Panorama Viajando por las provincias
Explorando Shiretoko, en Hokkaidō: lagos, costas salvajes y mucho más
[18.10.2018] Leer en otro idioma : العربية |

Ocho lugares de la península de Shiretoko en Hokkaidō están atrayendo a un gran número de visitantes, y todo por una buena razón. Entre ellos se incluyen los cinco lagos de Shiretoko y el cabo Puyuni—donde uno puede sumergirse en el esplendor natural de este Patrimonio Natural de la Humanidad—así como la magia del hielo flotante en invierno y unos atardeceres sorprendentes. Este es el primero de dos artículos en los que les presentamos estas tierras salvajes.

Una amplia franja de la península de Shiretoko y el área de mar que la rodea fueron inscritos como Patrimonio Natural del Mundo de la UNESCO en julio de 2005. Situada en la parte oriental de Hokkaidō, sus dos ciudades principales son Shari en el oeste y Rausu en el este. El principal centro turístico es Utoro, en Shari, una base ideal desde la que explorar los ocho enclaves paisajísticos de la península. Cada uno de ellos tiene sus propias características y atractivos dependiendo de la estación, lo que hace que los visitantes vuelvan y anima a muchos a quedarse durante largas temporadas.

Con excepción del cabo Shiretoko, estos ocho enclaves que cubrimos en esta serie de dos partes están en el oeste, en la parte de Shari de la península, por lo que no se incluyen vistas de la parte este de Rausu. Tres de estos ocho lugares—las cascadas de Oshinkoshin, la roca Oronkoiwa y el mirador de Yūhidai—están fuera del área designado como Patrimonio Mundial, aunque merece igualmente la pena visitarlos.

Los cinco lagos de Shiretoko, patrimonio natural del mundo

Los Shiretoko Goko, o cinco lagos de Shiretoko, están rodeados de un bosque primitivo que es el hábitat de una rica variedad de fauna salvaje, con la cordillera de Shiretoko además como fondo escénico. Estos lagos, originalmente sin nombres y nombrados del lago uno al lago cinco cuando el área estaba siendo mejorada para recibir al turismo, se han convertido en una visita obligada para las personas que se acercan a Shiretoko. Merece la pena ver reflejada sobre el lago la imagen de las montañas y el bosque virgen, que parecen un espejismo.

Una vista aérea de los cinco lagos de Shiretoko con un paseo entarimado elevado (abajo, a la derecha) que conecta el área del aparcamiento a los lagos. (Cortesía de la Asociación de Turismo de Shiretoko Shari-chō.)

Entre el área del aparcamiento de los cinco lagos y el lago uno hay un paseo entarimado elevado de 800 metros. Está equipado con una cerca electrificada para evitar que los animales entren, por lo que los visitantes pueden pasear por toda su extensión a su aire. La entrada es gratuita.

La cordillera de Shiretoko se refleja en la superficie del lago uno.

También existen senderos para aquellos que quieran explorar el área a pie. No obstante, si no se visita durante un corto periodo de tiempo concreto en otoño, los turistas están obligados a escuchar una charla en la Caseta de los Cinco Lagos de Shiretoko junto al área del aparcamiento antes de comenzar la ruta. Cuando los osos pardos están activos, entre el 10 de mayo y el 31 de julio, solo se pueden recorrer estos senderos junto a un guía especialista entrenado. El área también cierra cuando son avistados osos en las inmediaciones, por lo que es mejor comprobar la web oficial antes de visitar el lugar.

A lo largo del camino uno podrá ver probablemente huellas de osos, restos de alimentos dejados por picamaderos negros y otros rastros de la rica fauna que habita el lugar, e incluso es posible que aparezca algún ciervo de Hokkaidō, ardillas u otras especies nativas del lugar.

Una paleta de colores otoñales se refleja en el Lago Cuatro.

En los últimos años las visitas guiadas “ecológicas” en mitad del invierno a estos lagos se han convertido en una nueva actividad popular. Estas visitas permiten a los viajeros entrar en el área de los cinco lagos en una época en la que suele estar cerrada y caminar por la superficie helada de sus aguas con un paisaje de picos montañosos cubiertos de nieve.

Una visita ecológica en invierno. (Cortesía de la Asociación de Turismo de Shiretoko Shari-chō.)

Información

  • Acceso: a 14 kilómetros desde Utoro (20 minutos por carretera); a 25 minutos en autobús desde la terminal de autobús de Utoro Onsen.
  • Abierto desde finales de abril hasta finales de noviembre (en invierno solo se ofrecen visitas guiadas).
  • Sitio web: https://www.goko.go.jp/multilingual_eng/index.html (disponible también en chino simplificado y tradicional y coreano.)

El cabo Puyuni: unas vistas majestuosas desde el umbral de un Patrimonio Mundial

A medida que uno viaja a lo largo de la Autopista Nacional 334 desde Utoro en dirección a los cinco lagos de Shiretoko y el paso de Shiretoko, el puente Horobetsu actúa como puerta de entrada a la sección de la península registrada como Patrimonio de la Humanidad. Un poco más adelante se encuentra el cabo Puyuni, desde donde se puede ver la ciudad y el puerto de Utoro así como sus magníficos atardeceres.

Una vista relajante del cabo Puyuni. Sobre las aguas los barcos panorámicos van dejando su estela.

Alrededor del cabo se ven a menudo ciervos de Hokkaidō, y si tenemos un poco de suerte, también podremos ver pigargos europeos y otras especies. Este es también uno de los primeros lugares en los que aparece el hielo flotante en el mar de Ojotsk, y en ocasiones puede verse abarrotado de hielo. Caminar a lo largo del hielo flotante envueltos en un un traje seco se ha convertido en una actividad popular entre los visitantes en los meses más fríos del invierno.

