortesía de la Federación de Turismo de la Prefectura de Saga.)

  • [20.12.2018]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie
  • Los cañones blancos de Toyama: paseando entre enormes muros de nieveLa ruta de Tateyama Yuki-no-Ōtani es conocida por sus enormes muros de nieve que pueden alcanzar entre 10 y 20 metros de altura. Abierta entre mediados de abril y mediados de junio, cada año atrae a un buen número de visitantes que suben por la ruta de Tateyama Kurobe.
  • Amami Ōshima, una isla de rebosante naturaleza y culturaEl Parque Nacional de Amami Guntō está formado por Amami Ōshima y otras islas cercanas donde los arrecifes de coral, las aguas cristalinas del mar y unos extensos manglares ofrecen un paisaje único. Conocidas como “las Galápagos del Lejano Oriente”, las islas son el hábitat de numerosas especies endémicas de fauna y flora. La singular cultura de Amami se vio influenciada por la de las islas Ryūkyū, Kyūshū y el sudeste asiático.
  • Lugares para ver zorros y gatos en la prefectura japonesa de MiyagiDe un tiempo a esta parte, entre los turistas de otros países que visitan Japón, se han vuelto populares dos lugares de la prefectura de Miyagi en los que es posible tener contacto con animales: en Zaō Kitsune-mura, se puede dar de comer a zorros y abrazarlos, mientras que en Tashirojima, una isla a la que se llega en barco desde Ishinomaki, es posible relajarse en la compañía de los numerosos gatos que la habitan y cuya población supera a la humana.
  • Amanohashidate: los dragones que vuelan sobre “el Kioto del mar”Amanohashidate, uno de los tres lugares con vistas panorámicas tradicionales de Japón, es el destino turístico más conocido en el norte de la prefectura de Kioto, una zona que recientemente se publicita como “El Kioto del mar”. Le ofrecemos una guía para disfrutar de sus bellísimas vistas que son cada día más populares.
  • Un “gato” entre las rocas de KumamotoMen no Ishi es una roca que, durante decenas de miles de años, estuvo suspendida entre paredes de piedra del monte Aso y formaba parte de un misterioso paisaje. Sin embargo, el terremoto ocurrido en 2016 en la prefectura de Kumamoto hizo que se cayera. Ahora el enclave ha vuelto a cobrar fama debido a un “gato”.

Últimos vídeos

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia