Viajando por las provincias

Los pórticos bermellón flotantes del santuario de Ōuo en Saga

Cultura

El santuario de Ōuo, en la prefectura de Saga, es conocido por sus singulares torii que parecen flotar sobre el mar de Ariake cuando sube la marea. La leyenda dice que este santuario fue construido en agradecimiento a un pez gigante.

La leyenda de un pez

Bañados por el mar de Ariake, los tres pórticos del santuario de Ōuo muestran un aspecto sobrenatural.

Cuando sube la marea, los tres pórticos torii del santuario de Ōuo en Saga parecen flotar en la superficie del mar de Ariake. Cuando la marea baja, el agua retrocede hasta tal punto que es posible caminar hasta estas puertas y atravesarlas. Esta transformación del paisaje es el resultado de la gran amplitud de la marea, que puede alcanzar los seis metros, lo que convierte a este en un lugar popular entre los turistas y fotógrafos.

Cuando baja la marea, los visitantes pueden observar de cerca los torii.

De acuerdo con la leyenda, hace alrededor de tres siglos un intendente corrupto fue invitado por los habitantes del lugar a una fiesta en la cercana isla de Okinoshima. Habiéndolo atraído hasta un lugar remoto, el pueblo le agasajó con bebidas y le abandonó a su suerte. El intendente rezó para ser rescatado y un pez gigante vino en su ayuda. En agradecimiento, construyó el santuario de Ōuo—literalmente, “santuario del gran pez”— y colocó los torii de tal manera que se extendiesen a lo largo del mar en dirección a Okinoshima. Cada 30 años estos pórticos son reconstruidos.

Acceso:

a 10 minutos a pie desde la estación de Tara, en la prefectura de Saga, en la línea principal de JR Nagasaki.
(Fotografía del encabezado: los pórticos torii del santuario de Ōuo cuando la marea está alta. Información por cortesía de la Federación de Turismo de la Prefectura de Saga.)

Turismo Kyūshū Saga