El cabo Puyuni en invierno cubierto de hielo flotante.

Se conoce también el cabo Puyuni por sus hermosos atardeceres. (Cortesía de la Asociación de Turismo de Shiretoko Shari-chō.)

Información

  • Acceso: a 4 kilómetros desde Utoro (5 minutos por carretera).

Oronkoiwa: un punto de referencia en Utoro

Oronkoiwa es una enorme roca con forma de montaña situada cerca del puerto de Utoro. Con una altura de unos 60 metros, se necesita subir 170 escalones para llegar a su cima para disfrutar de una excelente vista de Utoro y de las montañas Shiretoko. La cara de la roca que da al mar es el hábitat de gaviotas y otras aves.

La presencia de la majestuosa Oronkoiwa se hace notar. (Cortesía de la Asociación de Turismo de Shiretoko Shari-chō.)

Al subir a lo alto de la Oronkoiwa podremos disfrutar de increíbles atardeceres. (Cortesía de la Asociación de Turismo de Shiretoko Shari-chō.)

Al atravesar el túnel cavado en esta enorme roca, encontraremos un monumento dedicado a Matsuura Takeshirō, el explorador del siglo XIX que dio a Hokkaidō su nombre, así como otro monumento más moderno dedicado al éxito del karaoke “Shiretoko Love Song”. El nombre “Oronkoiwa” significa “la roca que se asienta aquí” en el idioma Ainu, y se cree que deriva del pueblo indígena Orokko, que habitó esta zona.

La Oronkoiwa se refleja en el mar que actúa como un espejo cuando está en calma. (Cortesía de la Asociación de Turismo de Shiretoko Shari-chō.)

Información

  • Acceso: a 5 minutos a pie desde la terminal de autobús de Utoro Onsen.
  • Abierto desde finales de abril hasta comienzos de diciembre (cuando no hay nieve).

Yūhidai: atardeceres dorados sobre el mar de Ojotsk

Yūhidai, o “punto del atardecer”, es un mirador situado en un lugar elevado desde el que se puede disfrutar de unas vistas panorámicas de Utoro. Haciendo honor a su nombre, atrae cada día a numerosas personas cuando va cayendo la tarde. Uno de los momentos naturales mágicos que ofrece este punto de observación sucede cuando el sol va poniéndose y el mar y el cielo quedan envueltos en un flamígero color naranja.

El mar y el cielo con sus tonos dorados durante el atardecer. (Cortesía de la Asociación de Turismo de Shiretoko Shari-chō.)

En algunos días invernales el sol poniente se hunde por debajo del hielo flotante, inundándolo el gélido mar de los ricos colores del atardecer.

Yūhidai atrae a numerosos campistas durante el verano gracias a su localización en los terrenos del Campamento Nacional de Shiretoko. Un buen número de instalaciones con yūhi (atardecer) en su nombre—como el el baño público Yūhidainoyu o el Hostal Yūhi no Ataruie Onsen—también son populares entre los visitantes.

La paleta de colores de la naturaleza puede verse al completo a medida que el sol se esconde bajo el horizonte.

Información

  • Acceso: a 15 minutos a pie desde la terminal de autobús de Utoro Onsen.

(Fotografía del encabezado: la cordillera de Shiretoko reflejada en el Lago Uno. Reportaje y Texto de Laufen Katsu. Fotografías de la ©Asociación de Turismo de Shiretoko Shari-chō y Laufen Katsu.)

Etiquetas:
  • [18.10.2018]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie
  • La carretera y el paso de Shiretoko: vistas espectaculares durante las cuatro estacionesLa carretera de Shiretoko es la ruta nacional con el tiempo de apertura más corto en Japón. Desde el paso de Shiretoko se puede observar el imponente monte Rasudake y Kunashiri, una de las islas Kuriles. Este enclave es famoso por sus verdes paisajes primaverales, por su cielo estrellado en verano y sus hojas rojizas en otoño.
  • Los pórticos bermellón flotantes del santuario de Ōuo en SagaEl santuario de Ōuo, en la prefectura de Saga, es conocido por sus singulares torii que parecen flotar sobre el mar de Ariake cuando sube la marea. La leyenda dice que este santuario fue construido en agradecimiento a un pez gigante.
  • Explorando Shiretoko, en Hokkaidō: cascadas cálidas, estrellas y rutas paisajísticas por carreteraLa cascada de Furepe, registrada como Patrimonio Mundial, está a un agradable paseo del Centro Natural de Shiretoko. Más al norte también podemos disfrutar de las fuentes termales en las cascadas cálidas de Kamuiwakka. La cascada de Oshinkoshin completa la triada de cascadas de Shiretoko. La espectacular autopista del paso de Shiretoko ofrece vistas mágicas desde una carretera transpeninsular durante una breve época del año.
  • Shirakawa-gō y Gokayama: un Patrimonio de la Humanidad coloreado por las hojas otoñalesLas hojas otoñales brillan entre las elegantes casas construidas con el estilo gasshō-zukuri. Son unos asentamientos donde se puede sentir la vida de las zonas montañosas tradicionales de Japón. Es una zona organizada también como lugar turístico donde hay casas particulares que abren sus puertas al público.
  • Los colores del otoño en Kioto: el templo Tōfuku y sus puentesEl templo Tōfuku es uno de los mayores complejos budistas de Japón, con cerca de dos mil árboles cuyas hojas tornan de color en otoño. Además, se trata del lugar de Kioto donde se puede contemplar el enrojecimiento de las hojas hasta el final de la temporada. Alberga multitud de puntos de interés, como la Puerta Sanmon, designada Tesoro Nacional, y un jardín de musgo.

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia